Conexión Oscar 2015: ¿Esperando que Bradley Cooper y Julianne Moore revolucionen las categorías actorales?

Conexión Oscar 2015: ¿Esperando que Bradley Cooper y Julianne Moore revolucionen las categorías actorales?

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Sí, es Septiembre y es demasiado pronto pero ya nos podemos hacer una idea de en qué estado están las categorías de mejor actor y mejor actriz para los Oscar. En la masculina encontramos una de las carreras más apasionantes que se recuerdan con grandes nombres, y también parece que grandes interpretaciones, que harán que los que se queden fuera no tengan nada que desmerecer a los que finalmente logren la nominación, eso sí, sin un favorito claro dominador al estilo Daniel Day-Lewis por “Lincoln”. Por su parte, la categoría de mejor actriz llega con dudas, incertidumbres y cierta sensación de pereza fruto de esa percepción general de que no hay cuantitativamente tantos papeles femeninos de peso para llegar a ser protagonistas y formar un quinteto de altura al nivel de la categoría de los chicos. Lo mejor de esta temporada es que, a pesar de las fechas en las que estamos, no existe ningún apartado en el que haya un favorito de consenso ya que siempre suele haber alguna categoría cerrada a un año vista (Christopher Plummer como actor de reparto o Alfonso Cuarón como mejor director) pero en esta ocasión la emoción es máxima y no se sabe muy bien por donde irán los tiros. Quizás por eso la carrera puede estar en un estado de tensa calma que puede provocar que la entrada de un par de nombres en liza hagan desperezarse a los que ya se sienten favoritos y cómodos dando un puñetazo en la mesa que les convierta en proyectos de potenciales ganadores. Bradley Cooper y Julianne Moore podrían perfectamente cumplir ese perfil este año.

Steve Carell por “Foxcatcher” y Michael Keaton por “Birdman” podrían considerarse los teóricos favoritos al Oscar a mejor actor ya que sus películas también son de las mejor acogidas hasta el momento y sus interpretaciones son la base del éxito de las mismas. El primero cumple la máxima del cómico que saca nota sobresaliente en un rol dramático y tortuoso mientras que el segundo ofrece uno de esos regresos cinematográficos que emocionalmente saben sacar partido al sentimiento de los votantes. Pero ni mucho menos se puede decir que el Oscar vaya a estar entre los dos ya que, además de la complejidad de unas películas nada convencionales, tenemos como la cinta de Bennett Miller se mete en unos terrenos lúgubres bastante asfixiantes mientras que Michael Keaton en la película de Iñarritu tiene su comeback pero tampoco podemos decir que sea el de un actor venerado y respetado que es recibido con los brazos abiertos, ya que Keaton basa su carrera y posible prestigio en sus intervenciones con Tim Burton a finales de los 80 y primeros 90 y poco más.

El circuito festivalero ha apoyado las opciones de Eddie Redmayne por “La teoría del todo” en una cinta que también ha gustado y que en condiciones normales le haría tocar ya el Oscar. Su principal inconveniente que es un joven actor británico del que la Academia puede pensar que tiene todavía mucho camino recorrer. Eso sí, es un personaje real mucho más emotivo y empático que puede conectar más con los académicos que los nada aconsejables tipos interpretados por Carell y Keaton. Benedict Cumberbatch también está en la pomada por el Alan Turing de “The imitation game”, aunque las críticas para la película han sido más dispares, y no hay que olvidar que Timothy Spall ganó el premio a mejor actor en Cannes (por encima del propio Carell) por ponerse a las órdenes de un director como Mike Leigh que tiene tan buena mano con sus actores.

Pero el que quizás podría pasar por delante de todos ellos es Bradley Cooper, un actor que ha tenido una progresión meteórica y que aspira este año a su tercera nominación consecutiva por su papel en “American sniper” de Clint Eastwood. A nadie se le escapa que es la gran opción de la película del octogenario realizador que, finalmente, ha podido meterse en la carrera de premios gracias al adelanto de su estreno al 25 de Diciembre. Allí da vida a Chris Kyle, militar de la marina que tiene el récord de muertes como francotirador en el ejército USA. Desde luego, si la película cumple medianamente la expectación del proyecto (cambiando la fortuna de el cine de Clint que lleva desde “Cartas desde Iwo Jima” muy desapercibido en materia de premios) Bradley Cooper tendría muy factible la nominación marchando muy ligado el destino de la película con el de su actor protagonista y productor. También para la Academia podría ser la confirmación de que las nominaciones previas de Bradley Cooper no fueron un capricho del destino y que estamos ante un actor en progresión y en un gran momentum algo que, por ejemplo, no aprovechó Tom Cruise en los 90 para llevarse la estatuilla y que el año pasado sí que materializó Matthew McConaughey rompiendo la maldición de los actores guapos y ricos a la hora de hacerse con este premio.

Algo parecido pasa en mejor actriz ya que, tras la extraña estrategia que lleva a “Maps to the stars” a 2015, Julianne Moore parecía quedar en la cuneta una vez más pero, como ya adelantamos, su otra gran baza “Siempre Alice” sigue bien firme, ahora todavía más tras su proyección en Toronto que, si bien no elevan las opciones de este drama sobre el Alzheimer en otros apartados, sí que catapulta a la pelirroja a lo más alto de las quinielas siempre que una distribuidora se haga con los derechos y estrene la película en USA antes de que acabe el año. No habría que tardar mucho en anunciarse esa compra ya que, aunque sea de rebote, podemos estar ante el año en el que la pecosa actriz se quite la espina de cuatro derrotas en los Oscar y acaba saldando su particular deuda con un papel potente y con una interpretación alabada (por lo que el premio no sería una limosna) en un año en el que tiene espacio para asentar su favoritismo frente a la Amy Adams de “Big eyes” (a pesar de que sea la opción de The Weinstein Company para la categoría de mejor actriz y tenga ya 5 derrotas en los Oscar sus opciones reales son una incógnita) y la Reese Witherspoon de “Alma salvaje” (las críticas se están rindiendo pero habrá que ver si la actriz sigue los pasos de efectividad 100% como Hilary Swank que antepuso bestiales interpretaciones puntuales frente a cualquier otra duda de sí una actriz como ella merecía tener 2 estatuillas), únicas intérpretes que pueden hacer a Julianne Moore una mínima sombra en estos momentos.

¿Entrarán verdaderamente en juego Bradley Cooper y Julianne Moore? ¿Dominarán la carrera a partir de ese momento? ¿Lograrán mantenerse los teóricos favoritos de ahora? Desde luego este año hay una especial sensación en el ambiente de que vamos a vivir unos meses especialmente emocionantes comentando la carrera, sobre todo hasta que la inercia de un favorito se acabe imponiendo, algo que esperemos (y creemos) que ocurrirá lo más tarde posible.

Actualización: Pocas horas después de la publicación de este artículo se ha confirmado la compra de “Siempre Alice” por Sony Pictures Classics que se encargará de distribuir la película en USA antes de que acabe el año. Este movimiento mete definitivamente a Julianne Moore en la carrera por el Oscar a la mejor actriz.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Rodri - 11.09.2014 a las 21:55

Julianne Moore tiene 3 factores en contra: la edad (53 es mucho ya para Hollywood), que no sea una actriz que se caracterice en basar sus interpretaciones en cambios físicos y, ahora sobre todo, el tema de la distribución de su película. Por lo demás, parece el año propicio para que le den el oscar que mucha gente (y me incluyo) reclama después de algunos olvidos poco explicables.
Por cierto, en los últimos años he tenido la sensación de que era carne de Premio Donostia. No hay actriz de prestigio internacional que más lo merezca, o igual sí… Hubiera dado más realce a San Sebastián tras unos añitos de premios algo descafeinados a mi entender.

Manuel - 12.09.2014 a las 06:25

¿De qué sirve que a estas alturas no haya favorito en ninguna categoría y la emoción, como escriben, sea máxima, si al final el globo de oro y el sag se encargarán de vaticinar al ganador y quitarle toda la emoción a la carrera?

Lalo - 15.09.2014 a las 21:44

Estaría genial ver a Julianne Moore levantando el Oscar a la mejor actriz protagonista de una vez por todas.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario