In Memoriam: Vicente Aranda, maestro del erotismo más explícito

In Memoriam: Vicente Aranda, maestro del erotismo más explícito

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Vicente Aranda, uno de los directores más personales y transgresores del cine español, ha fallecido este martes a los 88 años de edad dejando una carrera llena de títulos claves de nuestro cine marcados por el erotismo, la sensualidad, la carnalidad y el drama social. Y es que, a pesar de su carácter difícil y bastante outsider para una industria deseosa de malear a sus gentes, Aranda siempre fue fiel a su estilo (aunque en la última época viviera mucho de las rentas pasadas) y, como en el caso de Bigas Luna, Pedro Almodóvar o Julio Medem, ser una figura genuina con el que todo el mundo quería trabajar, tanto por el reto que suponía acometer algunos de sus personajes (fueran de época o no siempre tenían en sus pasiones el elemento dinamizador que les robustecía y les condenaban) como por dar alas a algunos de los actores más importantes de nuestro cine.

Debutó en 1965 con “Brillante porvenir” y “Fata Morgana” perfeccionando su estilo en “Las crueles” (1969), “La novia ensangrentada” (1972), “Clara es el precio” (1975) o “Cambio de sexo” (1977). Adaptó a Juan Marsé en “La muchacha de las bragas de oro” (1980) y a Manuel Vázquez Montalbán en “Asesinato en el comité central” (1982) para desde finales de la década marcar su mejor época con las dos películas de “El Lute” convirtiendo en héroe cinematográfico y forajido a uno de los casos que más dieron que hablar, adentrarse en la posguerra española en “Si te dicen que caí” (1989) y a llegar a su momento más álgido con la sensual “Amantes” en la que el triángulo formado por Jorge Sanz, Victoria Abril (su actriz fetiche) y Maribel Verdú era puro fuego jugando con la fantasía del joven que se encuentra entre su novia candorosa y la madura más ardiente y experimentada (juego del pañuelo incluido).

InMemoriamVicenteArandaAmantes

En 1993 no llegó al mismo nivel con “El amante bilingüe” e “Intruso” pero volvería por sus fueros con “La pasión turca” (1994), “Libertarias” (1996), “La mirada del otro” (1998) y “Celos”. “Juana la loca” (2001) volvió a ser un pico en su carrera demostrando que una reina también puede enloquecer por las más bajas pasiones. A pesar de que el erotismo siempre permaneció en su cine el resto de títulos ya eran tristes sombras de su carrera ya que aquí era este el pretexto para escandalizar y alegrarse la vista más allá de intentar ofrecer algo con enjundia argumental sobre el que se asentara ese estilo. Es el ejemplo de las ambiciosas y fallidas “Carmen” (2003) y “Tirante el blanco” (2006), dos iconos de la literatura a los que no se les hizo justicia ni tampoco se les dotó de interés, y “Canciones de amor en Lolita´s Club” (2007) y “Luna caliente” (2009).

InMemoriamVicenteArandaJuanalaLoca

Compitió en los más grandes festivales. En Cannes por “El Lute II: Mañana seré libre” en 1998, en Berlín por “Amantes” en 1991 y “La mirada del otro” en 1998 y en San Sebastián por “Juana la loca” en 2001. Nominado en 12 ocasiones al Goya (la mitad de ellas como mejor director), ganó el premio por “Amantes” siendo galardonado con el Premio Nacional de Cinematografía en 1988.

Vídeo

Vídeo

Nacho Gonzalo

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario