“Misterio en blanco”

“Misterio en blanco”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,67 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Esta historia se publicó en el mejor periodo del autor, cuando su obra de teatro “Número 17” había triunfado en Londres, y se encontró con que Hitchcock, que acababa de regresar de dar la vuelta al mundo con su mujer y su hija, convertía la aventura que había escrito un lustro antes en su siguiente película, un thriller acerca de una casa de ladrones, un collar robado, una chica y su amigo detective, y una carrera vertiginosa implicando a un tren, coches perseguidores y un transbordador que espera.

Título: “Misterio en blanco”

Autor: Joseph Jefferson Farjeon

Editorial: Siruela

Acabo de pasar dos días aislado por la nieve, en compañía de un grupo de personajes que desprenden aroma británico de los años treinta. Dos mujeres y cuatro hombres sumergidos en un misterio digno de la época, uno de los mejor construidos del género, con permiso de Agatha Christie.

Fue la reedición en 2014 de “Misterio en blanco” lo que resucitó a Joseph Jefferson Farjeon; siguieron dos nuevas reediciones en 2015 (“Trece invitados” y “The Z murders”), y el año pasado le tocó a “Seven dead”, con el regreso del detective-inspector Kendall, porque no hay escritor de misterio de la época que no creara su propio investigador.

Las maneras de los personajes, el lenguaje bien traducido, las reacciones entre teatralidad e impasibilidad; un juego con crimen y desconcierto. Podría llevarse al teatro con el mínimo esfuerzo porque su autor es un dramaturgo que llenaba los locales en el periodo de entreguerras. Conserva el puritanismo postvictoriano suficiente para convertir a una corista en buena chica enamoradiza, o hacer reaccionar caballerosamente a un joven de “buena familia” sin pensar en las consecuencias para sí mismo, caracteres que llenan los libros y el cine del periodo.

Otros aspectos, que hoy resultan “vintage”, colaboran a la sensación de naftalina evocadora, pero cualquier olor excesivo queda olvidado ante los acontecimientos. ¿Qué hace una casa vacía, con las chimeneas encendidas y la tetera caliente? Además de estar en mitad de una nevada monumental, aislada por más de un metro de nieve, y donde llegan algunos de los protagonistas apenas comenzado el libro.

Tras años de olvido, la reedición en Inglaterra de Joseph Jefferson Farjeon lo ha devuelto al panorama de nombres de la época dorada de las historias de detectives. Murió con más de 70 años en 1955, habiendo probado el éxito por su habilidad “espeluznante” para construir misterios, según admiraba la creadora del detective Peter Wimsey, un lord todavía popular entre los aficionados.

Farjeon trabajó nueve horas diarias durante diez años para la editorial Amalgamated Press en Londres. Era empleado fijo y realizó toda clase de tareas en unas oficinas donde se editaban desde cómics hasta libros educativos, pasando por los de bolsillo y por revistas variadas. Pudo independizarse por fin como freelance gracias a sus obras de teatro y a unirse a la serie Penguin Crime.

La historia se desarrolla en dos días, Nochebuena y Navidad. Yo he aumentado el placer con un té negro con especias, clavo, canela, naranja… que su vendedor califica de navideño.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario