“Los hambrientos y los saciados”

“Los hambrientos y los saciados”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Hace cinco años Timur Vermes sorprendió y divirtió con “Ha vuelto”, sin desear, entiendo, que el libro que se transformó en película y uno de los mayores éxitos editoriales en Alemania y Europa, tendría cierta condición profética evidenciada en votos y representación parlamentaria miedosamente conservadora en toda Europa. El cerebro de este tipo vuelve a demostrar una capacidad sobresaliente para la ironía hiriente y la sonrisa que provoca este nuevo libro también queda congelada a menudo por un escalofrío.

Título: “Los hambrientos y los saciados”

Autor: Timur Vermes

Editorial: Seix Barral

En 2016 había unos 70 millones de personas en busca de refugio y en estos momentos se calculan más de 25 millones de refugiados en lugares diversos. Un solo campo en Bangladesh reúne a cerca de 700.000 personas y en un campamento de Kenia viven más de 200.000.

Mahmoud, uno de los refugiados creados por Timur Vermes, podría reconocer cuánta razón tiene uno de sus compañeros, Miki, al valorar la situación porque ha pasado demasiado tiempo desde el momento en que Alemania abrió sus puertas: “En aquel entonces, cuando tenían a una mujer como Merkel. A quien entonces estaba en el radio de acción le tocó el gordo de la lotería. Pero eso no se repetirá”. Ambos llevan ya año y medio allí metidos y así continuarán tiempo y más tiempo.

Cuando la gente se metía en las pateras, Europa trató de cerrar el Mediterráneo. Y una vez que Europa se percató de que no era posible cerrar un mar entero, de que ni siquiera podía mantenerse vigilada una costa sinuosa de decenas de miles de kilómetros, trasladaron otra vez la frontera a tierra firme, pero esta vez a África. Pagaron a Argelia, a Túnez, a Egipto y a Marruecos, y un poco también a los libios, pero menos, claro. Porque en Libia siguen sin saber a quién tienen que ponerle el dinero en la mano. Sin embargo, eso no les ha bastado a los europeos. También porque los norteafricanos se volvieron más avispados: a veces reflexionaban en voz alta sobre lo que pasaría si alguna vez no vigilaban tan cuidadosamente esas fronteras. Lo aprendieron de los turcos; observándolos, vieron cuánto respeto y cuánta consideración puede obtenerse si se maneja con habilidad la palanca de los refugiados. Así que los europeos recurrieron otra vez a su dinero y trazaron la siguiente línea al sur del Sahara. Es allí donde se encuentra el campamento al que se dirige una de las estrellas de la televisión alemana, en busca de un nuevo programa, capaz de alcanzar audiencias millonarias.

La historia evoluciona entre política, intereses televisivos y migrantes desplazados hasta alcanzar un clímax final de una potencia tremenda y perturbadora. Roguemos para que Timur Vermes carezca en este caso de visión profética.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario