“La tumba de Alejandro. El enigma”

“La tumba de Alejandro. El enigma”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Cada generación de espectadores ha tenido su Alejandro Magno. Oliver Stone fue el último en hacer su propuesta hace ahora diez años, y cada pocos años el departamento de antigüedades egipcio registra alguna petición en busca del macedonio perdido incomprensiblemente. La búsqueda de los restos del macedonio se convierte en una película digna de ser leída.

Título: “La tumba de Alejandro. El enigma”

Autor: Valerio Massimo Manfredi

Editorial: Grijalbo

El autor es profesor de arqueología en una universidad milanesa; un personaje popular entre los aficionados y en su propio país, donde practica el documental y la presencia en los medios de comunicación. El libro escrito ya hace tres años es una recopilación de lo que se creyó y se ha sabido respecto a una de las tumbas más buscadas de la Historia. En los últimos treinta años se han solicitado 15 permisos de excavación en Alejandría y entre los interesados hay todo tipo de personas. Los llaman irónica y cariñosamente “Los locos de Alejandro”. Manfredi domina el arte de narrar manteniendo siempre el interés y aportando su crédito profesional al análisis de las historias y propuestas en la búsqueda del hijo de Filippo III, el joven que conquistó cinco millones de kilómetros cuadrados y cinco millones de kilos de oro en un tiempo y en unas condiciones asombrosas.

El cine ni ha querido, ni se ha atrevido, ni tal vez tenga algún interés en proponernos un viaje realista a la época. Entre otras cosas, no es conveniente para la taquilla deshacerse de los papeles femeninos, puesto que para los griegos del siglo IV A.C. sus madres y esposas eran un poco menos que esclavas. Sólo las grandes etairas han dejado algún rastro histórico. El rastro de Alejandro, en cambio, alcanza nuestros días. Conflictos políticos en la Macedonia balcánica por los símbolos del gran guerrero o amenazas de demandas por no esconder la bisexualidad del personaje en una película. Manfredi desmonta teorías y hallazgos falsos, interesados en la publicidad o en una dedicación vital romántica, como la del más famoso de estos saqueadores de tumbas, Stelios Komoutsos, un camarero del Elite, un café de Alejandría, que en 1956 emprendió una incansable y apasionada búsqueda de la tumba de Alejandro y la continuó obstinadamente a lo largo de casi toda su vida, como si fuera una novela. Dice el autor en su prólogo:

“Estudios importantes y autores de prestigio se han ocupado de la ardua investigación, los encontraremos citados en estas páginas. Quien esto escribe ha tratado de seguir su recorrido hacia una meta enigmática y elusiva como los espejismos del desierto, y de realizar observaciones y apuntes de reflexiones dondequiera que se presente la ocasión.

Cuando los escritores cristianos se pusieron a describir al hombre nuevo y a ilustrar los valores del mundo cristiano contrapuesto al pagano, se arremetió particularmente contra Alejandro por ser el símbolo de una era dominada por el maligno. Orosio, en su Historiae Adversus paganos, hace de él un retrato escalofriante y totalmente negativo de un ser violento y sanguinario, insaciable de guerra y de poder, subversor del orden establecido, destructor implacable. Y, sin embargo, esto no sirvió para desvirtuar la figura. La posteridad ha continuado viendo en él al héroe, al antiguo guerrero que todos llevamos inconscientemente en la memoria, pero también al que supo inaugurar mundos nuevos y saberes desconocidos. La incansable búsqueda de su última reliquia es la prueba de la inmortalidad de su fascinación y de su carisma”.

Se aprenden muchas cosas en este libro, y además se hace con placer y sin esfuerzo.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario