Las cinco secuencias de… Marilyn Monroe

Las cinco secuencias de… Marilyn Monroe

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (12 votos, media: 3,33 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

El 5 de Agosto de 1962, Marilyn Monroe fue encontrada muerta en el dormitorio de su casa. La causa de la muerte fue una sobredosis de barbitúricos, catalogada por la policía como “posible suicidio”, aunque nunca se demostró con certeza y distintas teorías hablan de un trágico accidente o incluso un asesinato. Probablemente, nunca sepamos con certeza lo que pasó realmente, pero si podemos quedarnos con su legado. Y ahora que se cumplen 50 años de su muerte, parece un momento ideal para repasar su carrera a través de sus cinco secuencias más destacadas.

La actriz nació el 1 de Junio de 1926 en Los Angeles y su madre, Gladys Pearl Baker, la registró como Norma Jean Mortensen dándole el apellido del hombre del que se había separado poco antes de saber que estaba embarazada. Sin embargo, no está claro que Mortensen sea el verdadero padre de la actriz. De hecho, Marilyn lo negó varias veces durante su vida, y su madre la bautizó como Norma Jeane Baker, utilizando esta vez el apellido de su primer marido que ella seguía utilizando. Gladys sufría graves problemas emocionales y financieros por lo que dejó a su hija al cuidado de unos padres adoptivos. Cuando Norma Jean tenía 7 años, volvió a estar al cuidado de su madre, pero unos meses después esta sufrió un episodio de esquizofrenia paranoide, por lo que la niña vive un tiempo en un orfanato y luego vuelve a estar al cuidado de varias familias adoptivas, hasta que a los 16 años se casa con Jim Dougherty. Hay muchos rumores no confirmados de abusos y otros problemas hasta que se casó, pero lo único que se sabe con certeza es que era solitaria y le encantaba ir al cine. Pronto los Estados Unidos entrarán en guerra y el marido de la futura actriz se alista en la marina. Mientras, Norma Jeane empieza a trabajar en una fábrica, hasta que la convencen de que se inscriba en una agencia de modelos, la Blue Book Agency. Años después la actriz contaría que la agencia necesitaba actrices rubias, por lo que tiñó su pelo moreno mientras se convertía en una de las modelos de más éxito de la compañía.

En 1946 consigue su primer contrato cinematográfico para la 20th Century Fox y se divorcia de su primer marido, el cual no veía con buenos ojos su ascendente carrera como modelo. La actriz empieza a aparecer como extra en un número indeterminado de películas y es en esta etapa en la que elige el nombre artístico por el que pasará a la historia: Marilyn Monroe. El nombre, Marilyn, lo toma de Marilyn Miller, una exitosa actriz en Broadway en los años 20 y 30, mientras que el apellido, Monroe, era el de soltera de su madre. De todas formas, no aparecería acreditada en ninguna de las películas de esta etapa y no aparecería en pantalla, hasta que en 1948 firma un contrato con Columbia y por primera vez logra un papel importante, en el musical “Las chicas del coro”. La película no recibe buenas críticas y la actriz es despedida. Sin empleo y sin encontrar otra oportunidad en el cine, vuelve a su trabajo de modelo y posa desnuda para un fotógrafo. Sus fotos tumbada sobre una gran tela roja darían mucho que hablar años después, pero mientras tanto logra otra oportunidad con un pequeño papel en la última película de los hermanos Marx, “Amor en conserva”. Era 1949, y su actuación llamó la atención de un agente que le consiguió pequeños papeles en tres películas, todas estrenadas al año siguiente, y una audición con John Huston, que la contrató para participar en “La jungla de asfalto”. Marilyn recibió muy buenas críticas en su primera película importante y, entre otros muchos, le gustó a Joseph Mankiewicz que le dio un pequeño papel en “Eva al desnudo”, junto a Bette Davis y Anne Baxter. Tras estas exitosas interpretaciones, Monroe firmó un contrato de 7 años, se operó la nariz, presentó uno de los premios Oscar en la ceremonia que encumbró a “Eva al desnudo”, y se matriculó en la Universidad de California. También tuvo pequeños papeles en varias películas y al año siguiente, por fin logró un papel protagonista en “Niebla en el alma” y trabajó a las órdenes de Fritz Lang en “Encuentro en la noche” y de Howard Hawks en “Me siento rejuvenecer”. Parece ser que en estas películas ya comenzaba a tener problemas para recordar los papeles y llegar puntual a los rodajes, pero su popularidad iba creciendo sin freno. También ayudó el escándalo que se produjo al aparecer una de las fotos en las que posaba desnuda en un calendario, imágenes que se difundieron todavía más al año siguiente en el primer número de la revista Playboy, cuando la actriz ya estaba en la cima.

Los caballeros las prefieren rubias (1953)

Tras interpretar con acierto una mujer fatal en la infravalorada “Niágara”, de Henry Hathaway, protagonizó junto a Jane Russell “Los caballeros las prefieren rubias”. Monroe interpretaba a Lorelai Lee, una ingenua cantante y bailarina. Las dos actrices se hicieron muy amigas, y Russell declaró que Marilyn era “muy tímida, muy dulce, y mucho más inteligente de lo que la gente piensa”. Según cuenta Jane Russell en su autobiografía, Monroe estaba entregada de lleno al papel, ensayando todas las tardes sus rutinas de baile incluso cuando ya se había marchado todo el equipo, pero por las mañanas seguía llegando tarde a los rodajes. Al ver la creciente impaciencia del director, empezó a recogerla en su camerino para que llegara antes. Marilyn logró una mención especial en los Globos de Oro, y las dos actrices dejaron sus huellas en el Teatro Chino el día del estreno, aumentando un poco más la popularidad que les daba su interpretación con secuencias como la canción de apertura Two little girls from Little Rock. Pero la más recordada de todas es la canción de Marilyn Diamonds are a girl’s best friend, secuencia que puedes ver a continuación. La canción fuera creada para la obra de Broadway en la que se basaba la película, pero fue Marilyn la que la convirtió en inmortal. Una actuación inolvidable desde la coreografía hasta el vestido, en la que utilizó su propia voz excepto en un par de frases. El AFI la considera una de las canciones más importantes de la historia del cine. Muchas cantantes han realizado versiones de la canción, incluyendo la de Nicole Kidman para “Moulin Rouge”. Madonna basó su vídeo de Material girl en esta secuencia.

Vídeo

La tentación vive arriba (1955)

En 1953 también estrenó “Cómo casarse con un millonario” junto a Lauren Bacall y Betty Grable, convirtiéndose en la estrella más popular y excitante del momento, y Otto Preminger la dirigió en “Río sin retorno”. Fue un rodaje muy complicado, con un odio mutuo de director y actriz complicado por la presencia de la profesora de interpretación de Marilyn, y sólo Robert Mitchum, viejo amigo de Monroe, podía calmar algo las cosas. La tensión aumentó cuando se presentó un celoso Joe DiMaggio, con el que Marilyn se casaría un año después. Además se produjeron multitud de accidentes y retrasos. La película se estrenó al año siguiente con malas críticas, aunque funcionó bien en taquilla gracias a la pareja protagonista y la espectacularidad del Cinemascope. Monroe quedó bastante afectada por ese rodaje y desapareció por un tiempo. De hecho, no se presentó al rodaje de una película con Frank Sinatra. Sólo el apoyo de DiMaggio le permitió seguir adelante, y ambos se casaron a comienzos de 1954. Tras una luna de miel en Japón y Corea, donde actuó para 13.000 marines, volvió a Hollywood para actuar en el fallido musical “Luces de candilejas”. Cuando se estrenó, las críticas fueron feroces contra la actriz que pasaba por un difícil momento personal y acababa de terminar de rodar su siguiente film, “La tentación vive arriba”. En la película, dirigida por Billy Wilder, Marilyn interpreta a la ingenua chica que desde el piso de arriba tienta al protagonista, el cual se ha quedado trabajando en casa en Agosto mientras su mujer e hijos disfrutan en la playa. El resultado fue una divertida comedia que la AFI ha citado entre las 100 mejores, pero la película ha pasado a la historia por la inolvidable imagen de Marilyn sujetándose las faldas tras pasar por encima de una rejilla de ventilación del metro. Para grabar la secuencia, el equipo de rodaje se trasladó a Nueva York, donde la rubia actriz causó una gran sensación. Si en escenas previas ya había un gran interés, cuando llegó el momento de inmortalizar las faldas al vuelo de Marilyn, la madrugada del 15 de Septiembre, una enorme multitud se apretaba para ver algo. Para rodar la toma, la actriz se quedaba de pie encima de la rejilla, mientras el jefe de efectos especiales accionaba un gran ventilador bajo ella. Se hicieron muchas tomas durante más de dos horas, con la actriz derrochando simpatía a la multitud congregada para verla. Las muchas fotografías de esa noche recorrieron el mundo entero y mostraron mucho más que la propia película, produciendo la deseada publicidad. Los problemas vinieron después, pues DiMaggio se enteró de que se iba rodar dicha escena, cogió un avión a Nueva York y vio furioso como la multitud lanzaba gritos de aprobación cada vez que se levantaba la falda. Los gritos y golpes que se oyeron después en el hotel de la actriz, supusieron el fin del mediático matrimonio entre la actriz y el deportista. La película fue un rotundo éxito de taquilla y la actriz recibió buenas críticas incluyendo una nominación a los BAFTA, lo que le permitió recuperarse de la depresión por el fracaso de su matrimonio y de su anterior film.

Vídeo

Ver en Versión Original

Bus stop (1956)

Durante 1955 la actriz no rodó ninguna película. En lugar de eso, intentó mejorar sus dotes interpretativas. Primero, Truman Capote le presentó a Constance Collier, que le dio varias lecciones de interpretación, pero a las pocas semanas murió. Fue entonces cuando empezó a estudiar con Lee Strasberg en el Actors Studio. El legendario profesor llegó a decir que tras haber trabajado con miles de actores, sólo dos sobresalían sobre los demás: Marlon Brando y Marilyn Monroe. Y tras un año, volvió a ponerse tras las cámaras en “Bus stop”, una comedia dirigida por Joshua Logan que también había estudiado “el método” interpretativo. Para esta película, Monroe reemplazó a su ayudante de interpretación por Paula Strasberg, que se convirtió en una presencia constante en todas las películas de Marilyn a partir de entonces. En esta película, la actriz interpreta a Chérie, una cantante de taberna con talento limitado de la que se enamora el cowboy “Bo” Decker. Su vestuario, maquillaje y peinado reflejaban un personaje que carecía de sofisticación, y Marilyn canta y baila intencionadamente de manera mediocre para un público que no la aprecia en una secuencia que no podemos ver a continuación, por problemas de derechos, pero que se ve en parte en el trailer. Una gran actuación que debería haber sido premiada, según el director, con la nominación al Oscar, pero que en su lugar se vio recompensada por la nominación en los Globos de Oro.

Vídeo

Con faldas y a lo loco (1959)

En el verano de 1956 la actriz se casa por tercera vez, con el escritor Arthur Miller. Poco antes de su matrimonio, murió la acompañante de un reportero que les perseguía en busca de noticias para desesperación de la sensible actriz. Durante su noviazgo, Marilyn sufrió presiones para que rompiera la relación antes de que perjudicara su carrera, pues se consideraba al autor de “Muerte de un viajante” como un peligroso comunista que incluso tuvo que declarar ante la Comisión de Actividades Antiamericanas. La propia Monroe fue espiada por el FBI. Pocos días después de la boda, los Miller volaron a Londres donde fueron recibidos por Laurence Olivier y su esposa Vivien Leigh. Olivier iba a dirigir y coprotagonizar junto a Marilyn “El príncipe y la corista”, un rodaje que revivimos recientemente con la interpretación de Michelle Williams en “Mi semana con Marilyn”. Olivier admiraba a la actriz rubia, pero terminó desesperado, no sólo por los retrasos de la actriz sino, sobre todo, por la dependencia de esta a Paula Strasberg. Al terminar el rodaje de la película, la única bajo la producción de Marilyn Monroe Productions, la actriz volvió a Nueva York y descubrió que estaba embarazada. Por desgracia, sufrió un aborto involuntario que la hundió en una gran depresión. Estuvo un año sin actuar, pero ella y su marido necesitaban el dinero gastado en abogados para defender a Miller de su acusación de antiamericanismo así que Marilyn escribió a Wilder diciéndole lo mucho que disfrutó bajo sus órdenes y cuanto deseaba volver a actuar con él. En esos momentos, el director estaba buscando una actriz para el papel de Sugar Kane en “Con faldas y a lo loco” por lo que le ofreció encantado el papel y ésta acepto sin mirar siquiera el guion. Cuando lo hizo quedó horrorizada, otro papel de rubia tonta que ni siquiera distinguía a dos hombres disfrazados de mujer. Además, Wilder exigía que se rodara en blanco y negro, provocando más protestas de la actriz, que además se presentó al rodaje con 10 kilos de más. Todo hacía presagiar un rodaje complicado, pero fue un auténtico infierno. La actriz pasaba un estado anímico y emocional terrible, abusaba del alcohol y los tranquilizantes, llegaba siempre varias horas tarde al rodaje y era incapaz de recordar los diálogos. En una escena, debía llamar a la puerta y decir: “Soy yo, Sugar”, pero hubo que repetirla 47 veces. Pero el record fue otra en la que su frase era: “¿Dónde está el bourbon?”, pero la actriz era incapaz de decir bien el texto. Llegaron a escribirlo en todos los cajones pero, aun así, hubo que repetir la toma 83 veces. Tantos fallos provocaron la irritación de sus compañeros de reparto, especialmente un Tony Curtis al que se llegó a atribuir la frase: “Besar a Marilyn es como besar a Hitler”, aunque luego el actor lo desmintió. Pero es que a causa de los múltiples errores de Monroe, cuando ésta por fin acertaba a decir su frase, se convertía en la toma definitiva, independientemente de como estuvieran los actores. Jack Lemmon fue mucho más paciente y evitó mostrar su frustración por tantos errores y retrasos, pues se sentía abrumado por la creciente infelicidad de Marilyn. La constante presencia de Paula Strasberg en el set tampoco ayudaba. En la escena de su entrada en la estación, Wilder intentaba explicar a la actriz como debía de comportarse, pero ésta le interrumpió diciendo que no le explicase la secuencia porque interfería con su concepción de la misma, y todo ello mientras buscaba con la mirada la aprobación de su profesora de interpretación. De hecho, esta secuencia fue modificada por las quejas de la actriz, que no entendía que las cámaras le prestasen menos atención a ella que a Lemmon y Curtis. “Cuando yo entro en escena nadie va a fijarse en Tony Curtis interpretando a Joan Crawford”, declaró. Y se añadió su entrada contoneándose por el andén hasta que la interrumpe un chorro de vapor. Una maravillosa secuencia que puedes ver a continuación. La película tuvo otros momentos inolvidables, como la canción I wanna be loved by you o el mítico final, en el que en un principio debería tener Monroe una presencia mucho mayor, pero su situación cada vez más inestable lo impidió. De hecho, Arthur Miller pidió que sólo rodara por las mañanas por estar demasiado agotada para el calor de la tarde, a lo que Wilder respondió que no habría ningún problema si no fuera porque nunca aparecía antes de las doce. El verdadero motivo de esta petición era que Marilyn estaba de nuevo embarazada, pero la película pudo terminarse y fue un gran éxito. Las críticas también fueron muy positivas y la interpretación de la actriz fue premiada con un Globo de Oro. Hoy en día, se considera una de las obras cumbres de la comedia.

Vídeo

Ver en Versión Original

Vidas rebeldes (1961)

Con el rodaje de “Con faldas y a lo loco” terminado, la actriz sufrió otro aborto espontáneo, que la hundió aún más en la depresión que a duras penas pudo paliar el éxito de la película. Su siguiente película fue “El millonario”, que no convencía demasiado a Marilyn pero tuvo que hacer por contrato. Eso si, logró que se aceptara una reescritura del guion a cargo de su marido. El resultado fue un fracaso tanto de crítica como de público y, además, tuvo un romance con el protagonista que dañó su matrimonio con Miller. Y la salud de Monroe era cada vez peor, con problemas de insomnio, visitas casi diarias al psiquiatra y adicción a los somníferos. Tras separarse de su anterior mujer, Miller había escrito un cuento corto titulado “Vidas rebeldes”, que decidió ampliar hasta dar lugar a un guion cinematográfico que pudiera interpretar Marilyn. También pensaba en Clark Gable, ídolo de infancia de la actriz, para el papel que terminó siendo el último del actor de “Lo que el viento se llevó”. Cuando Miller empezó a escribir la adaptación, estaba profundamente enamorado de la actriz protagonista, pero tras varias reescrituras, terminó plasmando en la historia sus problemas con ella. Cuando comenzó el rodaje, Miller y Monroe discutían abiertamente delante de todo el mundo. El rodaje se vio interrumpido en varias ocasiones por la frágil salud de la actriz, pero también por problemas del director John Huston. De todas formas, la actuación de Marilyn resultó magnífica y conmovedora. También la que se siente como más cercana a su tragedia personal, probablemente por el conocimiento que tenía de ella Miller. La secuencia donde tratan de cazar una manada de potros, que puedes ver a continuación, se pudo rodar por fin, pero tras una espera de varios meses de interrupciones. Resultó durísima en el plano físico, pues a pesar de contar con especialistas, en los planos medios y cortos eran los actores los que hacían las escenas, incluida Marilyn. Puedes ver la secuencia a continuación, una secuencia que fue demasiado dura para Gable, que murió de un ataque al corazón 12 días después de terminar el rodaje. La viuda, declaró que no fue el agotamiento físico lo que le mató sino la horrible tensión y las eternas esperas que le lanzaron a mantenerse siempre ocupado y ser arrastrado por unos caballos donde deberían estar los especialistas.

Vídeo

Ver en Versión Original

Tras la película, Marilyn se separó del dramaturgo y comenzó a visitar a diario a un psicoanalista. Cuando los periodistas le preguntaron si se sentía culpable de la muerte de Gable se negó a responder, pero esa idea seguro que fue otro factor determinante en su creciente depresión. En 1962, comenzó a rodar una nueva película, “Something’s got to give”, a las ordenes de George Cukor, pero nunca la terminaría. Ese mismo año recibiría otro Globo de Oro especial y en Mayo asistió a la celebración del cumpleaños de John F. Kennedy cantando el recordado Happy birthday, Mr. President en una de sus últimas apariciones en público. Con tantas enfermedades y ausencias, la actriz fue despedida. En las últimas semanas de su vida estuvo negociando nuevos contratos, además de relanzar su popularidad en varias revistas. El 5 de Agosto fue encontrada muerta por sobredosis de barbitúricos, como demostraría la autopsia, y se dispararon las hipótesis y teorías conspirativas. Está enterrada en el Westwood Village Memorial Park Cemetery de Los Angeles.

Tu primo.
Email_Galicia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Daniela Campos - 13.01.2014 a las 20:25

Admiro la belleza e inteligencia que tenía Marilyn Monroe, esa actitud seductora y un físico perfecto, buscando más información sobre su vida encontré en http://www.1001consejos.com/frases-de-marilyn-monroe varias frases de ella, cada una mostrando esa mujer sensible e inestable emocionalmente que escondía.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario