“Tócala otra vez, Bach. Todo lo que necesitas saber de música para ligar”

“Tócala otra vez, Bach. Todo lo que necesitas saber de música para ligar”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

El cine es uno de los disolventes que utiliza este libro para aligerar su potente erudición musical; el otro es el humor, y resulta un ensayo estimulante, divertido e instructivo paracualquiera que no sea sordo y haya superado la adolescencia. Pocos somos conscientes de lo que puede llegar a encerrar la música que nos rodea aunque percibamos su influencia en nosotros. Máximo Pradera sostiene que es posible emplearla para otro de los aspectos que más influyen en nuestras vidas, el sexo.

Título: “Tócala otra vez, Bach. Todo lo que necesitas saber de música para ligar”

Autor: Máximo Pradera

Editorial: Malpaso Ediciones

No en el sentido en que mi amigo Máximo esperaba, pero también a mí ya me ha cambiado algo el leer su ensayo erótico-musical. Jamás podré volver a escuchar igual el famoso “Dios salve a la Reina” británico. Hasta ahora significaba la expresión orgullosa de un pueblo, o de buena parte de él. Saber que su creación se debió a una fístula anal, a manos de un compositor italiano, nacionalizado francés; y que llegó a Inglaterra tras de ser reinterpretado por un alemán, ha cambiado para siempre mi relación con el himno. Ya no podré volver a escucharlo sin visualizar un apósito.

Máximo es un artista en este terreno de inocular cultura musical empleando como excipiente la novela, “La décima sinfonía” y “El violín del diablo” (bajo el apodo de Gelinek) y el ensayo “¿De qué me suena eso?” son varios ejemplos. Siempre ameno y divertido, sorprendente a menudo y ocasionalmente vulgar, sabe argumentar su teoría de que es posible transmitir reglas básicas que convenzan a nuestras parejas de que exudamos sensibilidad y conocimientos por los que vale la pena el intercambio profundo de ADN.

También está el ADN en este ensayo, y la medicina, y el periodismo, y la política, y recuerdos familiares… y sobre todo música, de la ópera al flamenco, historias de composiciones, compositores e intérpretes, incluso de portadas (Noesunaportadaclásicamás.txt), pero sobre el resto de otros impulsos sobresale el cine. Woody Allen se lleva la batuta de oro al ser citado en 26 ocasiones, y en muchas de ellas como modelo de conducta a imitar. Parece que a Máximo no le importaría reencarnarse en las neuronas de Woody Allen, aprovechando una salida de Allen para reencarnarse en las yemas de los dedos de Warren Beaty.

El disfrutar de la amistad de Máximo durante los últimos 30 años me podría descalificar parcialmente como crítico de su trabajo, según marca la ética del periodismo; pero esos puntos perdidos son compensados por la recalificación que significa eso mismo. Equilibrado así el tema, confía en mí, no tengo la menor duda de que Máximo debió pensar en proponer a la editorial el título “Tócatela otra vez Bach” y de que es un ensayo estupendo.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario