“La marca de Doctor Jekyll & Mister Hyde”

“La marca de Doctor Jekyll & Mister Hyde”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Una lectura empañada de cine pero con un contenido que supera el ámbito de la pantalla en muchas ocasiones, haciéndolo adecuado para cualquier lector en la mayoría de sus páginas.

Título: “La marca de Doctor Jekyll & Mister Hyde”

Autor: Varios autores

Editorial: T&B Editores

Contiene lo esperable, la relación comentada del paso del personaje por las pantallas, ADN cinéfilo habitual en este tipo de obras. Cumple a la perfección en este aspecto. Lo que resulta tal vez más atractivo es la relación de otros capítulos, necesarios para alcanzar la dimensión de libro, enfocados hacia múltiples aspectos laterales.

Ignacio del Pino recomienda al lector al iniciarse el libro que comience por la segunda parte para volver luego a la primera. No he seguido su recomendación, inspirada por el fantasma del lector superficial que todos llevamos dentro, listo para reposar en la facilidad. No era necesario porque nos metemos de inmediato en la biografía del autor de la novela, resumida excelentemente, para viajar al siglo XIX en busca de Stevenson (Mepongoensituacion.txt).

Pasaremos luego por otros capítulos, un análisis científico de personalidad comprensible, y atractivo para los no expertos, o un paseo literario igualmente interesante (Laidentidadsecreta.txt).

La relación de autores y temas expone bien su contenido:

Jekyll y Hyde por Luis Alberto de Cuenca

Mysterium iniquitatis por José Ignacio Del Pino (Psiquiatría)

Las mil caras de Jekyll & Hyde por Juan Manuel de Prada y María Cárcaba (Cine)

Mr. Hyde & Jekyll por Guillermo Busutil (Literatura)

Jekyll y Hyde, el musical por José Luis Moreno (Música)

Divisiones de lo humano: El bien y el mal, secuencias disociadas por DkiIIerpanda (Cómic)

No hay en estos momentos en las estanterías un enfoque como éste, realizado gracias al apoyo para la edición de la Semana Internacional de Cine Fantástico Costa del Sol. Sin más voluntad que la de enderezar tópicos, y por la relación personal del que escribe con el tema radiofónico, se dice en la obra que “un joven y atrevido locutor de radio llamado Orson Welles utilizará en la noche de Halloween de 1938 como si ocurriera esta invasión realmente, generando el pánico más absoluto en la ciudad de Nueva York. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”.

A pesar de la insistencia de muchos, no la de Orson Welles, y del sensacionalismo periodístico de la época, no hubo tal pánico generalizado, y desde luego no en Nueva York, donde bastaba sacar la cabeza por la ventana para ver que la ciudad ni estaba destruida ni llena de marcianos. Se dieron casos de pánico de personas desinformadas y crédulas, y en lugares poco o mal comunicados, pero fueron escasos, además de que ese día y a esa hora la radio emitía un acontecimiento deportivo que congregó a la mayoría de la audiencia, y que, además, la emisión de “La guerra de los mundos” estuvo salpicada por los habituales indicativos que recordaban de lo que se trataba.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario