“El gato desaparece”

“El gato desaparece”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

No tiene web. Nos quedamos con el trailer para conocer el estilo de la propuesta.

El argumento: Es un día muy especial para Beatriz. Esa mañana va a buscar a Luis, su marido, a la clínica neuropsiquiátrica donde ha estado internado durante los últimos meses desde aquel fatídico brote psicótico inesperado y violento. Ahora que va a buscarlo descubre sentimientos encontrados: por un lado la alegría de recuperar a quien ha sido su pareja durante 25 años, con el que ha tenido tantos proyectos compartidos y por otro lado la inquietud por saber si él sigue siendo el mismo, si aquel oscuro episodio puede volver a repetirse.

Conviene ver: “El gato desaparece” es un cambio de registro en la carrera de Carlos Sorín con una cinta de suspense psicológico. Abandona sus historias humanas y a sus actores no profesionales para ganar dimensión como cineasta con un film de género. La historia de una pareja y la duda de hasta que punto lo que ocurre es fruto de los actos de un personaje o de la mente de otro. Sorin se entretiene con la tensión al límite, jugando con los dos personajes principales en un festín de gestos y pequeñas sutilezas siendo la pérdida del gato una metáfora de la destrucción de la confianza entre la pareja y el miedo que surge entre uno y otro. Lo más interesante es como la paranoia pasa de un miembro de la pareja al otro conforme crece esa desconfianza bañada de temor. Quizás lo que falla es un guión demasiado simple que queda en la anécdota y que se queda sin cosas para desarrollar. El espectador asume rápido que no hay espacio suficiente en los psiquiátricos para tanta locura y que buena parte de ella tiene que quedarse fuera. Destaca el cuidado técnico de fotografía y música, así como las interpretaciones de Luis Luque y Beatriz Spelzini. Una cinta mínima de suspense clásico en la que el director argentino da una lección sobre cómo crear expectación únicamente con dos personajes enigmáticos y de recovecos perfectamente dibujados que se introducen en una escalada paranoica y opresiva. Cine interesante y distinto.

Conviene saber: Nuevo trabajo de Carlos Sorín, director de “Historias mínimas” (2002), “Bombón, el perro” (2004), “El camino de San Diego” (2006) y “La ventana” (2008).

La crítica le da un SEIS

 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario