Per Wahlöö y Maj Sjöwall, la pareja que puso a Suecia en su lugar

Per Wahlöö y Maj Sjöwall, la pareja que puso a Suecia en su lugar

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido Teo:

Cuando, a los 42 años, el periodista sueco de sucesos y escritor Per Wahlöö, murió por una enfermedad, su compañera Maj Sjöwall decidió no continuar sola con la serie de historias policiacas que fundan la novela negra sueca. Maj, ha muerto ahora con 84 años, y aunque su mejor novela en solitario, "La mujer que se parecía a Greta Garbo", sigue pendiente de traducción y publicación, RBA ha ido reeditando, en traducción directa del sueco, las novelas que forman la serie de Martin Beck, publicadas en Suecia entre 1965 y 1975. "Los terroristas", la última de la serie y de las mejores, salió a principios de 2013, cuando Maj Sjöwall recibió el Premio Pepe Carvalho de Novela Negra. Además de vender 10 millones de ejemplares en todo el mundo, americanos ("San Francisco, ciudad desnuda" en 1973), belgas ("La habitación cerrada" en 1993) y suecos ("Un hombre en el tejado” en 1976) han hecho películas, mientras la televisión pública sueca ha coproducido en los años 90 dos series con los argumentos o solo con los personajes principales de las novelas.

En los 60 Suecia estaba casi a la altura de Suiza en cuanto a modelo de sociedad bien gobernada, sensata y disfrutando de bienestar. Entonces Maj y Per deciden enfrentar a los suecos a la realidad, que es distinta a la tópica. Bajo el barniz está la incompetencia policial, que alcanza en sus libros un punto de comedia, una prensa sensacionalista infumable, unos políticos entregados a sí mismos y una sociedad que practica la apariencia. Un diálogo de "El policía que ríe" basta para reflejar su punto de vista: "Mira, voy a confesarte algo que nunca le he dicho a nadie. La mayor parte de la gente que tenemos ocasión de conocer en este oficio me da más bien pena. Son unos pobres diablos que preferirían no haber nacido. Si no se enteran de nada y la vida es una mierda, tampoco es culpa suya. Pero los que destruyen su existencia son hijos de puta egoístas que sólo piensan en su dinero, en su casa, en su familia y en lo que ellos mismos denominan «su posición». Que creen que pueden disponer a su antojo de los demás simplemente porque da la casualidad de que están mejor situados. Hay un montón de tipos como éste, aunque la mayor parte no son tan tontos como para ir por ahí estrangulando a putas portuguesas. Y por eso nunca les pillamos. Sólo vemos a sus víctimas. Este caso es una excepción".

El rasgo personal de esta serie es el distanciamiento frente a Martin Beck, el policía protagonista que no es un Holmes, ni un rebelde inadaptado, ni un héroe romántico, ni ninguna otra cosa complaciente, de esas que los lectores de novela negra solemos encontrar en nuestros personajes favoritos. Beck parece poco literario, pero esta pareja de escritores logra que lo sea.

La intención de Sjöwall y Wahlöö es retratar la sociedad moderna y corrompida de Suecia, pero además logran interesarnos en el lento y puntilloso trabajo policial, en el desencanto que sufren los hombres (todavía hay pocas policías mujeres) que creen en lo valioso y benefactor de su tarea.

Con la desaparición de Maj, queda cerrada definitivamente una de las mejores series de una época con menos tecnología, más gris, más fácil de entender desde el presente y con buenos sabores para los que sepan disfrutar de una dosis de nostalgia policiaca.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario