La luz de los fotogramas: Zhao Fei, de Zhang Yimou a Woody Allen

La luz de los fotogramas: Zhao Fei, de Zhang Yimou a Woody Allen

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Tras la última película de Woody Allen, que ya comentamos, hacemos un flashback para irnos hasta el 2001, fecha en la que el neoyorkino estrenó “La maldición del escorpión de Jade”, película número 32 en su filmografía. Con este cómico homenaje al cine de detectives, descubrí a un director sobre el que ha corrido mucha tinta, pero que hasta entonces había sido esquivo a mi gusto cinéfilo. Para quienes conocen bien la obra de Allen “La maldición…” no ha sido una de sus mejores películas, aunque recibió buenas críticas, destacando principalmente la música y el guión. Pero vamos a profundizar en lo que nos compete, la fotografía de la película.

Ésta corrió a cargo de una joven pero experta mano, la del chino Zhao Fei. Reprodujo con precisión el ambiente de la época en la que se desarrollaba la historia, los años cuarenta. Las escenas estaban bañadas por un tono anaranjado, que conseguía trasladarnos a esa época. Fue un trabajo a la medida de Woody, que repetía colaboración con el director chino tras “Acordes y desacuerdos” (1999) y “Granujas de medio pelo” (2000).

Pasemos a conocer la biografía de nuestro protagonista. Zhao Fei nació en 1961 en la ciudad de Xi’an (China). De niño le entusiasmaba el trabajo de su padre como arquitecto, de ahí le vino la pasión por el dibujo. Aprendió por su cuenta a pintar, desarrolló un gusto por la literatura y el cine, gustos que adquirió a una pronta edad. Con la revolución cultural de Mao, se redujeron posibilidades de ver películas en China y, ante tal escasez, Fei aprovechaba cualquier oportunidad que pudiera surgir para poder cine.

Fue tras la muerte de Mao, cuando el cine en China empezó a recuperar el lugar que tuvo, las escuelas de arte volvieron a abrir. Tras casi más de diez años inactiva, un concurso nacional devolvió a la vida a la Beijing Film Academy, y fue allí donde Zhao Fei hizo amistad con Chen Kaige o Zhang Yimou, entre otros.

Tras graduarse en 1982, el joven fotógrafo no tardó en encontrar trabajo, aunque su debut cinematográfico fue con la película “El ladrón de caballos” (1986), dirigida por Tian Zhuang. Zhao continuó firmando la fotografía de varias películas, pero su tarjeta de presentación internacional fue cuando su amigo Zhang Yimou le reclamó para fotografiar “La linterna roja”(1992). “Trabajar conYimou en La linterna roja reforzó mi comprensión de cómo la luz, la composición del color, el movimiento y la imagen se unen en armonía”, afirmó. Con este proyecto, Zhao obtuvo el reconocimiento mundial, siendo premiado con por la National Society of Film Critics y Los Angeles Film Critics Association.

Zhao continuó haciendo cine local, pero su espaldarazo definitivo vino con la superproducción de su amigo Chen Kaige “El emperador y el asesino” (1998). Trabajo en el que invirtió 36 meses, en ese tiempo estuvo investigando, visitando castillos antiguos, copiando antiguas herramientas o muebles de la época. Tanto esfuerzo se vio recompensado cuando le concedieron el Golden Rooster, el premio más importante que concedía la cinematografía china, también fue premiado ese mismo año en el festival de Cannes. Su amigo Chen dijo: “Yo quería trabajar con Zhao desde hace mucho tiempo, admiro su inteligencia y la tranquilidad que tiene. Es alguien que parece muy casual y relajado en el set, sin embargo, es un experto en el control….”.

Tras este gran trabajo con Chen Kaige, como no podía ser de otra manera, Fei empezó a ser reclamado por la industria americana. El uso que Zhao hacía de la luz, la luminosidad de la escena llamó la atención de Woody Allen, que le llamó para que hiciese la fotografía de “Acordes y desacuerdos” (1999). Ni Woody Allen sabía hablar chino ni Zhao Fei sabía hablar inglés pero, con la ayuda de un intérprete y con muchas ganas, ambos maestros se supieron entender a la perfección. Tanto que Allen contó con el oriental para que firmase la fotografía de “Granujas de medio pelo” (2000) y “La maldición del escorpión de Jade” (2001).

Allen ha dicho de Zhao: “Es un gran talento. Está a la altura de Sven Nykvist, Gordon Willis, Carlo Di Palma o Vittorio Storaro”. Es tal la admiración que se profesan mutuamente, que Allen ha sido el único director no chino para el que ha trabajado nuestro protagonista. Tras la aventura americana, Fei volvió a su tierra, centrándose en el cine oriental. Después de “La maldición…” ha firmado la fotografía de “Guerreros del cielo y la tierra” (2003) dirigida por He Ping, “Shou ji” (2003) de Feng Xiaogang,”Tai yang zhao chang sheng qi” (2007) de Jiang Wen, Pin Bing Lee y Yang Tao, “Tie ren” (2009) de Yin Li, “Wu ren jia shi” (2010) de Zhang Yang, o la más reciente “Let the bullets fly” (2010), dirigida por Jiang Wen.

David Santamaría

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario