Las listas de Moriarty: Garajes, ¡qué lugares!

Las listas de Moriarty: Garajes, ¡qué lugares!

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,80 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Me cuesta entender la extraña fascinación que muestran muchos de mis congéneres por los garajes. Esos espacios residuales, sucios y desordenados, burdos parásitos edificatorios sólo superados en su mediocridad por los trasteros. No obstante parecen un mal necesario ya que… ¿dónde sino podría yo tener a buen recaudo mi exquisita colección de automóviles? No es que yo me haya alguna vez rebajado a deambular por tan repugnantes espacios, pues soy firme en mi opinión de que no debería permitírsele comprar un coche a nadie que no pueda tener a un chófer bien uniformado que le recoja en la puerta de su mansión. “¿Te gusta conducir?” ¡Pamplinas!

Pero ahí están, no sólo formando parte de sus vidas sino también de sus películas. Lo mismo dando cobijo a metamorfosis personales que a proyectos científicos del más alto nivel, míticos a la par que místicos.

Quizás el más famoso de todos los garajes, con permiso de Míster Gates, se encuentre en el 2066 de Crist Drive, Los Altos (California), el lugar elegido por ese Santo del siglo XXI (Steve Job) y su principal acólito (Stephen Wozniak) para crear esa empresa, que es capaz de poner de acuerdo tanto al bróker de Wall Street como al mendigo de la esquina de mi casa que ahora se ha vuelto bloguero.

Yo que quieres que te diga, pero como bien sabes, las modas no van mucho conmigo así que no creo que pierda el tiempo viendo esa pseudo-biografía del pseudo-mito Jobs interpretado por un actor, cuyo mayor mérito ha sido levantarle la mujer a John McClane y compartir algo más que consejos de belleza… Aunque bien visto, creo que ese asunto sí que le hace merecedor de que pierda 90 minutos de mi vida viendo la película en mi iPad.

Primer (Shane Carruth, 1999)

¿Cuánto es suficiente? Cuatro amigos que lo tienen todo pero intentan ganarse un dinerillo extra para la caja B al margen de su trabajo como ingenieros tienen un golpe de suerte ¿Qué intentarías si tuvieras una máquina del tiempo guardada en el garaje?

Desde antes de Maquiavelo estaba clara la tendencia del poder a corromper incluso al más cultivado de los individuos, cuando se trata de la habilidad de viajar en el tiempo y de enriquecerse con ello ¿quién podría resistirse a la idea?

Prepárate para aceptar las consecuencias…

Vídeo

Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985)

Tal vez la cosa no siempre tenga que resultar en tragedia. En ocasiones las personas que ostentan el poder carecen de la ambición que pueda hacer que todo se tuerza.

Parece desde luego que la historia sería muy distinta si el atolondrado Marty McFly no fuera el piloto del espectacular Delorean DMC-12, como ya nos dejan atisbar en la primera secuela de esta saga.

Si guardas un poco de plutonio en tu garaje y estás cansado del aspecto de tu viejo coche, tal vez sea el momento de hacerse con un condensador de fluzo y que empiece el tuning.

Vídeo

American beauty (Sam Mendes, 1999)

Aunque no todo tiene que ser física nuclear ni viajes en el tiempo. En ocasiones las transformaciones ocurren en el interior de las personas de manera casi íntima, pero las consecuencias pueden ser igual de devastadoras.

Cuando Lester Burnham decide darle un vuelco a su vida y romper con la mediocridad y monotonía de su apacible vida de suburbios, se encierra en su garaje, como si de una crisálida se tratara, y empieza a trabajar en su metamorfosis.

Sale de su garaje decidido a cambiar su vida y el mundo y, aunque el éxito parece al alcance de su mano, consecuencias inesperadas aguardan a la vuelta de la esquina.

Vídeo

The Wonders (Tom Hanks, 1996)

Puede que desarrollar un imperio tecnológico a escala mundial con una manzana al frente sea algo digno de elogio, y seguramente construir una máquina del tiempo sea algo que nunca dejará el territorio de la ciencia ficción para formar parte de nuestras vidas, sin embargo pocas cosas hay comparables a la hazaña llevada a cabo por Mr. White sacando a una pandilla de adolescentes desalineados de su garaje para conducirlos hasta el número uno de las listas.

Los garajes y la música tienen una relación indudable en la historia, aunque sea únicamente para ahogar los gañidos que torturarían sin compasión a cualquier familia por comprensiva o amorosa que fuera, y en ocasiones para servir de cuartel a algunos de los grandes de la Historia… aunque no sea el caso de nuestros protagonistas.

Vídeo

Batman recuerda (Paul A. Kaufman, 2003)

Si el hábito no hace al monje tal vez el coche pueda hacer al garaje. Si el coche del que hablamos es el inigualable batmóvil en el que se desplazaban los míticos Adam West y Burt Ward poco margen queda para la discusión.

Poca gente sabe que antes de que Christopher Nolan se decidiera a salvar a Batman de sus últimos fiascos cinematográficos, fue Paul A. Kaufman quién recupero, para gran goce de nostálgicos de las onomatopeyas superpuestas en pantalla, a los personajes y protagonistas de la gran serie de los 60.

¿Quién no querría robar este coche? Cuidado con lo que haces, porque ellos irán a por ti.

Vídeo

“El mal nunca duerme, simplemente se echa la siesta”.

James Moriarty

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario