"El diablo entre las piernas"

"El diablo entre las piernas"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Todos los días Beatriz es víctima de insultos, vejaciones y humillaciones por parte de su celoso esposo, pero no huye de su lado porque han creado una codependencia y, al menos ella, no concebiría su vida de otra manera. La mujer, a fuerza de sentirse vejada, se siente deseada y sobre todo deseable. Quiere comprobarlo. Por ello una noche sale de casa sin rumbo alguno con un solo propósito: sexo. Su regreso a casa desata la hecatombe.

Conviene ver: “El diablo entre las piernas” habla de la sexualidad y su concepto de dominación y sumisión a través de la figura de dos ancianos. El sexo como pocas veces se ha visto, de una manera muy terrenal y centrada en cuerpos ajados por la edad y los avatares de la edad. Una cotidianidad sucia, pura y auténtica que abraza lo grotesco tal como estamos acostumbrados a ver cuerpos jóvenes y plenitud en pantalla. Es por ello destacable la valentía de Arturo Ripstein por mostrar en la cámara como un matrimonio de 70 años se maneja con el deseo en una edad en la que éste, de otra manera, sigue presente aunque sea cobrando otras formas. La cámara muestra cómo la enfermedad, mugre, humedad y una relación tóxica marcada por los celos enfermizos, el aburrimiento, el rencor y las humillaciones impulsadas por el hombre posesivo asolan a una relación y una generación ya desinhibida ante lo poco que tiene que perder, más cuando viven enclaustrados en un mismo espacio con poco más por hacer que esperar el momento de su marcha con el único contacto externo que mantienen con la criada que les atiende. Una mirada cruda y nada complaciente a la intimidad de una pareja cuya relación ya está más que desgastada y que vive en la rutina de una inercia pervertida por el desprecio y el reproche como refleja el juego de espejos presente en una propuesta formal que da empaque a una de esas historias de silencios, miradas y carnalidad latente subrayada en una fotografía en blanco y negro con ritmo pausado y diálogos como aguijones que le dota de autoría y encanto expresivo en la que casi se respira el olor a caca, sudor y alcohol.

Conviene saber: Premio a la mejor dirección en el Festival de Málaga 2020.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario