“El botón de nácar”

“El botón de nácar”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: El océano contiene la historia de la humanidad. El mar guarda todas las voces de la tierra y las que vienen desde el espacio. El agua recibe el impulso de las estrellas y las transmite a las criaturas vivientes. El agua, el límite más largo de Chile, también guarda el secreto de dos misteriosos botones que se encuentran en el fondo del océano. Chile, con sus 2.670 millas de costa y el archipiélago más largo del mundo, presenta un paisaje sobrenatural. En ella están los volcanes, montañas y glaciares. En ella están las voces de los indígenas patagones, los primeros marineros ingleses y también los prisioneros políticos. Se dice que el agua tiene memoria. Este film muestra que también tiene una voz.

Conviene ver: En “El botón de nácar” el chileno Patricio Guzmán conecta dos historias del pasado más oscuro de la Historia chilena, una acaecida a finales del siglo XIX con el exterminio de seis etnias y la otra en los más duros pertenecientes a la era Pinochet. La cinta destaca por su denuncia y propuesta formal, reinventando el concepto de documental. Guzmán se pone poético y hace todo un homenaje al agua y sus leyendas. Quizás es algo agotadora por momentos pero se destaca la reinvención del director y que ello le suponga explorar nuevas vías sin evitar su habitual halo de denuncia. Una especie de “Aguas tranquilas” de Naomi Kawase y “Nostalgia de la luz” del propio Guzmán en la que hizo algo parecido en ese caso con el cielo y las estrellas.

Conviene saber: Mejor guión en el Festival de Berlín 2015.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Latrila - 18.02.2016 a las 11:45

Una visión muy bonita de la historia de Chile de la mano de Patricio Guzmán y bajo la producción de Mediapro y Jaume Roures.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario