In Memoriam: Patricia Neal, un drama más allá del cine

In Memoriam: Patricia Neal, un drama más allá del cine

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

La actriz Patricia Neal, ganadora de un premio Óscar en 1963 por su papel en la película “El más salvaje entre mil” junto a Paul Newman, falleció a los 84 años de edad en Massachusetts, indicó un comunicado de sus amigos. Neal murió en su casa de Edgartown, en Massachusetts, y aunque oficialmente no se indicó la causa de su fallecimiento algunos medios indican que tenían cáncer de pulmón. Neal pasa a la historia por una voz ronca y susurrante, una mirada triste y expresiva gracias a sus ojos vistosos, así como una carrera fugaz en la que da la impresión de que todavía habría dado mucho más de si de no ser por asuntos familiares y personales que la tuvieron largas épocas en el dique seco y que la relegaron a un segundo y tercer plano.

Nacida en Kentucky en 1926, Neal estudió drama en la Universidad Norhtwestern, y en la década de 1940 empezó su carrera teatral en Nueva York, que le hizo ganar en 1946 un premio Tony por su papel en “Another part of the forest”. InMemoriamPatriciaNealRoaldDahlEl debut de Neal en la gran pantalla vino en 1949 en la película “John loves Mary”, junto a Ronald Reagan. Sus aptitudes no quedaban bien en papeles cómicos y ligeros como éste. Ese mismo año rodaría también con Reagan “Alma en tinieblas”. Durante la filmación de “El manantial”, en 1949, Neal realizó también uno de los papeles más relevantes de su carrera, junto a Gary Cooper, que era el protagonista. En ese tiempo, según reveló la actriz en sus memorias, publicadas en 1988, tuvo una historia de amor con Cooper, que se prolongó durante tres años y en la que incluso ella quedó embarazada, pero no llegó a tener el bebé. Cooper no dejó a su familia y la historia se terminó. En sus memorias, publicadas en 1988 y tituladas “As I am”, la actriz aseguró que “sólo me quedó una cosa por hacer en mi vida. Haber tenido ese niño”. Es más, ahí confesaba que seguía enamorada de Cooper: “Es una de las cosas más maravillosas que me han ocurrido en la vida. Incluso ahora le sigo amando”.

InMemoriamPatriciaNealUltimosanosNeal posteriormente estuvo casada durante 30 años (hasta 1983 cuando se divorciaron) con Roald Dahl, autor de “Charlie y la fábrica de chocolate”, y tuvo cinco hijos. Eso hizo que en los 50 su actividad cinematográfica no fuera mucho pero, no obstante, pudo lucirse en la adaptación de Hemingway de “Tener o no tener” a cargo de Michael Curtiz titulada “Punto de ruptura”, la cinta de culto de ciencia ficción “Ultimátum a la tierra” y “Tres secretos”, ambas de Robert Wise, “Operación Pacific” con John Wayne, así como en “Un rostro entre la multitud” bajo las órdenes de Elia Kazan. En 1961 tuvo un pequeño papel en “Desayuno con diamantes” y, en 1963, su papel como Alma Brown en el film “El más salvaje entre mil”, con Paul Newman, le hizo ganar el Oscar a la mejor actriz. Ganó el Bafta, mismo premio que consiguió dos años después con “Primera victoria” de Otto Preminguer junto a John Wayne y Kirk Douglas. Poco después de esa distinción, Neal sufrió tres infartos cerebrales que la dejaron incapacitada para hablar y caminar y que la mantuvieron tres semanas en coma. Tras una esforzada recuperación, Neal retornó a la pantalla y obtuvo otra candidatura al Oscar, esta vez en 1968 por su participación en “Una historia de tres extraños”. Una de sus últimas apariciones en el cine fue a finales de los 90 en “Cookie´s fortune” de Robert Altman. Neal era consciente del declive de su carrera y más de una vez se autodefinió, por ello, como “la segunda Garbo”.

Neal y Dahl nunca estuvieron enamorados y se separaron tras hacerse pública la infidelidad del escritor con una de las mejores amigas de Patricia. A la actriz la maldición del Oscar se le tradujo en enfermedades y sinsabores. En 1960 vio como uno de sus hijos sufría daños cerebrales a los cuatro meses tras quedar atrapado entre un taxi y un autobús. Sólo dos años después, y cuando contaba siete, una de sus hijas moría por una encefalitis derivada de una sarampión. No es de extrañar que todas esas tragedias vividas derivaran en esos infartos cerebrales a mediados de los 60. Una vida marcada por el drama y el sufrimiento tanto en el amor como en una vida profesional que, a pesar del Oscar, nunca llegó a ser lo que se esperaba de ella. Debido a la lucha que siempre sostuvo contra las apoplejías y lesiones cerebrales, en la ciudad de Knoxville, donde había vivido gran parte de su niñez, existe un centro de rehabilitación con su nombre, donde se tratan este tipo de padecimientos. Su vida ha dado para tanto que incluso en 1981 se estrenó un telefilm llamado “The Patricia Neal story” que protagonizaron Glenda Jackson y Dick Bogarde.

Vídeo

Nacho Gonzalo (Coronado)

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

ruben - 10.08.2010 a las 08:26

Desde que vi la mirada, supe que era la de desayuno con diamantes. (Muy interesante el corte, ella un poco torpe, se cae todo el rato al suelo:)

Andrés - 10.08.2010 a las 12:08

La recuerdo en El Manantial pese a sus 22 años y estar junto a un star como Gary Cooper, su papel transmitía verdad, elegancia y también fragilidad.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario