"Marcelino, el mejor payaso del mundo"

"Marcelino, el mejor payaso del mundo"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Docudrama sobre Marcelino Orbés, considerado el mejor payaso del mundo desde 1900 a 1914, triunfando en Londres y Nueva York. Fue el mejor y el más aclamado por el público en la mayor industria del entretenimiento de la época. Actuaba en el teatro más grande jamás construido, El Hippodrome, y lo veían 2 millones y medio de personas al año. No sólo fue un payaso sino un clown, acróbata y un cómico admirado por Charles Chaplin y del que Buster Keaton afirmó que era el mejor del mundo. Nacido en Jaca (Aragón), recorrió España, Europa y EE.UU. haciendo reír a la gente pero acabó protagonizando el tópico del payaso atormentado fuera de los escenarios.

Conviene ver: “Marcelino, el mejor payaso del mundo” es un homenaje a la profesión del cómico total aquí en forma de clown abnegado y talentoso en una época en la que el arte vivía unido a las penurias, los sacrificios, los prejuicios y la soledad en unos tiempos difíciles llenos de miseria e incomprensión en los que la única prioridad era poder llevar algo caliente a casa. El mito del payaso triste cobra aquí realidad con la figura de este Marcelino al que representa en sus partes ficcionadas un estupendo Pepe Viyuela ocupando un lugar en la que la fama es efímera, los sinsabores continuos y los cambios de gusto del público la eterna amenaza. Minucioso y elaborado trabajo en la parte de archivo que se inserta bien con el discurrir de la personalidad y el esplendor y caída de uno de estos artistas plenos cercanos al renacentismo por su polivalencia y que vio como la llegada del cine provocó que la atención de su público quedara lejos de los espectáculos circenses. Una referencia para Chaplin, del que cogió su atuendo y movimientos con el bastón, y que en la cresta de la ola llegó a ser más popular que el mago Houdini en el Londres de primeros de siglo primero y en Nueva York posteriormente como opción del mejor entretenimiento. Un retrato sobre las luces y las sombras del mundo del espectáculo, así como el auge de la fama y el declive marchito de la misma, a través de una tierna figura, la de un trabajador incansable en lo suyo y al que, en este caso, se le reivindica con justicia en este título tan tierno como desolador y que muestra la amargura detrás de la sonrisa que llevaría al suicidio del artista, hecho que fue el único que le devolvió a los papeles cuando ya era demasiado tarde para este aragonés que tuvo el mundo del entretenimiento a sus pies antes de comprobar también los vaivenes e ingratitud del mismo.

Conviene saber: La cinta está dirigida por Germán Roda.

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario