Piercing viaja al futuro

Piercing viaja al futuro

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido “ex” Teo:

¿Sabes de lo que me di cuenta el otro día mientras paseaba por la calle?. Qué estaba desaprovechando la magnífica oportunidad de vivir unas aventuras que nadie más puede (o al menos en la actualidad) superar y yo no estaba aprovechando todo su potencial y se estaba pudriendo de aburrimiento en el garaje de mi edificio. Me estoy refiriendo, aunque seguro que con lo listo que eres ya lo has adivinado, de mi máquina del tiempo. ¿No recuerdas que mi amigo Herbert había fabricado una para mi uso meses atrás?. Pues desde aquel viaje al pasado no he vuelto a usarla y ahora me he dado cuenta de que estoy desperdiciando la oportunidad de ver algo que nadie más puede ver: el futuro del cine.

Como sabes yo no soy de las que deja crecer la hierba bajo los pies, como dice el refrán. Una vez la idea cruzó por mi mente volví sobre mis pasos, subí a mi piso y cogí lo imprescindible para viajar al futuro: una cámara de fotos, algo de comida y bebida, un paquete de pañuelos, una navaja multiuso y una chaqueta por si el futuro es frío entre otros utensilios. Una vez preparada, y tras dejar el contestador telefónico en funcionamiento, baje al garaje donde dispongo de un trastero privado. En ese trastero, entre otros cachivaches se encuentra la famosa máquina del tiempo. Subí a bordo de la máquina y pulse en su teclado año y lugar de destino: 3012 Madrid. Después introduje el motivo del viaje: las salas de cine en el futuro, y pulsé enter.

No te explicaré lo que se siente al viajar hacia el futuro, mi pobre vocabulario no tiene suficientes palabras para describir lo que sentí pero si puedo decirte que es maravilloso y a la vez terrorífico. Minutos después, digo minutos por decir algo ya que perdí el control del tiempo tanto pudieron pasar segundos como horas; la máquina se detuvo y yo vi en el panel: 3012 Madrid.

Salté de la máquina con la mochila al hombro a la espera de ver ese futurista Madrid. Mi viaje se basaba en las salas de cine del futuro pero yo me encontraba en unos jardines. No entendía nada ¿qué tenía que ver la hierba y las plantas con el cine?. Me fije en mi alrededor y un par de pistas me dieron a entender que me encontraba en el parque del retiro, cerca de la estatua del ángel. Decidí investigar así que camufle la máquina para que no fuese vista por nadie y camine por el parque. Al poco tiempo una joven salió de la nada. Yo salté asustada pero la joven pareció no darse cuenta y dijo con voz metalizada:

– “Buenos días, ciudadana. Actualmente tenemos 500 películas en cartel. Escoja una película para su visionado”.

Antes de que pudiese preguntarle como una especie de seta con mandos apareció a mi lado mientras que una pantalla aparecía ante mis ojos.

– “Ahora coloque su mano sobre el mando y levante la mano cuando haya seleccionado la película”.

Mire a mi alrededor y vi a varias personas en la misma posición que yo. Eso me tranquilizo un poco. Coloque mi mano sobre el mando y entonces en la pantalla fueron trascurriendo trailers unos tras otros a velocidad sónica pero yo los podía seguir. Estaba como hipnotizada. De repente levante la mano casi inconscientemente. La joven volvió a hablar:

– “La película seleccionada es: Los Bingueros versión año 2.075. Por favor, colóquese los auriculares y las gafas 6FX”.

Obedecí sus instrucciones. Ante mis ojos la pantalla mostraba la película seleccionada mientras que mis oídos oían las escenas pero, como decirlo, era todo como irreal, demasiado robotizado, esa es la palabra. Y, de repente, la película llego a su fin. Había visto una película de dos horas en cinco minutos o menos pero yo la había visto y podría explicarla entera. Sentía que había reído con algunas escenas aunque no tengo el recuerdo físico de la risa. ¿Cómo explicarlo?

– “Por favor, realice el pago”.

La voz metalizada había hablado de nuevo. Asustada me di cuenta de que no tenía como pagar.

– “Por favor, realice el pago o aténgase a las consecuencias.

Asustada por las posibles consecuencias salí corriendo hacía mi máquina del tiempo e introduje la vuelta a casa.

Y aquí estoy. No tengo ninguna foto para probar todo lo que he contado, no me acordé de realizarlas pero si me lleve como recuerdo los auriculares y las gafas visión 6FX. Algún día estos dos objetos probaran que he viajado al futuro.

Me despido con cariño.

Piercing

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario