Conexión Oscar 2019: Festival de Toronto (IV): “Widows”, “Can you ever forgive me?”, “Sunset” y “Mid90s”

Conexión Oscar 2019: Festival de Toronto (IV): “Widows”, “Can you ever forgive me?”, “Sunset” y “Mid90s”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La cuarta jornada del Festival de Toronto ha estado marcada por giros sorprendentes. Primero que Steve McQueen se haya quitado densidad visitando terrenos empoderadamente femeninos y, por ocasiones, paródicos, segundo que Melissa McCarthy ofrezca la mejor interpretación de su carrera (hasta ahora marcada por la comedia) en un papel que va camino de llevarle de nuevo a la nominación al Oscar, que László Nemes y que Jonah Hill ha dirigido con naturalidad y mucho atino un retrato a su barrio en los 90 en su notable debut en la dirección.

“Widows” es el regreso de Steve McQueen, ganador del Oscar por “12 años de esclavitud”, en una adaptación de la serie de televisión británica emitida entre 1983 y 1985. La película, protagonizada por Viola Davis, Elizabeth Debicki, Michelle Rodriguez y Cynthia Erivo cuenta la historia de un grupo de viudas que acabarán el golpe que sus maridos no pudieron realizar por una traición que hizo que todos murieran. Dicho fracaso propició que las viudas contrajeran una deuda enorme que tratarán de saldar terminando lo que sus maridos no pudieron. Una intriga criminal con tintes dramáticos en la que el director británico se quita toda la densa sordidez de sus anteriores trabajos explorando el terreno del thriller de empoderamiento femenino que termina siendo lo que intentó ser el remake femenino de “Ocean’s eleven” y no consiguió. Estamos ante un thriller que cumple los cánones del genero con un nervio adecuado y con una intriga algo atropellada que, por otra parte, no solo arroja un dúctil entretenimiento sino que presenta su mensaje de critica social con corruptelas e intereses. El problema de “Widows” es que pretende ser mas seria de lo que es cuando incurre en los lugares comunes del thriller y a ratos la parodia (ese Liam Neeson). Del extenso reparto la que domina claramente es Viola Davis que tiene material para lucirse, lo que viene siendo en ella llorar a moco tendido y demostrar arrojo y personalidad en su visión siendo por una vez la mas protagonista de todo el reparto, del que cabria destacar también en el bando femenino a Elizabeth Debicki (ya era lo mejor de “El gran Gatsby”) y los estupendos robaescenas Daniel Kaluuya en un personaje psicótico, al que su potente mirada que uso como arma en”Déjame salir” es valor añadido, y Robert Duvall sacando a relucir su veteranía. Eso si, bajemos los humos de una crítica USA que la ha elevado a las nubes cuando no es más que una evasión taquillera que otra cosa. A destacar que McQueen escribe el guion con Gillian Flynn y que vuelve a contar con dos de sus colaboradores como Hans Zimmer en la música y Sean Bobbitt en la fotografía.

“Can you ever forgive me?” es una cinta dirigida por Marielle Heller (“The diary of a teenage girl”) y coescrita junto a Jeff Whitty que se centra en la escritora Lee Israel que, una vez despedida en su trabajo, había basado su carrera para mantenerse en plagiar cartas de grandes autores y artistas fallecidos con el fin de pagarse el alquiler. Cuando las falsificaciones empiezan a levantar sospechas, Israel roba y vende las verdaderas cartas de los archivos sin saber que el FBI está investigando el asunto. Para ello contó con la ayuda de otro muerto de hambre como ella intentando ambos sacar partido de la curiosidad intelectual y mitómana. Estamos ante un demoledor retrato de dos fracasados y solitarios estafadores literarios de poca monta en una propuesta con ambientación jazzistica en fondo, ácida en dosis justas y nebulosa en su devenir aún aspirando redención por parte de unos personajes marcados por el estigma, destacando una homosexualidad que ante la represión les ha convertido en series asociales y endogámicos, brillando en ello unos estupendos Melissa McCarthy y Richard E. Grant, ambos muy nominables, a los que viéndoles en esta cinta cuesta mucho pensar que no vayan a estar como nominados fijos en todos los premios importantes de la próxima temporada. El que firma se la esperaba más ligera con algún guiño de “feel good movie”, y con un desarrollo que no se quedara basada en el día a día de convivir con esa trampa en sus vidas, pero “Can you ever forgive me?” no va a lo obvio y se adentra en la tristeza perenne en una ciudad de seres deambulantes y tiempo plomizo, siendo inteligente y cáustica así como dolorosa con regusto a alcohol, con unos personajes bien definidos y que permiten la mejor interpretación de sus actores. Melissa McCarthy da un giro radical respecto la comedia gamberra con un personaje medido y áspero que, a pesar de ello, no resulta aborrecible para el espectador aportándole una fina patina de sensibilidad y de ese “callo” emocional que la protagonista ha ido acumulando fruto de una frustrada vida siendo su viejo gato y su máquina de escribir su única compañía. Richard E. Grant vuelve por la puerta grande al cine como un dandy pícaro con aires de diva de la escena, matizado y juguetón, con el que el actor se divierte y al que puede aportar, dada su vistosidad, todas sus armas actorales de la escuela británica que le pueden permitir llegar como uno de los favoritos en la categoría de mejor actor de reparto en un apartado muy dado a premiar este tipo de actores e interpretaciones. Por si faltaba algo de humor, los títulos de crédito finales son el remate perfecto para irse con buen sabor de boca al conocer algo mas de la singular personalidad de esa Lee Israel, una mujer que ante las dificultades y sus trapicheos siempre estaba cargada de razón.

“Sunset” de László Nemes es impecable formalmente y, aunque logra tener mas empaque que “El hijo de Saul”, finalmente queda un conjunto en el que la forma esta por encima del fondo y eso lastra el viaje emocional de la protagonista de la cinta. Centrada en la evolución de una mujer en la Hungría de 1910 previa a la I Guerra Mundial, en un despertar con un Budapest multicultural y efervescente como contexto antes de introducirse en las profundidades del horror, cuenta la historia de Irisz Leiter (estupenda Juli Jakab), una joven que llega a la capital húngara con la esperanza de trabajar de sombrerera en el negocio familiar tras pasar su infancia en un orfanato. La joven está empezando a convertirse en una mujer madura y sin miedos. En la ciudad conocerá a Kálmán Leiter, quien desatará una odisea por las calles de Budapest y le hará reconectar con su pasado. Dos horas y media que piden un esfuerzo al espectador en una película condenada a dividir, entre los admiradores de los recursos visuales del director, que repite los mismos de su oscarizada protagonista con primeros planos del rostro y cogote de la protagonista de aquí para allá, y los que piensan que esa sobreexplotacion (si bien fue novedosa en la citada película) aquí es reiterativa provocando la desconexión y el hastío estando el director mas preocupado por la forma que el fondo, a pesar de alguna escena poderosa como la del incendio, lo que lleva a una trama confusa, unos personajes sin alma y un caos narrativo que pretende abarcar mucho a la hora de retratar los tumultuosos tiempos que narra y en los que el estilo de autor ha terminado engullendo al director como vigía de su nave en su proceloso discurrir.

Jonah Hill pasa a ser desde ya otro actor que lo intenta como director y que echa la vista atrás bañada de nostalgia en “Mid90s” en la que se centra en Stevie, un chico de 13 años que vive en el Los Ángeles de los años 90 y que pasa el verano lidiando con los problemas de su vida doméstica y viendo a su nuevo grupo de amigos a los que ha conocido en una tienda de skate, por cuyo estilo de vida y libertad se siente atraído para salir de un anodino y complicado entorno familiar con una madre demasiado ocupada y un hermano que le maltrata. Una cinta que escribe el propio actor y que nos lleva a antes de ayer para demostrar, después de conseguir 2 nominaciones al Oscar como mejor actor de reparto, que Jonah Hill dejó de ser hace tiempo el regordete de “Supersalidos” rodando una historia con verismo y suciedad suburbana.”Mid90s” es todo un triunfo de ópera prima en una cinta en la que se habla el lenguaje de la juventud que el propio Hill vivió entre pandillas, peleas, skates y primeras relaciones sexuales. Natural, fresca y más cercana al documental que a la ficción cinematográfica, no es extraño que la lleve A24 que, si ya con “The Florida project” se sustentaba en la espontaneidad de tres críos, pasa ahora ser testigo de la camaradería de una pandilla de balas perdidas pero en la cual en el fondo todos tienen sus códigos morales de protección y de “todo por el grupo” mucho mas definidos que los de la familia de la que intenta huir Stevie. Un reparto juvenil lleno de carisma, que prácticamente se interpreta a si mismos en base las situaciones de las que han sido testigo, y que acerca la película al voyeurismo nostálgico. En el reparto los más conocidos son Katherine Waterston como la madre del crío y (sí, otra vez) Lucas Hedges como el hermano violento del protagonista, así como un entrañable Sunny Suljic en su despertar a la adolescencia en cuyo modo de vida se siente mas cómodo y al cual vimos como uno de los hijos de la familia de “El sacrificio del ciervo sagrado”. Jonah Hill ha demostrado en apenas hora y media de film su inteligencia con una cinta sensible, sutil y llena de vida que recuerda, en cierta manera, al primer cine de Spike Lee a la hora de mirar a esos grupos de barrio en los que por debajo hay mucho mas que el desdén generalizado de verlos como potenciales delincuentes. En el pase de publico la cinta ha sido muy bien recibida, generando risas en las conversaciones llenas de chispa entre ellos y aplausos en su momento final, con un Jonah Hill muy emocionado presentando a su equipo ante la recepción de una sala deseosa de haber encontrado aquí no una voz original y pura, pero si un director a tener en cuenta a la hora de saber explorar entornos y dar forma a unos personajes que rezuman autenticidad.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario