“El escándalo”

“El escándalo”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Deconstrucción de la caída de uno de los imperios mediáticos más poderosos y controvertidos de las últimas décadas, Fox News, y de cómo un grupo de explosivas mujeres logró acabar con el hombre responsable de él: Roger Ailes.

Conviene ver: “El escándalo” cuenta lo mismo que ya vimos en la serie limitada “La voz más alta” en la que asistíamos a la influencia megalómana de Roger Ailes, magnate y empresario de la comunicación que dejó su impronta en la creación y desarrollo de Fox News, una de las patas más virulentas del imperio de la comunicación de Rupert Murdoch y que fue lanzadera para la corriente más extrema del sector de los republicanos, aprovechando su experiencia como asesor de campaña de Nixon o Reagan, en clara oposición a las políticas de Obama y con Trump como revulsivo para recuperar la hegemonía de la USA blanca y profunda llevando a la máxima aquello de que un titular no te estropee una buena historia, por muy extremo y dogmatizado que sea. En la película de Jay Roach, que no deja de tener un tufo a telefilm con estrellas, el personaje de Ailes está en un segundo plano centrándose en su última época y el tridente femenino formado por Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie que interpretan a las periodistas que pusieron en jaque al poder de Ailes cuando le acusaron de formar parte de un sistema podrido y un entorno enfermizo de trabajo marcado por el abuso de poder, las descalificaciones y, sobre todo, los ataques dignos de un depredador sexual que veía a la mujer como un busto rubio, ceñido y con piernas al aire. Una cinta que se ve bien y que es muy entretenida a la hora de mostrar el papel de la mujer, todavía hoy, cuando se acerca demasiado a los círculos de poder del patriarcado y más representado en el esteticista mundo de la televisión en la que la imagen lo es todo, lo que lleva a que en malas manos estemos ante un escenario que es caldo de cultivo para depravados y obsesos. Un enjambre de marcado carácter sexista que fue uno de los primeros episodios del #MeToo antes de su auge con el caso Weinstein un año y medio después y que no sólo afecto a Ailes sino a muchos otros que fueron cómplices por acción y omisión tapando sus vergüenzas mientras conseguía réditos para la cadena a pesar de sus constadas prácticas. En cierta manera entronca en su realización con cintas como “La gran apuesta” pero hay que reconocer que la serie protagonizada por Russell Crowe era más interesante a la hora de profundizar en la personalidad de Ailes y en el contexto social, económico y político de esa USA marcada por la paranoia tras el 11-S y en la que el poder se traduce en imagen, notoriedad e influencia transformando cualquier mentira en verdad siempre que sea para conseguir los intereses corporativos o editorialistas de un conglomerado de negocio. El lado más despiadado del sistema en un caso real con aires de sátira pero que aborda con crudeza este caso real y los peligros que acarrea una personalidad que considera que tiene poder ilimitado. Un guión correcto y solvente que se pone desde el punto de vista de las víctimas destacando especialmente el personaje de Margot Robbie, el único que no es real pero que está inspirado y representa el grupo de mujeres que sufrieron los abusos de Ailes (un más que solvente John Lithgow) y que la actriz resuelve con energía y aplomo en equilibrio entre la ambición y la dignidad de su personaje, y en la Megyn Kelly de Charlize Theron con una poderosa y magnífica caracterización que, al contrario que en la serie, toma protagonismo en su choque con las políticas de Trump frente a la lucha quimérica de la Gretchen Carlson de Nicole Kidman que fue la que puso la chispa para lograr lo que se antojaba una lucha de David contra Goliath y un salto sin red al que poco a poco se sumaron más mujeres que fueron víctimas de las actuaciones de Ailes. Una cinta efectiva pero que termina estando mejor narrada y resuelta en su versión televisiva, aquí demasiado atropellada y con altibajos, demostrando la vulnerabilidad desde la perspectiva feminista y la constatación de que el verdadero problema está en un sistema podrido que ensalza a tipos sin escrúpulos, mezquinos y abusadores y que, hasta hace poco, no hacía más que tapar las vergüenzas mirando hacia otro lado.

Conviene saber: 3 nominaciones a los Oscar 2020 en la categoría de actriz (Charlize Theron), actriz de reparto (Margot Robbie) y maquillaje y peluquería.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario