Hollywood canalla: Introducción

Hollywood canalla: Introducción

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Hace tres años el señor Gonzalo me propuso llevar a cabo la sección que quisiese en el podcast. No tardé mucho en dar con lo que hacer. Amo el séptimo arte pero como buena iconódula el star system me apasiona y admiro mucho el díptico de Kenneth Anger “Hollywood Babilonia” que conseguí hace ocho años y al que no he dejado de acudir desde entonces, el segundo tomo está literalmente destrozado, creo que tengo el ejemplar con peor encuadernación de una famosa tienda situada en la capital del reino. Así que tenía la excusa perfecta para hacer un repaso a la crónica negra de Hollywood, algo que ha terminado siendo peligroso porque he acabado descubriendo que soy la hija que no pudieron tener Andrea Caracortada y el propio Kenneth Anger. Jamás pensé que me iba a divertir tanto elaborando los contenidos de esta sección y eso que por lo general relato historias muy dramáticas.

La meca del cine nació en el año 1911. A finales del siglo XIX, Thomas Alva Edison estaba sacándole muchísimo provecho al quinestocopio y al vitascopio, precursores de los proyectores cinematográficos modernos, y monopolizaba la incipiente industria cinematográfica, de hecho se aprovechó de las leyes proteccionistas estadounidenses para erradicar la competencia del cinematógrafo de los hermanos Lumière. Las productoras de cine, que hasta ese momento estaban afincadas en Nueva York y en New Jersey, decidieron trasladarse a California para evitar pagar unas tasas abusivas que en la costa Oeste no eran aplicables y además el clima era idóneo porque “tiene seguro de sol” como dirían Los mismos de Tenerife en su canción El hombre del tiempo. Se afincaron en la localidad de reciente creación de Hollywood, cuyos terrenos buscaban ser explotados como cualquier participante de un reality que ansía hacer bolos por nuestra piel de toro. Tan solo una década después Hollywood se convirtió en la quinta industria de los Estados Unidos.

Hollywoodland-y-los-orígenes-de-la-meca-del-cine

En los inicios de Hollywood los actores eran mano de obra barata que no tenían derecho a tener nombre. Los Estudios consideraban que de esta manera iban a exigir más dinero y a trabajar menos. No se equivocaron. De la noche a la mañana cualquiera podía convertirse en una estrella, vivir de una manera excesiva, dilapidar su fortuna y pasar definitivamente al olvido cuando comenzaba a ser un serio problema. La industria no podía tolerar que sus principales activos fuesen juzgados y condenados continuamente por sus escándalos por la sociedad más puritana. La pobre Clara Bow no pudo prever que un inocente fin de semana de piernas abiertas iba a tener nefastas consecuencias para su carrera.

Actualmente el valor de una estrella no se mide por su último éxito en taquilla sino por su número de seguidores en las redes sociales o por los gifs que pueda proporcionar, la reina absoluta de esto es Jennifer Lawrence que alcanzó el olimpo cuando su avispado publicista le sugirió que cultivase su vena más payasa en público. Gracias a eso consideramos como tal a actores que no han tenido ni un solo éxito comercial más allá de la saga de turno que les ha dado a conocer al gran público. Universal pensó que Michael Fassbender, una de las presencias más atractivas para los espectadores 2.0 y cuyo talento es de sobra conocido al igual que su abultada entrepierna, iba a ser un reclamo suficiente para protagonizar el biopic de Steve Jobs pero el Estudio vio que el público le dio la espalda a un film en el que se invirtió 30 millones de dólares en su campaña de publicidad que se centró especialmente en las apariciones del actor en televisión. Con la explosión de la digitalización y los multicanales de información las estrellas de Hollywood no aspiran a conseguir un gran papel, ni siquiera a lograr el Oscar, su objetivo es convertirse en meme, aunque eso pueda significar la puntilla a sus maltrechas carreras, bien lo sabe Brendan Fraser con su desaforada reacción durante el discurso de agradecimiento de Robert De Niro del Cecil B. DeMille en los Globos de Oro del 2010 pero los vídeos de coña en Youtube tienen más de un millón de visitas, “Medidas extraordinarias” no tuvo tantos espectadores.

El-fondo-de-pantalla-del-móvil-del-espectador-de-hoy

A lo largo de estos años he ido hablando de la historia de Hollywood a través de sus escándalos, desde el de Fatty Arbuckle hasta el más reciente de Charlie Sheen, y me he dado cuenta de que a pesar de que los gustos y los hábitos del público hayan variado a lo largo de un siglo, y de la evolución del “star system”, Hollywood no ha cambiado en absoluto. Sus métodos para convertir a un desconocido en una gran estrella, y posteriormente hundirle cuando deja de ser útil, siguen siendo los mismos, como bien dijo Marilyn Monroe, quien practicaba las mejores pruebas de sonido en la comunidad de Tinseltown, “en Hollywood te pueden pagar 1.000 dólares por un beso pero sólo 50 centavos por tu alma”.

Es un buen momento para recuperar todas las historias que han tenido hueco en el podcast a lo largo de estos años, respetando el orden de emisión. La primera entrega estará dedicada a Florence Lawrence. Hoy está completamente olvidada pero con ella nació el “star system” y también esa fábrica de juguetes rotos llamada Hollywood.

Mary Carmen Rodríguez

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario