“Ni de Eva ni de Adán”

“Ni de Eva ni de Adán”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Amélie Nothomb ha sido reconocida por su talento literario desde que era muy joven. De aquella época en que vivió en el extremo Oriente surge la historia llena de aroma autobiográfico que nació como novela y alcanza ahora la pantalla. La habilidad de la autora para combinar datos, hechos y emociones salta a cada página de esta historia de vida y amor. Es un privilegio acompañar a Amélie a Japón y al interior de los sentimientos de una mujer que comienza la veintena, antes de convertirse en escritora, con la publicación de “Higiene del asesino”, poco después de vivir lo que nos cuenta.

Título: “Ni de Eva ni de Adán”

Autor: Amélie Nothomb

Editorial: Anagrama

La aventura amorosa que comparte con un joven japonés que quiere aprender francés, se combina con impresiones y viajes sobre la cultura nipona. “Desde el aeropuerto de Hiroshima, tuve una impresión muy concreta; no estábamos en 1989. Ya no sabía qué año era; por supuesto, no estábamos en 1945, pero aquello parecía los años 50 o 60. ¿Acaso el choque atómico había ralentizado el curso del tiempo? No faltaban construcciones modernas, la gente vestía normalmente, los vehículos no diferían de los del resto de Japón. Era como si los seres vivieran con más intensidad que en otra parte. Vivir en una ciudad cuyo nombre significaba, para el mundo entero, la muerte, había exaltado en ellos una fibra viva; y la consecuencia de todo ello era una sensación de optimismo que recreaba el ambiente de una época en la que todavía se creía en el porvenir. Aquella constatación me llegó al corazón. De entrada, me sentí conmovida por aquella ciudad y su desgarradora atmósfera de valerosa felicidad.

El Museo de la Bomba me dejó estupefacta. Por más que los conozcas, los detalles de la cuestión superan la imaginación. Las cosas están presentadas con una eficacia que roza los límites de la poesía; se habla de ese tren que, el 6 de Agosto de 1945, recorría la costa en dirección a Hiroshima transportando, entre otros, a los trabajadores de la mañana. Con tranquilidad, los viajeros miraban la ciudad a través de las ventanillas de los vagones. Luego el tren entró en un túnel y, cuando salió, los trabajadores vieron que ya no quedaba nada de Hiroshima”.

El párrafo podría hacer pensar que estamos en un libro de viajes, Pero también es una novela romántica y costumbrista: “Ir al cine en Tokio es una experiencia desconcertante. A priori, no difería demasiado de la europea o americana. La gente se instalaba en amplias y confortables salas, la sesión empezaba, trailers, anuncios, algunos iban al servicio, aunque para conservar su sitio dejaban ostensiblemente su cartera sobre el asiento. Supongo que, a su regreso, no faltaba ni un yen.

Ninguna mojigatería en la selección de películas, las cosas más crudas desfilaban por las pantallas sin precauciones ni avisos de no recomendadas; los japoneses no son gazmoños. Sin embargo, cuando una mujer aparecía desnuda, su pubis se ocultaba con una nube. Mientras que el sexo no causaba ningún inconveniente, las pilosidades indisponían.

Las reacciones del público eran una fuente de sorpresas. Una sala proyectaba Ben-Hur, a mi pasión por los péplums se añadió la curiosidad de volver a ver uno en Tokio. Iría con Rinri. Los diálogos entre Ben-Hur y Messala, subtitulados en japonés, me encantaban (pensándolo bien, no eran más absurdos en nipón que en americano). Una de las escenas muestra el nacimiento de Cristo con, en el cielo, luces divinas que atraen a los Reyes Magos. Detrás de mí, oí a una familia maravillada que gritaba: «¡OVNI! ¡OVNI!» Aparentemente, la intervención de ovnis en ese mundo judeo-romano no les perturbaba lo más mínimo”.

Como es natural, la película no podrá reflejar la cantidad de impresiones que la imagen no puede transmitir, pero si nos mostrará el impresionante amanecer que relata Amélie desde la cúspide del fuji. Hace tiempo que se publicó este libro, pero puede encontrarse ahora con facilidad gracias al estreno en cines. Un “revival” que agradecer.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario