Sesión de cine-cebolla: “Her”

Sesión de cine-cebolla: “Her”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Si en las últimas entregas de sesión de cine-cebolla nos remontamos a los años 40 y 50 con “Casablanca” y “Senderos de gloria”, en esta ocasión nos vamos a fijar en una película mucho más reciente. Aunque se estrenara hace tan sólo dos años, “Her” ha tenido el impacto suficiente como para poder ser considerada ya como un nuevo clásico del cine. El autor de la obra no era otro que Spike Jonze, uno de los cineastas más singulares de Hollywood. Su anterior largo había sido la decepcionante “Donde viven los monstruos”, y para esta ocasión decidió trabajar por primera vez en su carrera con un guión escrito por él mismo. “Her” fue un enorme éxito de crítica y se convirtió en la primer film de Jonze que logró la nominación al Oscar a la mejor película. El realizador fue ignorado en la categoría de mejor dirección, pero fue recompensado con la estatuilla en la categoría de mejor guión original (en una dura pugna con “La gran estafa americana”).

“Her” es, a grandes rasgos, la historia de un hombre que se enamora de su ordenador. Pero la película va mucho más allá. Por un lado es una fábula futurista que pretende hacernos reflexionar sobre el creciente poder que la tecnología tiene sobre nuestras vidas. Pero también es un tratado sobre las relaciones de pareja y, más concretamente, sobre las rupturas sentimentales. Joaquin Phoenix es Theodore, un escritor de cartas que acaba de romper con su esposa (Rooney Mara). Para tratar de combatir la soledad decide instalar en su computadora un nuevo sistema operativo. Theodore quedará rápidamente cautivado por la voz de Samantha (Scarlett Johansson) y la conexión entre ambos será tan grande que acabará desembocando en una relación sentimental. Un noviazgo virtual apoyado por sus amigos más cercanos (Chris Pratt y Amy Adams) pero que es visto como una auténtica excentricidad por su ex esposa. En esta historia de amor no faltarán los altibajos, y Theodore irá tomando conciencia progresivamente de que la relación está abocada al fracaso.

A estas alturas de la historia, los espectadores ya nos hemos convertido en absolutos cómplices de Theodore y vemos a Samantha como una persona de carne y hueso. Por eso resulta tan doloroso el momento de la ruptura. Samantha invita a Theodore a tumbarse en la cama y le da la noticia con un lacónico “we’re all leaving”. No hay más explicaciones de por qué todos los sistemas operativos son retirados, pero tampoco nos interesa. Lo que de verdad importa es que estamos ante la última vez que Theodore va a escuchar la voz de Samantha. La colosal interpretación de Joaquin Phoenix, la subyugante voz de Scarlett Johansson, la espectacular fotografía de Hoyte Van Hoytema y la preciosa partitura compuesta por Arcade Fire convierten esta escena (y la película entera) en un absoluto deleite para todos los sentidos.

Vídeo

Tu primo.
Janaji

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

Javier - 08.07.2015 a las 00:35

¿En gran pugna con la estafa americana? La única estafa americana era la propia película, que no estaba mal, pero que ni de lejos llegaba al nivel de un Óscar. Her, en cambio, era una película con diálogos casi constantes, allí es que no se callaba ni el ordenador ni el protagonista, o sea un trabajo de guionado de categoría. La interpretación era de Óscar, porque la película es Joaquin Fenix él solito, y en segundo, aunque importante plano, la voz de Scarlett Johanson. Her es original y actual en su tema, y eso en estos tiempos de haberlo ya visto todo y de no arriesgar nadie nada, es un logro monumental. Y el mensaje de crítica social es brutal. Una película inteligente, aparentemente sencilla, sin FX que tapan una no historia, una película con contenido y que dice algo. Y no la estafa americana, una mediocridad con pretensiones, que sólo salvan las dos interpretaciones protagonistas y una de las secundarias.

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario