"El farmacéutico de Auschwitz: La historia jamás contada de Victor Capesius"

"El farmacéutico de Auschwitz: La historia jamás contada de Victor Capesius"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

No he contado con detalle el número de películas que ha provocado el campo de exterminio más popular del Holocausto nazi, pero al menos 24 son destacables. Algunas son además merecedoras de Oscar. En este caso se evidencia el éxito de una justicia imperfecta en una historia muy bien escrita y documentada.

Título: "El farmacéutico de Auschwitz: La historia jamás contada de Victor Capesius"

Autor: Patricia Posner

Editorial: Planeta

Una tarde de 1968, en la ciudad alemana de Göppingen, la sala de conciertos local estaba repleta para escuchar música clásica. La sala es lo bastante grande para saciar la melomanía de una ciudad que por entonces andaba por los 30.000 habitantes, a media hora en coche de Stuttgart. De repente, el público prorrumpió espontáneamente en un aplauso entusiasta. El motivo del aplauso era la entrada por el pasillo central, junto a su familia, de uno de sus vecinos, un criminal de guerra. Para la mayoría del público de la élite cultural y económica de la ciudad, tal vez también para algunos de los jueces nazis que lo habían liberado, aquel vecino merecía su simpatía y el apoyo que estaban mostrándole. Después de todo, para ellos era un buen alemán que sólo había cumplido órdenes en el campo de concentración y exterminio de Auschwitz.

Las órdenes que el farmacéutico Víctor Capesius había acatado sin resistencia incluían el "trabajo" en la rampa del campo, donde señalaba a los prisioneros, judíos, en cuál de las dos grandes filas debían situarse. Una llevaba a los trabajos forzados y la otra a la cámara de gas. No incluían algunas otras cosas, como robar kilos de dientes de oro, pensando en el futuro. 20 años antes de aquel reconocimiento público que le hacían sus vecinos, en 1949, se había mudado a Fruhlingstrasse, un exclusivo vecindario de Göppingen. Ganando un salario mínimo como asistente farmacéutico, nadie se hizo preguntas sobre el origen del dineral necesario para la compra. Les había dicho a sus captores estadounidenses y británicos, así como a los tribunales de desnazificación alemanes, que había perdido todo su patrimonio. Los fiscales alemanes más tarde llegaron a pensar que una reunión en Göppingen que Capesius sostuvo después de la guerra con los dos dentistas de Auschwitz fue porque el trío había recuperado el oro robado que finalmente se habían repartido. El farmacéutico hacía en aquel concierto su primera aparición pública, tras menos de dos años y medio de su sentencia a nueve años, la más leve de todas las dictadas contra el grupo de nazis juzgado en la primera mitad de los años 60.

Patricia Posner es una periodista reconocida, luchadora en la defensa de derechos y valores con décadas de experiencia. Su marido es especialista en Historia del Holocausto nazi y ella ha escrito mucho sobre el mundo de la farmacia, por eso este libro, que se ha colado entre los más vendidos de no ficción, también es la historia del conglomerado industrial más grande de la Alemania nazi. Capesius trabajó para la filial farmacéutica más importante de Bayer. Con esta biografía inédita nos recuerda lo importante que es no olvidar aquello. Víctor Capesius custodió la reserva nazi de gas Zyklon B y proporcionó los fármacos que eran empleados por médicos para llevar a cabo experimentos espantosos y mortales en embarazadas y niños.

La historia se lee como una novela, documentada con precisión. Auschwitz es visitada por unos dos millones de personas cada año, hace poco fue la canciller alemana Angela Merkel; aunque resulte duro, todos debemos regresar a Auschwitz de vez en cuando... aunque sea abriendo un libro.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario