“Dobles vidas”

“Dobles vidas”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: A Alain, un exitoso editor parisino, y a Léonard, uno de sus autores de toda la vida, les cuesta aceptar por completo el mundo digital actual… y puede que la crisis de la mediana edad. Cuando se reúnen para debatir sobre el nuevo manuscrito de Léonard, Alain debe encontrar una manera elegante de decirle a Léonard que se está quedando atrás, de exponerle sus dudas, mientras que la esposa de Alain, Selena, cree que por fin Léonard ha conseguido realizar su obra maestra.

Conviene ver: “Dobles vidas” se vende como una de Woody Allen con más vino pero  no es más que un nuevo desencuentro con un director aupado (hasta el exceso) por la cuestionable “Personal shopper” (2016) y que está por debajo de cintas mejor definidas como “Las horas del verano” (2008) y “Después de Mayo” (2012). En su nuevo trabajo se centra en un editor de libros y uno de sus clientes (y amigos) más duraderos en el tiempo que viven la crisis creativa, digital y personal con enredos, cruces de pareja y algún toque meta que termina siendo lo mejor de la propuesta. De ahí ese título que hace referencia a las vidas incompletas de unos personajes que necesitan rellenarlos con otras formando parte de una incertidumbre que les lleva a la inmadurez permanente e, incluso, en hacerse insoportables para el espectador con esa expresión tan habitual de “first world problems” dirigida a los megapijos que elevan a cuestión universal auténticas nimiedades. Aquí Guillaume Canet (en una crisis de los cuarenta como la que vivía en “Cosas de la edad”) y Juliette Binoche interpretan a un matrimonio (el editor en un cambio de ciclo y ella actriz de televisión) que a pesar de que se quiere y respeta se engañan entre sí pero también a sí mismos y a sus amigos y conocidos sobre lo que quieren y necesitan en la vida. Lo mejor una Binoche siempre luminosa (por manido que suene el término), las graciosas bromas en referencia al cine de Haneke o a la propia Binoche como actriz, así como unos diálogos que son lo más trabajado de una cinta que termina aburriendo sobre su excesiva cháchara sobre la situación del sector editorial y literario y el paso del tiempo en una cinta en la que da la impresión de que el director y guionista ha querido hacer una película mucho más inteligente y profunda de lo que es realmente.

Conviene saber: La cinta de Olivier Assayas compitió en el Festival de Venecia 2018 y se pudo ver en el Festival de Toronto 2018.

La crítica le da un CINCO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario