In Memoriam: Manoel de Oliveira, el portugués longevo y cadencioso

In Memoriam: Manoel de Oliveira, el portugués longevo y cadencioso

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,40 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La muerte prorrogaba su cita con el portugués Manoel de Oliveira de manera constante pero ha decidido llevárselo el mismo día de la pasión de Jesucristo casi con la misma edad que Matusalén. 106 años son clara muestra de lo que ha sido la evolución del cine desde la época del cine mudo en la que Oliveira, el único superviviente hasta la fecha de esa época, realizó sus primeros trabajos. El interés por su figura radica más en su inexplicable longevidad y la anécdota de haber sido testigo de toda la Historia del cine, más que por la calidad de unos trabajos marcados por los planos fijos, cerrados y teatrales con una alta carga plomiza.

Habiendo combinado los largos con cortos, documentales y también trabajos como actor en la década de los 20 y los 30, algunos de sus trabajos más destacados son las de la última época en la que su estilo quedó más que reflejado. Es el caso de “El valle de Abraham” (1993), “Una película hablada” (2003), “Espelho mágico” (2005), “Belle toujours” (2006), “Singularidades de una chica rubia” (2009) o “El extraño caso de Angélica” (2010). Con “La carta” recibió en 1999 el premio del Jurado de Cannes y en 2008 el premio honorífico del certamen, tributo que también se le rindió en 2007 en los premios del cine europeo, en 2004 en Venecia (allí fue Gran Premio del Jurado por “La divina comedia” en 1991) y en 2009 en Berlín.

Casado desde 1940 con la misma mujer (a la que deja viuda con 96 años), Oliveira se interesó en su juventud por el atletismo, los vehículos de motor y otras inquietudes culturales como la pintura. Además, algunos miembros de su familia, como su nieto Ricardo Trêpa, han participado en algunas de sus producciones. Oliveira reconoció más de una vez que sólo se sentía relajado al frente de su equipo y que su forma de trascender a la muerte era por medio de la huella que dejan sus películas. Al cumplir 100 años rechazó las llaves de su ciudad de nacimiento, Oporto, tras apuntar el director que se trataba un “aprovechamiento político indecente”.

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario