Hollywood canalla: Las cintas de vídeo de Rob Lowe

Hollywood canalla: Las cintas de vídeo de Rob Lowe

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

En los años 80 Rob Lowe saltó a la fama por ser el guapo del Brat Pack aquel grupo de jóvenes actores que prometía dominar Hollywood y cuyo reinado fue muy efímero. A finales de la década se había convertido en un Tom Cruise de segunda fila ya que su carrera era un verdadero desastre y estaba a punto de estallar un escándalo que pudo haber sido letal.

El 17 de Julio de 1988 Rob Lowe se encontraba en la convención del Partido Demócrata en Georgia (Atlanta) para apoyar la designación del candidato Michael Dukakis a la presidencia de los Estados Unidos, y asistió a una fiesta organizada por el magnate de la televisión Ted Turner que encadenaría con una juerga en una discoteca. Allí conocería a un par de chicas, Jan Parsons y Tara Seburt, a las que invitó a pasar la noche con él. En la habitación del hotel los tres se pusieron hasta arriba de alcohol, éxtasis y cocaína y, cuando estaban animados, Rob les puso un vídeo porno para que las chavalas se inspirasen un poco y sacó una cámara de vídeo para grabar la faena con las dos jóvenes. Cuando terminó y se fue a duchar las chicas aprovecharon para largarse, no sin antes coger la cinta, 100 dólares y un bote de medicamentos en donde se mostraba el nombre del actor, así no habría dudas.

Rob Lowe no le dio importancia al asunto pero acababa de meterse en un lío muy gordo ya que una de sus conquistas, Jan Parsons, tenía tan solo 16 años. Los padres de la joven estaban en pleno proceso de divorcio y se disputaban su custodia. La madre, Lena Wilson, descubrió la cinta seis meses después de los hechos, en ese período de tiempo la criatura ya se había encargado de difundir la grabación entre sus amistades (un sábado cualquiera en un grupo de WhatsApp de adolescentes de hoy en día). La mujer a través de su abogado le envió una carta a Rob Lowe para decirle que tenía ese material en sus manos y que estaba dispuesta a emprender acciones legales, aunque medio millón de dólares sería una buena cifra para olvidar lo sucedido. El abogado de la estrella solamente le ofreció 35.000.

Mientras el escándalo ya había estallado. La cinta arrasó en el mercado negro y llegó a las manos de la prensa. Si Tom Cruise representaba a ese chico con el que sabías que con un poco de suerte tenías que esperar a la quinta cita para que él conociese el perímetro de tu frontis, Rob Lowe era su antítesis ya que probablemente te rompería las bragas antes de quedar con él por primera vez. Las mujeres que pasaron por el lecho del actor comenzaron a temblar por si aparecían grabaciones suyas. Y en el Principado de Mónaco se tomaron este asunto muy en serio porque Estefanía de Mónaco también cató al ídolo juvenil.

Ante todo este revuelo la Fiscalía de Atlanta decidió iniciar una investigación y Rob Lowe podía enfrentarse a una pena de 20 años de prisión, una multa de 100.000 dólares y una cuantiosa indemnización. Finalmente, tras llegarse a un acuerdo, tan solo cumplió 20 horas de servicio a la comunidad, admitió que era adicto al alcohol, las drogas y el sexo e impartió charlas a los jóvenes. La campaña para limpiar la imagen del actor tuvo su momento más álgido en la ceremonia de los Oscar de 1989 (considerada la peor de todos los tiempos) en donde seducía a una virginal Blancanieves, desde luego que no era una buena idea.

Rob Lowe en los Oscars de Allan Carr

Los problemas legales de Lowe no terminaron ahí ya que en Mayo de ese año Lena Wilson decidió ir por la vía civil acusándole de utilizar su fama como medio para inducir a las chicas a aceptar relaciones sexuales, sodomía y actos de sexo en grupo para su propia gratificación erótica y con el propósito de recogerlos en películas pornográficas, solicitando una indemnización millonaria. Los abogados del actor recurrieron a su aseguradora y ésta no quiso hacerse responsable. Diez meses después la situación daría un giro de 180 grados ya que la custodia de Jan Parsons recayó en su padre y Lena Wilson quedaba por lo tanto sin legitimidad para demandar a Rob Lowe en nombre de su hija.

Curiosamente, el escándalo coincidió con el rodaje de “Malas influencias” de Curtis Hanson en donde el personaje interpretado por Rob Lowe también grababa sus encuentros sexuales. En aquel momento la carrera del actor estaba tocada y su imagen pública quedó seriamente dañada.

En 1991 se casaría con la maquilladora Sheryl Berkoff, la madre de sus dos hijos, aunque no se ha librado del escándalo ya que en el año 2008 tuvo un conflicto que se solucionó de manera extrajudicial con tres de sus ex empleados domésticos, un cocinero y dos niñeras y una de ellas acusaba al actor de haberle acosado sexualmente.

Pasó más de una década para que la carrera de Rob Lowe resucitase en la pequeña pantalla con la serie “El ala oeste de la Casa Blanca”. Él se rió de la historia con la que alborotó a la siempre pacífica comunidad de Tinseltown en el “Roast” de Comedy Central y participando en la película “Sex tape: Algo pasa en la nube”. A su manera ha logrado ser un superviviente.

Mary Carmen Rodríguez 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario