"Mystic river"

"Mystic river"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Lehane es muy bueno pintando fragmentos de estilo de vida americana, exportados a todo el mundo a través de la pantalla. En este caso gracias al mejor trabajo de la carrera del actor Sean Penn contratado por Clint Eastwood para el papel del ex presidiario cuya hija es asesinada, acompañado por Kevin Bacon como policía y Tim Robbins como víctima de las circunstancias tanto en su adolescencia como después. El crimen los vuelve a reunir en esta historia, más ambiciosa que la mayoría de las novelas negras, y que fue elogiada y catalogada de gran tragedia norteamericana por la crítica tras su publicación en 2001.

Título: "Mystic river"

Autor: Dennis Lehane

Editorial: Salamandra

Dennis Lehane no es un desconocido para los lectores en castellano, he disfrutado con "Ese mundo desaparecido" y con "Después de la caída"; ahora se suma una de las grandes novelas negras de la literatura americana en este siglo. La historia gira en torno a tres amigos de un barrio pobre y conflictivo de Boston, a los que separa y une un incidente oscuro de su infancia. Son tres vidas que Lehane comienza con el primer capítulo, llamado "Los niños que escaparon de los lobos", una adolescencia que se cierra con un acontecimiento que deja huellas en cualquier persona que lo sufra.

Como dicen los americanos, "fade out and fade in" 25 años más tarde, para saltar a una madurez de los tres personajes ya cargada de acontecimientos que han dejado cicatrices en el alma, amores perdidos, decisiones inolvidables por las que se pagará siempre, amistades dejadas, algunos aciertos, orgullos y valores que cualquier lector puede comprender y compartir.

El texto está repleto de imágenes brillantes, que surgen en cada página para definir sentimientos, impresiones, olores  y momentos impactantes y fáciles de entender. ¿Quién no ha vivido o sufrido la experiencia de un ser que fue querido y luego perdido o alejado sin más razones que el paso del tiempo? Lehane escribe con el talento que se necesita para llegar hasta nosotros con el menor número de palabras posibles. Todo hueso, ni gota de grasa. Así define, por ejemplo, la sonrisa del padre de uno de los protagonistas: "una sonrisa distendida con la que Sean lo había visto apaciguar más de una vez las iras de su madre como si se las apagara por dentro con un interruptor"; y así nos lleva Lehane al barrio de Boston donde viven los tres chicos de su novela:

"Vivían todos en East Buckingham, al oeste del centro, un barrio de colmados aprovechados hasta el último milímetro, pequeños parques infantiles, y carnicerías con carne todavía roja de sangre colgando en el escaparate. Los bares tenían nombres irlandeses, y la mayoría de los coches aparcados junto a las aceras eran modelo Dodge Dart. Las mujeres llevaban un pañuelo atado por detrás de la cabeza y monederos de piel falsa, de los de clic, para los cigarrillos.

Hasta hacía bien poco, un par de años quizá, a los chicos mayores los sacaban de las calles —casi parecía que se los llevasen naves espaciales— y los mandaban a la guerra. Volvían vacíos y taciturnos al cabo de un año, más o menos... si volvían. Durante el día, las madres buscaban cupones de descuento en la prensa; por la noche, los padres iban a los bares. Allí todo el mundo se conocía. De aquel barrio, exceptuando a aquellos chicos mayores, no se iba nunca nadie".

Los tres chicos vuelven a encontrarse cuando la hija de uno de ellos es asesinada, otro es policía y encargado de la investigación del crimen, y el tercero, se convertirá en el principal sospechoso.

Los buenos libros no tienen fecha de caducidad y "Mystic river" pertenece a la categoría de los buenos libros, más allá del género. Además de una trama que roza a veces la poética y un estilo impecable, cada uno de los personajes tiene fuerza para protagonizar solos cualquier historia, y por si fuera poco, ninguno se explica sin el papel decisivo desempeñado por sus respectivas mujeres. Al margen del valor de la película, se cumple lo habitual de que el libro nos de mucho más, llegamos al final del caso con el placer de que el  viaje ha sido tanto o más interesante que la llegada al destino. La novela tiene un gran final, lógico y dramático, que recuerda a las grandes óperas.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario