El cine más erótico: “Cisne negro”, psicosis enfermiza

El cine más erótico: “Cisne negro”, psicosis enfermiza

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 4,25 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

En 2010 Darren Aronofsky estrenó “Cisne negro”, quinto título de su interesante filmografía. La película, uno de los títulos más destacados de aquel año, sobresale en muchos ámbitos; la alabada y genial interpretación de Natalie Portman, su atmósfera opresiva y claustrofóbica, un montaje endiabladamente hábil y una muy interesante fotografía. No menos memorables fueron las escenas de alta carga erótica que nos brindó la cinta.

Aronofsky creó la película alrededor de una idea; conectar su visión de “El lago de los cisnes” con un guion trunco sobre actores reemplazantes y la noción de ser acechado por un doble. Y aunque la historia está muy alejada, en principio, el director también consideró su nueva obra como una pieza compañera a “El luchador”, ya que en ambas producciones las logradas interpretaciones envuelven los distintos tipos de arte.

Durante todo el metraje subyace un tono erótico, o incluso abiertamente sexual. Por un lado, la relación de Nina (Natalie Portman) con esa madre castradora que interpreta Barbara Hershey, bailarina retirada y terriblemente manipuladora, que desea mantener a su hija en la edad de diez años, en todos los aspectos.

Mucho más adulta, pero también con un punto retorcida, es la relación de Nina con el director artístico de su ballet, Thomas Leroy (Vincent Cassel). Leroy busca una nueva bailarina para el papel protagonista que sustituya a Beth MacIntyre (Winona Ryder). Su ambición es que la elegida interprete tanto al inocente Cisne blanco como al malvado Cisne negro. Nina está en la terna de seleccionadas y, tras una accidentada sesión de baile, se enfrenta a Thomas para pedirle que reconsidere darle el papel. La discusión se va acalorando, hasta que Leroy fuerza un beso con Nina y ella lo muerde. Leroy provoca a Nina, tratando que se desprenda de esa personalidad infantil, tan del gusto de su madre, pero diametralmente opuesta a lo que requiere el personaje de Cisne negro.

Por último, tenemos la relación de Nina con Lily (Mila Kunis). Relación que es el eje dramático de la historia y proporciona los momentos eróticos más recordados de la película. La relación entre ambas bailarinas no empieza bien y, en un intento de arreglarlo, Lily invita a Nina a una noche de fiesta, en la que ambas acaban compartiendo colchón. Aparentemente. Es a partir de ahí cuando Nina entra en una espiral en la que le resulta de cada vez más difícil discernir la realidad de su imaginación obsesionada con Lily, a quien teme en lo profesional y admira en lo personal.

Vídeo

El progresivo desgaste de su relación con su madre, su enfrentamiento con Lily y Thomas, todo ello va dando forma a la dualidad Cisne blanco/Cisne negro que necesita Nina, a costa de su propia salud mental. Salpicado con una fuerte represión sexual que van perlando la película de escenas más o menos explícitas, imaginadas o reales.

Como dato curioso, la escena lésbica postfiesta de Mila Kunis y Natalie Portman ha sido elegida en varias ocasiones como la mejor escena erótica del cine. Además, tiene el alto honor de haber estrenado el palmarés del rebautizado Foreto polinizador, premio que consiguió en esta web en la entrega que premiaba a lo más destacado del 2011.

Tus primas Ananula y Rodasons

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario