“El emperador destronado”

“El emperador destronado”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Debe ser cierto lo que dice la historiadora británica Mary Beard. Roma sigue entre nosotros porque percibimos que es importante todavía hoy. Hace años que los historiadores fracasan en su intento de darle a Nerón una imagen más realista que la que le han dado propagandistas clásicos y católicos durante casi veinte siglos, fijada a fuego por cine e imprenta en busca de público.

Título: “El emperador destronado”

Autor: David Barbaree

Editorial: Roca

El abogado David Barbaree se apoya en una mención de los clásicos, que Nerón se interesó por una posible búsqueda del tesoro escondido de la reina cartaginesa Dido; y en los rumores populares sobre que Nerón no murió, sino que huyó.

La trama es original, comenzando con Nerón convertido en un preso ciego, cuya supervivencia es un seguro para el grupo que lo atrapó, en una Roma repleta de intrigas, con un sentido del poder pragmático y cruel. El autor se “atreve” a imaginar un Nerón destruido hasta transformarse en un vengador hábil y paciente, que incluso llegará a ejercer de padre adoptivo preocupado.

“El abogado que hay en mi interior encontraba siempre muy extraño, incluso injusto, con qué pocas pruebas se condenaba a Nerón y a los demás “monstruos” del primer imperio. Los historiadores antiguos simplemente relatan lo que otros aseguran haber observado. Sería inadmisible ante un tribunal, porque son pruebas de segunda mano (testimonios de oídas), que por su propia naturaleza son poco fiables”.

No tienen mucho éxito en su empeño porque la memoria del último emperador de la familia Julio-Claudia tuvo que enfrentarse a dos oleadas de propaganda intensiva. La primera fue la de la familia que sustituyó a la de los herederos de Augusto, los Flavios. Estos contaron con el apoyo de Suetonio, el Dumas de la época, a las “órdenes” de la nueva dinastía, de origen plebeyo, sin pedigree, interesada en difundir los peores aspectos posibles de sus antecesores. La segunda oleada de propaganda la desencadenó que Nerón fuera el emperador que coincidió con la leyenda de las muertes de Pedro y Pablo. Entre ambas han convertido a Nerón en un caprichoso enloquecido por el poder, incendiario y perseguidor brutal de cristianos. Otros, conscientes de la manipulación propagandista, lo pintan como un poeta y cantante de talento y sensibilidad, capaz de participar en espectáculos, amado por la plebe y odiado por su propia clase. Esto ofrece a cualquier novelista un campo muy amplio para moverse.

Barbaree conecta bien con la imagen del cine de romanos de los 60, usando todas sus licencias con la realidad histórica, para situar a sus personajes bajo la luz de la luna entrando por tragaluces, sentándolos en sillas con respaldo y reposabrazos, infrecuentes incluso en casas ricas; lanzando pétalos de rosa en los triunfos, usando armaduras en la ciudad como si fueran un uniforme cotidiano, o llevando los hollywoodienses cascos con cimera, que en realidad solo eran usados en batalla para distinguir a las diversas fuerzas entre el polvo, la lluvia o el desbarajuste.

Estos detalles no impiden disfrutar de la pequeña familia que rodea a Nerón, en particular el joven esclavo Marco; ni de la conspiración organizada por una secta, o de los componentes de la familia imperial y sus allegados, con un buen espacio destinado a las mujeres de la casa. Los personajes principales se van dirigiendo sucesivamente a nosotros, componiendo entre todos la historia y equilibrándola con buen ritmo. En esta primera de las tres entregas previstas, el coliseo todavía está en construcción, y no hay espacio para gladiadores y espectáculo, que aparecerán más adelante. Los aficionados situarán “El emperador destronado” en una zona alta entre las aventuras en la Roma clásica que se publican cada año.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario