“Mi querido brontosaurio”

“Mi querido brontosaurio”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Desde que “Parque Jurásico” convirtió la dinomanía en una pandemia universal han transcurrido veinte años que se han llevado por delante el aspecto de todos los dinosaurios recreados por Spielberg. Su presencia en pantalla sigue siendo tan constante que este año se estrenan 3 películas con dinosaurios. Este libro no sólo es lo más reciente que llega a las librerías, sino que su capacidad de divulgación hace que no importe un coprolito que te atraigan los dinosaurios para disfrutar y aprender de él.

Título: “Mi querido brontosaurio”

Autor: Brian Switek

Editorial: Ariel

Switek es periodista científico, columnista de National Geographic, y un enamorado de los dinosaurios desde que los recuerda en el televisor en blanco y negro de sus padres. Con el tiempo su enamoramiento ha ido a mucho más y tiene las herramientas del oficio para convertirnos en compañeros de viaje atentos a lo que cuenta. Nos lleva con él a desiertos olvidados, museos perdidos y museos muy visitados, al Cretácico y al Jurásico, derribando menos huesos que Cary Grant en “La fiera de mi niña”, pero muchas creencias populares basadas en las imágenes del cine.

Hace ya veinte años que se asentaron las nuevas aportaciones de la ciencia sobre los dinosaurios. En pocas disciplinas se ha avanzado tanto en los últimos años; pero el cine popular todavía no se ha atrevido a actualizar los datos en la representación que nos ofrece de la época prehistórica, llegando a calificar de dinosaurios a cualquier ser salido de hace más de 65 millones de años. Switek ha entrevistado a muchos especialistas y recurre con frecuencia a imágenes con fuerza (Aeropuerto.txt).

La Editorial suele incluir argumentos de venta en las notas que nos hacen llegar a los periodistas. En este caso se incluye el siguiente: “El tiranosaurio tenía plumas”. He hablado con José Vicente Casado, constructor de dinosaurios para diversas entidades, y me ha confirmado que no hay museo ni organismo que encargue o acepte un tiranosaurio emplumado por mucho que así fueran. No es probable que esta actitud se mantenga indefinidamente, puesto que es el cine y no la ciencia museística quien prefiere la leyenda a la realidad, pero de momento los dinosaurios míticos solo se asoman a los documentales y los libros de divulgación como éste, que, además de informado, no carece de sentido del humor y capacidad autocrítica.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Jesus - 04.06.2014 a las 10:10

Como aficionado lo leí cuando salió hace unas semanas. Se lee muy bien, en efecto, y se lo he pasado a mi hijo de trece años, que es apasionado de los dinosaurios.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario