“Pancho, el perro millonario”

“Pancho, el perro millonario”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 1,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial en español.

El argumento: Pancho vive gozando de la buena vida y de los caprichos más extravagantes desde que un billete de lotería cambió su vida para siempre. Su secretario personal, Alberto, le administra su inmensa fortuna e intenta que se convierta en un perro rico responsable y que abandone su vida de derroches y caprichos…aunque sin demasiado éxito. Entre las múltiples ofertas de inversores que quieren hacer negocios con Pancho llega un buen día la de Montalbán, un multimillonario sin escrúpulos decidido a convertir a Pancho en una estrella de la industria del juguete. A pesar de contar con el asesoramiento de Patricia, una hermosa joven que fue compañera de universidad de Alberto, Montalbán ve sus planes frustrados y decide hacerse con Pancho por las buenas o por las malas con la ayuda de sus dos secuaces: Marcos y Tenazas. A partir de ese momento, Pancho descubrirá los peligros de la vida real, llena de situaciones inesperadas y trepidantes que le harán conocerse mucho mejor y descubrir que la verdadera riqueza no se encuentra en las posesiones materiales sino en la amistad.

No conviene ver: Salido de la publicidad, Pancho, ejemplo viviente de que el karma las devuelve todas, es un divertimento sin complicaciones, una sucesión de gags (no todos igual de efectivos) plagada de rostros familiares. Visto desde este punto de vista, el film no lleva a engaños. Desde la inverosimilitud de su planteamiento inicial hasta su desenlace final, nos vamos enfrentando a situaciones más o menos creíbles que si bien tienen gracia desembocan en el desenlace final con cierta sensación de cansancio, de arrastre, como un corre que te pillo sin gracia y en lo que mejor es, sin duda, el perro quedando los actores humanos como meras comparsas de tebeo. De todas maneras, partiendo de la idea original que planteaba el anuncio de publicidad, tampoco uno va a buscar nada más que lo que da y es que poco más cabía esperar. Cine infantil funcional, ramplón y arquetípico con todos los clichés del cine de espionaje setentero en clave paródica y con leve crítica a los tiempos de corrupción actual que vivimos.

Conviene saber: El responsable de la película es Tom Fernández, director de “La torre de Suso” (2007) o “¿Para qué sirve un oso?” (2011).

La crítica le da un TRES

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario