Ridley Scott entre aliens, replicantes y otros mitos: “Prometheus”, viaje a los orígenes del hombre

Ridley Scott entre aliens, replicantes y otros mitos: “Prometheus”, viaje a los orígenes del hombre

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (8 votos, media: 4,50 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Nunca una obra fue tan difícil de etiquetar, lo que comenzó siendo una precuela de “Alien”, y el guionista Damon Lindelof bautizo como semiprecuela, paso a ser un reinicio para ir transformándose en, aparentemente, una historia original, que conserva el ADN de la película de 1979. Aunque como descubriremos al verla, independientemente del calificativo que le demos, existen muchas conexiones entre ambas.

La acción tiene lugar en el año 2093, un equipo de científicos y exploradores viajan a bordo del Prometeo, entre ellos dos brillantes científicos Shaw (Noomi Rapace) y Holloway (Logan Marshall-Green), que han realizado un asombroso descubrimiento: unas pinturas rupestres que suponen la prueba de la existencia de una antigua civilización y que parecen señalar su ubicación en el espacio. Conseguirán de Industrias Weyland, la financiación necesaria para emprender su arriesgada misión, cuyo objetivo último será descubrir las respuestas a algunas de las preguntas más trascendentales de la vida. El grupo de empresas Weyland (uno de esos nexos de unión con la franquicia) se inicia en la exploración espacial con el objetivo de conseguir cualquier entidad susceptible de ser utilizada como arma biológica, pero sus extralimitaciones pueden tener consecuencias graves para toda la humanidad. Su realizador originariamente pensó en “Paraíso” como el título del film, mas tarde lo rechazaría por sus similitudes con la obra de Milton “El paraíso perdido”. En su lugar opto por otro título elocuente y premonitorio: “Prometeo”, nombre del titán griego, símbolo de la inteligencia humana, que desafió a los dioses al robar el fuego del Olimpo para dárselo a los hombres, pero su acción y desobediencia recibiría un castigo ejemplarizante. Su argumento parece guardar muchas similitudes con la obra “En las montañas de la locura” de H.P. Lovecraft, para pesar de Guillermo del Toro que ha visto como se cerraban las puertas para su anhelada adaptación.

De nuevo Scott, al igual que con Sigourney Weaver en “Alien”, o Geena Davis y Susan Sarandon en “Thelma & Louise”, recurre a dos personajes femeninos fuertes para dos papeles relevantes, por un lado la doctora Shaw (Noomi Rapace) una científica con sólidas creencias religiosas y Vickers una fría ejecutiva, interpretada por Charlize Theron, que representa los intereses de la corporación. Pero sin duda, su personaje más interesante es David (Michael Fassbender), a medio camino entre David Bowie y Peter O´Toole, es un androide creado para mejorar la vida de aquellos a los que sirve; continuando así con la tradición de la saga de incluir robots inteligentes y misteriosos entre sus integrantes. Completan la tripulación Idris Elba, Guy Pearce, Sean Harris, Rafe Spall, Benedict Wong, Kate Dickie, y Patrick Wilson.

El guión primigenio es obra de Jon Spaihts, al parecer bastante más apegado a la saga y de Damon Lindelof (“Perdidos”) que se encargaría de hacer una revisión, para destacar e incidir en la existencia de una nueva mitología alrededor de la nave abandonada y a la figura del jinete del espacio (Space Jockey). ¿Quién era?. ¿De dónde venía?. ¿Cuál era su misión?. ¿De qué tipo de tecnología disponía su especie?. Al tratar de contestar esas preguntas, nos conducen hacia nuevos caminos, y a la aparición de unos nuevos entes: “Los ingenieros”, seres fantásticos de imponente figura que parecen esculpidas en mármol cual estatuas de Miguel Ángel, o recién salidos de una ilustración de William Blake. Scott ya adelanto en uno de sus audiocomentarios con motivo de la edición 20º aniversario de “Alien”, alguna directriz sobre el origen de esta famosa nave, conocida desde entonces como “Juggernaut”, seria un portaviones y un bombardero donde sus huevos serian esencialmente armas.

Conociendo la habitual forma de rodar de Scott, es de agradecer que a estas alturas siga optando por construir grandes decorados. Con la dificultad añadida en este caso de que prácticamente todos los gigantescos escenarios fueron modelados en 3D, incluyendo las cavernas y los interiores de la nave, relegando el uso de la cada vez más habitual pantalla verde para los efectos estrictamente necesarios. Mientras que el aspecto de la nave Nostromo acentuaba su decadencia mezcla de oxido, gases, humedad y oscuridad; a la nave Prometeo se le ha querido dar una imagen más blanca, luminosa y pulcra. “Prometheus” combina revolucionariamente fotografías reales de escenarios naturales (una parte importante de los exteriores se rodaron en parajes de Islandia y Escocia) con extensiones visuales en 3D. Al diseño artístico de la película se le ha pretendido dar un aspecto original con la introducción de nuevos recursos biomecánicos, combinación de elementos biológicos y tecnológicos; aunque sin perder nunca de vista el trabajo desarrollado por H.R. Giger, (lo que viene a reforzar de nuevo los paralelismos entre “Alien” y “Prometheus”), los bocetos y storyboards del propio Ridley, y las ideas surgidas de entrevistas que mantuvieron con especialistas de la NASA sobre el aspecto de los exo-planetas, la atmosfera de Saturno, y fenómenos que se producen en el Sistema Solar. El resultado no podría ser mejor, los que ya la han visto, elogian la película como la más espectacular visualmente del año.

Gracias a una campaña de marketing viral inicialmente brillante, el proyecto despertó una gran expectación, consiguiendo el decimo mejor estreno para una película que recibió la calificación R. Con las limitaciones comerciales que esta calificación conlleva, ha recaudado en todo el mundo, hasta la fecha, 300 millones de dólares, y aunque de momentos sea sólo un deseo ya se habla de una posible segunda parte.

La crítica no parece ponerse de acuerdo, con calificativos que van desde decepcionante hasta fabulosa, lo único que parece cierto es que no deja indiferente a nadie. Las opiniones negativas inciden en que no estamos ante un clásico; la acusan de falta de suspense y terror; sus personajes secundarios están completamente desdibujados son una mera comparsa con un sólo objetivo último; y su guión ambicioso y pretencioso de preguntas más que de respuestas. Así para Justin Chang de Variety: “La película carece de los silencios largos y el sentido de la amenaza que hacían de Alien una experiencia elegantemente tensa. La estructura de la película dispersa la tensión, en vez de acumularla”. Y para Hollywood reporter “no se convertirá en un punto de referencia de género, como los clásicos, a pesar de su seriedad y su ambición, pero sí hay suficiente espectáculo visual, acción y monstruo pegajoso incluido, para ser capaz de emocionar al público de todo el mundo”. Las valoraciones positivas alaban su espectacularidad visual, (no puede resultar extraño siendo quien es su director), perfectamente rodada, agradable a la vista, inteligentemente editada, efectos especiales bordeando los límites de lo increíble… Total Film en su reseña afirma que “estamos ante la más espectacular de la franquicia, aunque no sea tan aterradora como Alien ni tan emocionante como Aliens”. Unos y otros se ponen de acuerdo en resaltar (de nuevo) la interpretación de Fassbender que parece eclipsar al resto del reparto.

Hay que reconocerles su audacia no sólo se atreven con un clásico, arriesgándose a traicionar las altas expectativas de su público, sino que además optan por darle un revestimiento más profundo y filosófico, abordando ideas ambiciosas y provocativas, lo que no es muy común en superproducciones de 100 millones de dólares de presupuesto llamadas a ser un blockbuster. Que las críticas no te condicionen. Imaginar lo que ha podido hacer el director de “Alien” y “Blade Runner” con la tecnología del siglo XXI. ¿No te puede la curiosidad?. Además, las obras de culto nunca han sido instantáneas, tal vez dentro de cinco, o diez años, “Prometheus” sea considerada un clásico del cine de género a la misma altura que sus antecesoras.

Tu prima.
Terry McKay

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Petro - 02.08.2012 a las 02:28

Felicidades Terry por todo el especial, ha sido un currazo.

De Ridley mi película favorita es Alien, que me parece maravillosa, con que Prometheus sea la mitad de buena me conformo, intentaré verla este finde y disfrutar bastante con su visionado. Temo un poco que se parezca demasiado a la primera (viendo el trailer parece más un remake que una precuela), aunque me han dicho que difieren bastante.

T.McKay - 03.08.2012 a las 00:41

Muchas gracias Petro.

Alien también es de mis favoritas. Reconozco que cuesta entrar en Blade Runner, con esa atmosfera depresiva y decadente, incrementada por la tristeza que define a todos sus personajes, pero tiene imágenes tan increíbles… Las comparaciones de Prometheus con Alien parecen inevitables, veremos, ya queda menos 🙂

Y aunque para muchos resulte efectista, y no tenga nada que ver con la ciencia ficción, me sigo emocionando al ver a tu observado Crowe quitarse el casco en la arena, y girarse lentamente hasta revelar su rostro y recitar su famosa presentación, épica.

Prometheus - 05.08.2012 a las 16:40

Estoy listo para verla.Me acompaña mi hijo Nostromo…nadie escuchará nuestros gritos en el espacio…sin señal…SOS…sos…s…………

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario