“Las 2 vidas de Andrés Rabadán”

“Las 2 vidas de Andrés Rabadán”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial se puede visitar en español o en catalán. Escasa información presentada en tipografía de máquina de escribir para dar cierta sensación de rigurosidad periodística. La página es más que nada de los distintos proyectos que ha elaborado la productora sobre la figura de Andrés Rabadán, el asesino de la ballesta.

El argumento: Once años después de matar a su padre con una ballesta, Andrés Rabadán planea escapar del psiquiátrico penitenciario en el que se encuentra encerrado. Pero la entrada de una nueva psiquiatra y su relación cada vez más íntima con una enfermera de la prisión le hacen replantearse su huída y le sumergen en un viaje personal que lo hace enfrentarse con su propio pasado y a secretos inconfensables para intentar entender qué le pudo llevar a cometer sus horribles crímenes.

Conviene ver: “Las dos vidas de Andrés Rabadán” se mete en la mente de un asesino mediático, concretamente “el asesino de la ballesta” que saltó a los periódicos hace unos años. Esta película, además de pretender denunciar el sistema penitenciario actual, se introduce en los porques que supusieron el asesinato y en las ensoñaciones de Rabadán sobre como hubiera sido su vida de no haber ocurrido todo. La película navega en los dos mundos, el real y el soñado, las dos vidas que separan al hombre normal del que desencadena una tragedia. Álex Brendemühl da muy bien el pego de mente esquizofrénica y asesina como ya hizo en “Las horas del día”.

Conviene saber: El director Ventura Durall ya se centró en el personaje de Andrés Rabadán, que ha colaborado en la película asesorando al director y al protagonista, en el documental “El perdón”.

La crítica le da un CINCO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario