“Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho… ahora?”

“Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho… ahora?”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Claude y Marie Verneuil, que pasaron un mal rato cuando tuvieron que hacerse a la idea de que sus cuatro hijas se casaban con maridos de origen extranjero, aunque acabaron aceptándolo, atraviesan de nuevo una crisis. Los cuatro yernos, Rachid, David, Chao y Charles, han decidido irse de Francia por motivos distintos. Los Verneuil se ven ya viviendo en el extranjero…

No conviene ver: Fue hace cinco años cuando llegó a las salas una película que puso en boga la comedia de contrastes, algo no ajeno al cine francés pero que ha potenciado especialmente en los últimos años ante la complejidad multicultural del país galo. La historia de un matrimonio burgués y conservador (Christian Clavier y Chantal Lauby) que ve como sus cuatro hijas terminan casándose todas con extranjeros, lo que supone toda una frustración para un padre defender de lo francés y, a pesar de que finja, clasista y que no tiene problemas en que los demás sean parejas interraciales siempre que no le afecte a la suya. La nueva película es descaradamente el intento de estirar el chicle aunque ahora el ingenio y cierta chispa que tenía la original se haya sustituido por chistes a cada cual más trasnochado y sonrojante. Humor básico, facilón y en ocasiones faltón y propio del cuñadismo para una cinta que tira de estereotipos culturales defendiendo con orgullo el chovinismo. Curioso que al final la cinta pretende tener un mensaje integrador y de convivencia cuando lo que hace es estirar el cliché. Chistes y réplicas burlonas que reparten a troche y moche allá donde van la pareja protagonista. Una fórmula corregida y aumentada pero que en vez de funcionar ahora está subrayada y forzada de tal manera que pierde el interés y la gracia. La banalización del racismo soterrado incluso exculpando por una cuestión generacional esa forma de pensar y tirando de tópicos como el papel de florero de las hijas, el punto bobalicón de los yernos y el continuo estado de nervios de los padres. Un paseo por la Francia más bucólica que pretende ser un guiño publicitario tanto para el espectador como para esos yernos ya hartos de una Francia que no termina de verles como los suyos y que piensan volver a sus países de orígenes lo que lleva a los Verneuil a tener que defender lo de como en Francia en ningún sitio. Lo mismo que en España si habláramos de climatología, playas, siesta y tapas. En fin, el que un parto sea como armisticio y el estirar tanto el éxito de la anterior convierte a esta cinta en la clara muestra de la ausencia de ideas, esfuerzo y dignidad a la hora de hacer cine con vocación comercial. En definitiva, lo mismo que pasó en España con “Ocho apellidos vascos”. La primera tenía su gracia, la segunda no hay por dónde cogerla.

Conviene saber: Secuela de “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?” (2014).

La crítica le da un TRES

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario