“Promesa al amanecer”

“Promesa al amanecer”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (1 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Su difícil infancia en Polonia, el éxodo al sur de Francia en su adolescencia y su carrera en las Fuerzas Aéreas francesas en África durante la II Guerra Mundial, el escritor Romain Gary tuvo una vida extraordinaria. Aunque su pasión de vivir mil vidas, de convertirse en un gran hombre y en una autor de éxito se lo debe a su madre, Nina. El amor loco de esta madre sobreprotectora y excéntrica le hará ser uno de los novelistas más importantes del siglo XX.

Conviene ver: El escritor Romain Gary autor de “Educación europea” (1945), “Las raíces del cielo” (1956), “Lady L.” (1963) o “La vida ante sí” (1975) noveló su propia vida en “La promesa del alba” (1960) en donde plasmó sus días como aviador durante la Segunda Guerra Mundial y su infancia en donde estuvo al cuidado de su madre, una mujer temperamental, sobreprotectora, manipuladora y algo desquiciada que siempre buscó lo mejor para él preparándole para ser un diplomático de prestigio, o un general condecorado, que llevara a Francia a lo más alto siendo lo de la literatura un mal menor frente a otras inquietudes artísticas como la música o la pintura ante el temor de que su crío siguiera los tristes destinos de genios como Van Gogh. Jules Dassin ya llevó esta historia al cine en el año 1970 con Melina Merkoúri encarnando a la mater amantisima y ahora es Eric Barbier el que asume el encargo de dirigir una nueva adaptación con el cada vez más en alza Pierre Niney, interpretando al malogrado escritor en su edad adulta, y con Charlotte Gainsbourg en el papel de su madre. “Promesa al amanecer” es una sucesión de episodios de las dos primeras décadas de vida de Gary desde la pobreza de su infancia en Polonia, donde no tienen donde caerse muertos marcados por su condición de judíos con orígenes rusos (su nombre real era Roman Kacew), su nueva vida en Niza regentando una pensión pudiente, hasta su participación en la II Guerra Mundial pasando por la necesaria etapa de iniciación sexual en el apartamento universitario. La película hace hincapié en el sentimiento de culpa de Romain que martiriza y condiciona al joven en todo momento al desarrollar un talento como escritor y estar siempre bajo la sombra de poder cumplir con las expectativas de su madre. Fue condecorado con la Cruz de Guerra por el General Charles de Gaulle y, aunque no se convirtió en embajador como ella quería, tras culminar sus estudios de Derecho llegó a ser Cónsul General de Francia en Los Ángeles gracias a su facilidad políglota. Fue también el único escritor francés en recibir en dos ocasiones el premio Goncourt, utilizando en la segunda de las ocasiones el seudónimo de Émile Ajar burlándose de los dogmas y prejuicios de los críticos franceses al alabar en su premiada obra todo lo que le echaban en cara (literatura romanticona y anticuada) cuando firmaba con su nombre real. Ello es algo que se descubriría después de su muerte ya que este premio sólo puede ganarse por un autor una vez en la vida reflejando en esa novela el conmovedor relato de Madame Rosa, una superviviente del Holocausto, que se ocupaba de cuidar a hijos de prostitutas en el barrio popular parisino de Belleville a través de los ojos de un adolescente llamado Momo. En cuanto a las interpretaciones de la cinta, Pierre Niney asume un papel complejo no terminando de transmitir ni su pasión ni su dolor interior. Romain Gary resulta más convincente e interesante en su versión infantil y juvenil a cargo de Pawel Puchalski y Nemo Schiffman, respectivamente, donde se va forjando su personalidad y sus traumas futuros como paso previo al más arquetípico artista torturado que vemos después fruto de la relación con una madre que le ahoga pero sin la que la luz de su faro como guía no puede vivir. La gran estrella del film es una esforzada Charlotte Gainsbourg que sabe que tiene una joya de papel en sus manos y se mete en la piel de esa mujer que lo sacrificó todo para darle lo mejor a su hijo, en una mezcla de dignidad dolorida, amor abnegado, lucidez descarada y continuo espíritu de supervivencia. Esta ambiciosa superproducción francesa, rodada de manera clasicista, se sostiene principalmente gracias a sus actores porque Éric Barbier y su coguionista Marie Eynard no han podido captar la magia del texto del que parte quedándose en la superficie del potente y complejo drama maternofilial que terminó derivando en una intensa vida marcada por la necesidad imperiosa de aceptación, la fatalidad y una inestabilidad emocional que condicionó su dificultad para estabilizarse, su febril actividad literaria y sus matrimonios con la escritora británica Lesley Blanch (1944-1961) y la actriz francesa Jean Seberg (1962-1970), a la que dirigió en dos películas. Romain Gary se suicidó con un disparo en su apartamento de París el 2 de Diciembre de 1980 a la edad de 66 años.

Conviene saber: La cuarta película de Éric Barbier optó a 4 premios César 2018, entre ellos los de mejor actriz para Charlotte Gainsbourg y mejor guión adaptado.

La crítica le da un CINCO

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario