La luz de los fotogramas: Los colores del cine de Almodóvar

La luz de los fotogramas: Los colores del cine de Almodóvar

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Todo cinéfilo que se precie conoce los trabajos del genial Pedro Almodóvar. Sus obras como director, guionista o productor han sido reconocidas en numerosas ocasiones tanto por la crítica como la industria o el público. Tiene en su haber dos premios Oscar, tres globos de oro, varios premios Goya y una decena de premios más. Cada película que estrena provoca ríos de tinta y tanto su nombre como su fotografía suelen copar un sinfín de publicaciones. Sus premieres levantan la misma expectación que cuando lo hacen las rutilantes estrellas de Hollywood. Su nombre suele ser mencionado en muchas de las entrevistas que cualquier medio español realiza a cualquier actor hollywoodiense del momento.

Existen varios aspectos de Almodóvar que son algo menos conocidos, pero por ello no significa que haga un mal trabajo, todo lo contrario. Uno de esos aspectos es su relación con la fotografía. Pedro compone cada fotograma apoyándose en colores vivos, su paleta de colores está dominada por los colores negro, rojo, azul y amarillo. La selección de colores no ha sido gratuita, cada color ha sido elegido porque tiene un significado específico, el cual pasamos a detallar.

El negro es el color de la protección, es la base dónde se asientan los demás colores que aparecen en cada historia, es el zócalo del resto de sentimientos. Se dice que el negro se identifica con la fuerza pasiva femenina, esa fuerza femenina representada en cada una de las historias que nos ha contado Pedro. Un ejemplo del color negro en sus películas, es por ejemplo el mono que con el que Robert, Antonio Banderas, viste a Vera, Elena Anaya en “La piel que habito” (2011). La prenda oscura es el escudo con el que el personaje de Vera va a protegerse del exterior, escudo que posteriormente se fusionará con el color rojo sangre.

Diseccionando la fotografía de dicha película, firmada por un gran José Luis Alcaine, de quién pronto te hablaré, Teo, en cada escena podemos encontrar que suele predominar la viveza del color rojo mutándose en distintos objetos, bien puede ser en forma de silla, representado mediante una alfombra, puede ser con un cuadro o incluso la propia sangre que siempre suele estar presente en las historias que nos cuenta Pedro.

Ya tenemos el segundo color identificativo de Almodóvar en sus películas. Sabemos que el rojo es el color de la vida, el color que representa la ambición, la atracción, el amor, la pasión o el deseo. El rojo es un color muy presente en cada una de sus películas y un espejo de ello son los carteles de cada película. Recordemos por ejemplo el cartel de la película “Hable con ella” (2002), dónde Rosario Flores emerge en un atractivo rojo y Leonor Watling está bañada por el color azul

Identificadas la función que tiene el color negro como base de todo y la fuerza que aporta el rojo, ahora nos encontramos con el papel que aporta el tercero de los colores Almodóvar, la importancia del azul. Es un color fresco, que se asocia con la mente, pero lo más importante es que dicho color conecta con la parte femenina del ser humano. Qué casualidad, ¿verdad?. Que uno de los rasgos con el que se identifican las historias que cuenta Pedro Almodóvar, que suelen ser historias femeninas, intensas, con viveza y a veces con crudeza, se identifiquen con uno de sus colores, el azul.

Para terminar con la tetralogía de colores que definen al director de cine español más universal, repasamos el protagonismo que tiene el color amarillo. Otro color brillante que ofrece un doble rasero con una línea muy delgada que marca su estado. Este puede pasar de un estado a otro totalmente opuesto con mucha facilidad. Es un color que simboliza el lujo, es un color alegre, se identifica con la fiesta. También se asocia con la parte intelectual de la mente y la expresión de los sentimientos. Aunque en el estado extremo de este color se asocia con el peligro, el miedo o el temor. Volviendo a “La piel que habito” (2011), el color amarillo aparece siempre que va a suceder una tragedia, por ejemplo, el personaje de Zeca interpretado por Roberto Álamo, está vestido de amarillo. Curiosamente va a ser este personaje el que provoque varios conflictos que alterarán el curso de la historia.

Tras este repaso al iris que nos regala Pedro Almodóvar, ya ardo en deseos en ver la fotografía de su próxima película, “Los amantes pasajeros”.

David Santamaría

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Mariana DAngelo - 21.04.2014 a las 16:48

Imagínate tú; él es todo un Genio, uno de nuestros mayores orgullos del Séptimo Arte en el “Mundo”… Siempre Almodóvar es y será el Genial… Sus colores y abstractos vuelos de gran laberinto magistral, dentro de su visión, me transportan a una dimensión fuera de este suburbio que llevo por dentro.
Mariana DAngelo- CEO & Executive Director: Periodicos: “AMÉRICA” “LAS COSTAS DE ORO” y Las Revistas: “MARIANA” y “AMÉRICA”.

Rojo Almodóvar – El Blog de Corrents - 22.04.2017 a las 16:33

[…] Muchos han sido los directores de fotografía que han trabajado con Pedro Almodóvar durante su filmografía, nombres habituales como Alfredo Mayo o Affonso Beato, los reconocidos Javier Aguirresarobe (Los otros), Rodrigo Prieto (Brokeback Mountain) o Jean-Claude Larrieu (Mi vida sin mí), pero sobretodo Ángel Luis Fernández, en los inicios, y, posteriormente, José Luis Alcaine. Pero todos ellos han conservado, y han acrecentado, esa visión y expresión del director en relación al color rojo (y no solamente, también con otros colores). […]

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario