“Hombre muerto no sabe vivir”

“Hombre muerto no sabe vivir”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Toda la información en Facebook

El argumento: Tano ha trabajado toda su vida para Manuel, un empresario de la construcción que en épocas mejores controló toda la ciudad. Ahora, ya en la vejez, Tano ve cómo Manuel no puede llevar la empresa, y toda la estructura se enfrenta a un cambio generacional, a nueva gente, nuevos negocios, nueva forma de llevar la empresa... pero la misma violencia de siempre.

Conviene ver: “Hombre muerto no sabe vivir” es un film español que se adentra en los bajos fondos de la sociedad. La acción transcurre en la Costa del Sol y pone el foco en la corrupción urbanística. La historia gira en torno a un empresario que ha perdido el esplendor de antaño y su séquito que tratan de transicionar de ese pasado en el que parecían situarse por encima del bien y del mal hacia un futuro nada esperanzador. Manuel (Manuel de Blas) es ya un anciano y cada vez se ve con menos posibilidades de ejercer el mando, su hijo, Ángel (interpretado por Rubén Ochandiano) no es nada brillante y está cegado por la ambición pero sus métodos pueden ser tan violentos como los de su progenitor. Tano (Antonio Dechent) ha sido durante décadas la mano derecha de Manuel y ve que una nueva generación quiere imponer otra forma de hacer las cosas y con otra gente. La vieja guardia movida por la tradición y también por valores como la lealtad y la amistad frente a unos nuevos cachorros, hedonistas y sin escrúpulos que no ven obstáculos a la hora de conseguir sus objetivos queriendo quedarse con todo el negocio ante la decadencia de sus antecesores. “Hombre muerto no sabe vivir” es una cinta incómoda y que ha salido adelante gracias al empeño de su director y productor, el debutante Ezekiel Montes. Es cruda y directa, mostrándonos a una clase que ha prosperado en la sociedad gracias a la corrupción y que ha contado con el respaldo de las autoridades. Esta ópera prima bebe del cine de gangsters anglosajón y lo adereza con el sentimiento cañí, más teniendo en cuenta que se ambienta en la costa andaluza, en una coctelera en el que se mueven las influencias de Quentin Tarantino, Guy Ritchie y Alberto Rodríguez. Es trepidante, está rodada con oficio y es disfrutable. Hay autenticidad en los códigos de esos personajes pero sí que resultan incongruentes las decisiones de algunos de ellos. Es un film testosterónico, y con violencia excesiva, que puede ser acusado de misógino pero que no deja de exponer la dolorosa realidad de las mujeres en ese mundo que son víctimas de la violencia machista ya que son tratadas como meros objetos de usar y tirar. Es difícil empatizar con estos seres completamente corrompidos y que no merecen ningún tipo de redención, aunque de todos ellos destacamos a un contenido Antonio Dechent que para hallarla deberá asumir las consecuencias de sus actos. 

Conviene saber: Ópera prima de Ezekiel Montes que se exhibió en el Festival de Málaga 2021. 

La crítica le da un CINCO 

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario