Desmontando a Sigmund: Cuerpo y alma

Desmontando a Sigmund: Cuerpo y alma

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (6 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La verdad es que ateniéndonos a las pruebas científicas de hoy en día, no sé cómo existe debate, bueno, supongo que tal vez podamos debatir si existe una conexión de nuestras cabezas con divinidades creadoras de alguna manera o con entes extraterrestres, vaya usted a saber, a tanto no hemos llegado. El que quiera solventar ese problema, le dejo con ello, le auguro que le llevará un rato…

Sea como fuere esta discusión es tan vieja como el rascar. Algunos datan su comienzo en Platón y Aristóteles. Se señala a Descartes como principal representante del dualismo (mente y cuerpo son cosas distintas), o a Spinoza como representante del monismo (pues lo contrario). Por el camino toda serie de teorías; Malebranche reducía todo al poder de Dios, Leibniz se inventó la metáfora de los relojes que funcionaban al tiempo, otros defendían la existencia de sólo el material orgánico, etc…

Curioso lo de el amigo Descartes, ese rico heredero que acabo sus días con la cabeza separada del cuerpo, argumentó en su momento que la glándula pineal era el único lugar dónde la mente y el cuerpo podían comunicarse, al comprobar que dicha estructura no se duplicaba en sendos hemisferios y creyéndola erróneamente exclusiva del género humano. Hoy sabemos que la glándula pineal está implicada en los mecanismos de secreción de melatonina relacionados con el sueño. Es decir, poco que ver.

La película “Cold souls (Almas frías)” de no hace mucho, plantea la posibilidad de que el alma sea algo tácito, localizable en nuestro cerebro. Lo cierto es que antes de plantearnos una afirmación como esa deberíamos cuestionarnos que es eso de alma. Definirlo concretamente, cosa que no es sencilla, debido a la carga metafísica, e incluso religiosa, que ha caracterizado al término. Nos encontramos por tanto ante un primer problema léxico y conceptual.

Si entendiéramos por alma, la personalidad, los valores personales, o los sentimientos humanos, bien, hemos visto y seguiremos viendo que algunas estructuras cerebrales están implicadas en la producción de sentimientos (sistema límbico primitivo, corteza paralímbica), también sabemos que el desarrollo de nuestro lóbulo frontal es cualitativa y cuantitativamente más desarrollado que el de otras especies, pero diría que eso que nos hace más humanos, tiene que ver más con una cuestión funcional que estructural, es decir, con la manera singular en que cada uno de nosotros asociamos nuestras experiencias emocionales, sensitivas, cognitivas, y sociales a través de nuestras interconexiones neuronales de las distintas regiones cerebrales.

Vídeo

Adrián Ramos Domínguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

El Barto - 02.10.2012 a las 06:08

¿y los guionistas de los Simpson que opinan del tema? ¿han puesto el tema ya en mano de sus abogados?

Artemisa - 03.10.2012 a las 11:36

El tema del alma y el cerebro es uno verdaderamente polémico. Recuerdo un documental sobre Punset en el que hablaba del tema. No tuve oportunidad de verlo pero sí vi la cantidad de discusión y comentarios (algunos pasaban de la argumentación pacífica a una agresividad gratuita y carente de contenido más allá de lo ofensivo) que se hacían tras el vídeo. El argumento más convincente a favor del alma como algo más allá del cerebro que encontré fue: “el cerebro es la herramienta para que el alma pueda manifestarse en este mundo tal y como lo conocemos”. Lo demás se caía por su propio peso, en mi modesta opinión.
Sin embargo, hasta ahora, lo que tenemos son evidencias de determinadas estructuras que ejercen un efecto directo sobre las emociones, memoria, etc, (lo sabemos porque al dañarse dichas estructuras, tienen una consecuencia). Lo que no se sabe sino se conjetura, no lo mantengo como inexistente o existente, sino como simple interrogante. Sigue habiendo muchos misterios por resolver.

Adrián Ramos Domínguez - 21.06.2013 a las 16:52

El Barto, ya sabes como funciona esto de “La inspiración/plagio/homenaje” en nuestros días.
Artemisa, también en mi humilde opinión considero que algunos de los capítulos de redes afirman muchos más titulares de los que deberían. Habría que tener cierto cuidado con ellos. Pero bueno, al menos contribuyen a la reflexión.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario