Recordando clásicos: Greta Garbo, la enigmática sueca

Recordando clásicos: Greta Garbo, la enigmática sueca

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Greta Garbo es una actriz fascinante, estupenda, enigmática y con muchísima personalidad, de voz grave y contundente, fue una de las grandes divas y que mayor huella ha dejado en el Hollywood clásico. Nacida como Greta Lovisa Gustafsson el 18 de Septiembre de 1905 en un barrio humilde de Estocolmo, fue apodada como ”La divina”, ”La mujer que no ríe”, ”La esfinge”, ”El rostro más bello del mundo” o ”La belleza que surgió del frío”. Su vida y su carrera ha estado rodeada de múltiples rumores, desde una presunta relación sentimental con la actriz alemana Marlene Dietrich hasta su misteriosa decisión de ocultarse para no ser fotografiada (se cuenta que le horrorizaba el hecho de envejecer ante la atenta mirada de sus admiradores) y de no asistir a actos públicos ni fiestas, después de retirarse prematuramente a los 36 años en 1941. Se dice que vivió completamente alejada de las multitudes entre Nueva York y su añorada Suecia, como si fuese una ermitaña.

Uno de los mayores atractivos de la Garbo reside en su misterio, pocos la conocían de verdad y ese rasgo de su personalidad se proyectaba también en sus interpretaciones, pudiendo resultar fría e impenetrable. Por eso cuando se estrenó una de sus mejores películas “Ninotchka” (donde está magnífica) chocó verla sonreír por primera vez en pantalla. En la cinta se muestra más relajada, divertida, desenfadada y menos encorsetada que nunca, confirmando que, pese al habitual rictus serio de su gélido rostro, también puede encajar perfectamente en una comedia del genio Ernst Lubistch (la propia Greta citó a esta genial película como su favorita). Se cuenta que la Garbo tenía miedo de fracasar en un registro cómico, y que incluso se planteó dejar de actuar, pero el film resultó un éxito, aunque pocos años después de esta película finalmente se retiró. Su prematuro retiro engrandeció todavía más la leyenda de esta actriz única y el interés por su figura nunca decreció.

“Me gané la vida por ser joven, por contener la belleza natural. Estuvo muy bien parar a tiempo. Hay gente que va demasiado lejos. Envejecí rápido. Eso es lo que América provoca. Por eso me gusta estar en Klosters (Suecia), en las montañas. Cuando respiro este aire, me parece que el tiempo se detiene. Es como si volviera a tener fuerzas”.

Antes de ser actriz, realizó pequeños oficios de peluquera y dependienta de unos grandes almacenes concretamente, porque al morir su padre no tuvo más remedio que dejar la escuela a los 14 años y ponerse a trabajar para ayudar a sacar adelante a su familia. Debutó en su Suecia natal de la mano de su descubridor, el director sueco Mauritz Stiller, que la había visto anteriormente en cortos comerciales. Fue descubierta en la Real Academia de Arte Dramático de Estocolmo y este cineasta se encargó de reinventarla como estrella de cine cuando trabajó bajo sus órdenes en los inicios de su filmografía y fue el responsable de cambiarle su apellido por Garbo. Su primer papel se produjo dando vida a una joven condesa italiana en ”La leyenda de Gosta Berling”. La Garbo aterrizó en Hollywood de la mano de la MGM, la productora no sabía muy bien que papeles serían adecuados para esta singular actriz, hábilmente Mauritz Stiller le echó una mano, consiguió que la revista Vanity Fair publicase una foto de la Garbo, donde se apreciaba su indiscutible fotogenia. Su gran maniobra promocional funcionó y dio importantes resultados, aumento de sueldo y su primer protagonista en Estados Unidos con ”El torrente”. Mauritz Stiller había sido contratado junto a Greta Garbo por esta productora, tenía la intención de hacer películas con su musa como protagonista en Hollywood, pero su deseo no se cumplió. Mientras su protegida triunfaba, la MGM lo echó sin miramientos y se vio abocado a volver a Suecia, falleciendo poco después. La Garbo, al conocer la fatídica noticia, quedó muy afectada, ya que fue un amigo y una pieza fundamental en su trayectoria artística, la persona clave que confió en ella y la moldeó como actriz.

Greta empezó su trayectoria en la última etapa del cine mudo, pero cuando tuvo que dar el salto al sonoro resultó un paso complicado para ella al poseer un fuerte acento sueco, que se notaba en sus primeras películas, especialmente en la versión sonora de ”Anna Christie”, aunque no importaba ya que interpretaba a la hija de un inmigrante sueco. Su fuerte acento sueco fue un obstáculo durante la mayor parte de su carrera sonora, le limitó considerablemente, al verse obligada a interpretar personajes casi siempre extranjeros, ella misma se quejaba de que le llegaban pocos papeles realmente interesantes. Se prodigó generalmente en el melodrama y en el drama histórico. Este hecho, no impidió que fuese reconocida ampliamente por público, crítica e industria. Era una intérprete sutil e intensa, con una presencia escénica apabullante e inolvidable.

La MGM, en su etapa muda, pretendía vender a la Garbo como la encarnación del erotismo exótico, se la encasilló en papeles de mujer fatal, pero en su etapa sonora fue cuando pudo dar un puñetazo en la mesa y encaminar su trayectoria hacia otro tipo de personajes, aunque con una sensualidad latente.

De belleza personalísima, elegancia innata, talento inigualable y gestualidad muy medida, con unos impresionantes ojos azules y una desgarbada figura, solía dar vida a mujeres complicadas, temperamentales e indomables. Fue la mejor Anna Karenina que ha dado el séptimo arte, también realizó trabajos muy notables en ”Anna Christie”, ”La dama de las camelias” y ”La reina Cristina de Suecia”. El papel con el que se despidió del cine fue el que realizó en la floja comedia ”La mujer de dos caras” dirigida por el gran George Cukor, que resultó un auténtico fracaso aunque ella, como siempre, está convincente. Fue nominada en 4 ocasiones a los Oscar, pero nunca lo ganó por un papel en concreto. En 1955 le dieron el premio honorífico, el cual rechazó recoger e incluso mandar un mensaje de agradecimiento. Fue la mujer de su antiguo agente quien lo recibió en su nombre, la Garbo no lo tendría en su poder hasta dos años después. Realizó un total de 25 películas.

“Mi vida ha sido una travesía de escondites, puertas traseras, ascensores secretos, y todas las posibles maneras de pasar desapercibida para no ser molestada por nadie”.

Su relación amorosa con Marlene Dietrich, supuestamente, se fraguó en Alemania en 1925, durante el rodaje de una película muda llamada ”Bajo la máscara del placer” de Georg Wilhelm Past, antes de que ambas hubiesen alcanzado el éxito internacional. Contaban con 19 años y 23 años respectivamente, la desinhibida estrella alemana en aquella época era una bailarina en cabarets y se comenta que presentaba a la tímida Greta Garbo como su novia. Posteriormente, cuando las dos se hicieron famosas, siempre negaron el simple hecho de conocerse personalmente, al parecer, mantuvieron una guerra encarnizada tanto personal como profesional. Públicamente la Dietrich, aficionada a dar titulares polémicos, hizo unos comentarios desafortunados donde ponía en duda la higiene personal de la Garbo y daba detalles íntimos del clítoris de Greta, aunque nunca aclaró como conocía dichos datos. Su actitud enfureció a la Garbo, aparentemente no fueron sólo estas palabras hirientes puntuales, sino que la Dietrich se burlaba de ella siempre que podía entre sus conocidos, acusando a Greta de ser estrecha de mente y provinciana, solía referirse a ella de manera despectiva. Greta, que valoraba mucho la lealtad y la discreción en sus amigas, se sintió traicionada por la persona que supuestamente la sedujo en Alemania y su odio y envidia hacia ella iban aumentando. Se rumoreaba que ambas eran bisexuales y que pertenecían al ”círculo de la costura”, que en el Hollywood clásico hacía referencia a un grupo secreto que englobaba a las mujeres homosexuales o bisexuales del mundo del espectáculo. Supuestamente formaban parte de él la propia Greta, Marlene Dietrich, Joan Crawford o Barbara Stanwyck, entre otras. Este grupo mantenía su condición de oculto, por el código de conducta moral imperante en aquellos tiempos, donde las estrellas estaban obligadas por contrato a comportarse según se les exigía, a no dar escándalos básicamente. La Garbo nunca se casó ni tuvo hijos, aunque se tiene constancia de que mantuvo supuestos affaires con hombres. Al fallecer, legó su fortuna a una sobrina. Se asegura que durante el rodaje de ”Gran Hotel” quedó impresionada por la belleza de la excelente Joan Crawford e intentó seducirla, como supuestamente quedaría también cautivada por Deborah Kerr o Zsa Zsa Gabor, entre otras.

“Garbo tenía algo en la mirada que no podías ver hasta que la fotografiabas de cerca. Podías leer sus sentimientos”. (Clarence Brown)

En 1951, ya retirada del cine, se hace ciudadana americana. Durante los últimos años de su vida, nunca fue olvidada por su público y los paparazzis la asediaban a menudo intentando captar alguna fotografía suya en su vejez, ella se ocultaba con gafas oscuras y sombreros que ocultaban su rostro. Tantas precauciones no evitaron que se la fotografiara en varias ocasiones, incluso en 1976 fue pillada por la revista People que publicó unas fotos de ella nadando desnuda. Dichas instantáneas fueron captadas con teleobjetivo.

Siempre hubo rumores, tanto falsos como alguno con base real, que especulaban sobre su posible retorno a la gran pantalla. La Paramount, la Fox y la Warner la querían e intentaron tentarla con nuevos proyectos, pero ella nunca regresó. Tras su apariencia de mujer fuerte e independiente, se escondía una persona tremendamente frágil que nunca llegó a sentirse cómoda en el mundo del cine (muy hermética en cuanto a su vida privada rozando límites enfermizos, se negaba a firmar autógrafos, aborrecía las premieres o vetaba las entrevistas), acostumbrada a una vida más tranquila y anónima. Su mito y su belleza se elevaban por encima de su talento, aunque fue sin duda una gran e inclasificable actriz. Era una intérprete muy perfeccionista y severa consigo misma y fácilmente irascible con el equipo. Para concentrarse y poder rodar las escenas más complicadas a nivel emotivo de sus películas, exigía quedarse sola con el operador de cámara y su iluminador personal, echando incluso al director de cada cinta.

El 15 de Abril de 1990 falleció, víctima de un síndrome renal, complicado por una neumonía. Contaba con 84 años.

Un biopic sobre Garbo que nunca ha llegado a estrenarse

Desde 1978, estando todavía viva la legendaria Greta Garbo, empezó a plantearse la posibilidad de adaptar al medio cinematográfico la apasionante vida de esta mítica actriz. Lo más cercano a un biopic sobre su figura, al menos parcialmente, fue el telefilm ”The silent lovers” (que relataba el romance entre ella y John Gilbert, ambos fueron compañeros de reparto en la estupenda ”La reina Cristina de Suecia”), tercera entrega de la miniserie sobre Hollywood ”Moviola” que, a su vez, estaba basada en la novela del guionista y dramaturgo Garson Kanin. Las otras dos partes estaban dedicadas a Marilyn Monroe (”This year’s blonde”) y al publicitado casting para escoger a la protagonista de ”Lo que el viento se llevó”, Scarlett O’Hara, uno de los papeles femeninos más deseados de la Historia del Cine (”The Scarlett O’Hara war”). En ”The silent lovers”, la única actriz que tuvo la oportunidad de oro de interpretar a Garbo fue la sueca Kristina Wayborn, tres años después trabajaría en ”Octopussy”. Dicha intérprete con los años ha caído en el ostracismo.

Como comentaba en líneas anteriores, el primer intento de realizar un biopic sobre la Garbo se produjo en 1978, el proyecto nació en Francia de la mano del director Jacques Rouffio, conocido en aquella época gracias al éxito de su cinta ”Siete muertes por prescripción facultativa” (1975). Dicha película tomaría como base para construir su guión la biografía de la estrella escrita por el escritor polaco afincado en Estados Unidos Antoni Gronowicz, pero el libro no consiguió publicarse antes del fallecimiento de la intérprete y el proyecto no vio la luz finalmente, porque el director insistía en que Garbo diese el visto bueno a esta producción. Las actrices que se barajaban para encarnar a la sueca fueron: Romy Schneider, Isabelle Adjani e Isabelle Huppert. Se rumoreaba, que a Garbo le entusiasmaba la idea de que la austríaca y magnífica actriz Romy Schneider la interpretase ya que era una gran admiradora suya.

En 1988, se retomó la idea para llevar a cabo el ansiado biopic, a raíz de que una revista americana asegurase que la Garbo alabó de manera íntima a Michelle Pfeiffer, comentando, que le encantaría que fuese la elegida para interpretarla en la gran pantalla, admiraba profundamente el trabajo de la que, en aquellos tiempos, era una prometedora actriz. No trascendió nada más, hasta 1993, cuando circuló un rumor que apuntaba a que Jane Seymour estaba muy interesada en dar vida a su ídolo desde la infancia. Dos años después, volvería el rumor, pero en esta ocasión con Uma Thurman de candidata. En realidad, a esta actriz, siempre le ha interesado el hecho de poder interpretarla. Las noticias sobre el biopic de la Garbo con la Thurman a la cabeza, se han sucedido a través de los años, de hecho hasta 2007, todavía se seguían publicando rumores con ella como protagonista.

Lo cierto es que, pese a los incesantes rumores sobre un biopic sobre la Garbo, ningún proyecto ha llegado a buen puerto, de momento, es uno de los tantos proyectos que Hollywood ansía rodar por su notoria atracción por los biopics, que continúan en tierra de nadie, sin atisbos de rodaje inminente. A título personal, de las actrices que supuestamente se han barajado para interpretarla, creo que las más adecuadas hubiesen sido Michelle Pfeiffer, Isabelle Huppert o Uma Thurman, ya que las tres, además de poseer esa belleza con carácter, rasgos físicos similares y talento necesario, tienen esa frialdad característica que acompañó a la Garbo durante su corta pero interesante carrera.

Tu prima.
Yuna

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

David - 17.11.2013 a las 16:31

Personalmente tambien, no les veo el parecido. Por otro lado, tal vez más interesante que un biopic podría ser una peli sobre una aproximación a la Garbo para interesarle por un retorno a la pantalla o por una supervisión del tal biopic (según en que momento se ambientara la peli)

Jessica - 21.01.2014 a las 18:51

Me encanta todas las películas de Greta Garbo. tenia esa belleza enigmática, era una Diosa .
junto a Marlene Dietrich,Natalie Wood, Dolores del Rio y Maria felix las artistas del cine clásico que mas me gustan.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario