Recordando clásicos: “No me digas adiós” (1961)

Recordando clásicos: “No me digas adiós” (1961)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (12 votos, media: 3,92 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Este estupendo melodrama dirigido por el discreto pero estimable director Anatole Litvak (”El cielo y tú” y ”Nido de víboras”, me parecen sus películas más sobresalientes), con una hábil mano para este género generalmente de corte romántico, cuenta en esta ocasión, bajo sus órdenes, con un estimulante trío de protagonistas (Ingrid Bergman una actriz magnífica e insobornable, la podríamos definir perfectamente como una estrella europea atípica más interesada en formar parte de buenas películas de cualquier nacionalidad que en el salario que vaya a recibir, Anthony Perkins, un buen actor que convivió durante toda su carrera bajo la alargada sombra de su icónico Norman Bates, e Yves Montand, otro intérprete competente), que conforman en pantalla el clásico triángulo amoroso que suele dar mucho juego a nivel cinematográfico, y ésta no es la excepción ya es que un filme que te atrapa y enamora poderosamente. Lo que empieza siendo un melodrama menor y rutinario, acaba alcanzando altas cotas de excelencia, en un in crescendo cautivador e imparable hasta el final. La cinta está basada en la novela de Françoise Sagan ”Aimez-vous Brahms”.

Una infeliz mujer de mediana edad que vive una relación consumida por la habitual y tóxica rutina y un romance abierto con un desenlace incierto, motivado por el tedio y la ausencia de sinceridad total. Su compañero sentimental es un despreocupado mujeriego, más interesado en alternar con otras féminas que en estar pendiente realmente de ella. Su latente soledad e insatisfacción le llevará a buscar nuevas emociones en un hombre más joven. Con él vivirá un apasionado affaire, ya que supone la antítesis de su actual pareja. Encantador, jovial, soñador, con la alegría de vivir que tanto anhela y necesita. La acción se desarrolla en un París melancólico, el filme cuenta con una preciosa fotografía en blanco y negro y una gran banda sonora a cargo de Brahms. Paula (Ingrid Bergman) se debate entre dos amores, uno maduro que no le ofrece la estabilidad que necesita pero al que se siente irremediablemente atada, aunque sabe internamente que no cambiará su ”modus operandi” y que no la ama tanto como desearía, y el otro joven, el romance ”prohibido”, el que no es bien visto en la sociedad que le rodea y que alimenta injustos comentarios maliciosos, pero se nota que es el que verdaderamente la ama, sin egoísmos ni reservas. Digamos que está en medio de dos caminos, uno es el arriesgado y el otro es el facilón, para saber cuál escogerá tendrás que verla.

Anthony Perkins, de aspecto peculiar y frágil, realiza un trabajo impecable, un personaje muy distinto al que le hizo más famoso, el perverso Norman Bates, un ser bondadoso, enamoradizo y alegre, demostrando una gran versatilidad, su labor merecidamente fue premiada en el Festival de Cannes y con el David di Donatello. Es sin duda una de las mejores y más sutiles interpretaciones que ha hecho, su vulnerabilidad te hace enternecer, es como un niño grande en busca de cariño. Tanto él como Ingrid Bergman están estupendos. Todos estos elementos y algunos más (una ajustada y eficaz dirección de Litvak, por ejemplo), contribuyen a crear una cinta delicada, descorazonadora y hermosa, que navega entre la melancolía, la desesperanza y la apatía más evidente. Una grata sorpresa, en definitiva. De esas joyas ocultas que se encuentran con poca frecuencia.

Imprescindible para admiradores de la maravillosa Ingrid Bergman, del inclasificable Anthony Perkins y para seguidores del mejor melodrama. Además, es una muestra más de la solvencia (o gran eficacia) como cineasta del infravalorado y bastante desconocido Anatole Litvak que, si bien no fue un grande del viejo Hollywood, sí realizó algunas películas notables.

Tu prima.
Yuna

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Roger - 10.04.2014 a las 06:46

Excelente informacion de una pelicula maravillosa.
No se la pierdan, es fascinante,los actores, la calidad interpretativa y la epoca maravillosa en que se filmo son los ingredientes para una pelicula inolvidable.

guiomar montes - 10.04.2016 a las 13:11

nunca olvide esta pelicula ni su musica.

donde podria conseguirla?

noé garcia huaira - 14.01.2017 a las 00:52

Al principio no me llamó la atencion, minutos despues me encandilo, especialmente el tarma y los personajes, me sorprendió la actuación de Perkins, y la Bergman, como siempre, simplemente encandiladora

Domingo - 22.01.2017 a las 00:23

La música es el tercer movimiento de la tercera sinfonía de Brahms

Alberto - 09.06.2017 a las 20:56

Puede tener varias lecturas. Me quedo con la significativa cancion que le cantan al joven en el bar: love is just a word, que en una parte dice que el amor es querer amar sin llegar a lograrlo. Los tres personajes, en la particuar situacion de cada uno, van quedando sin amor. Lo sublime para mi, es que el directo lo va llevando de menos a mas y me va llevando como expectador de comenzar como una comedia convencional a un sutil y poderoso análisis de esta imposibilidad de amar.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario