"Una noche muy larga"

"Una noche muy larga"

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La gente que hizo la serie "Homeland", que acaba de terminarse, prepara ahora la historia de un ex oficial de inteligencia del servicio secreto de las Fuerzas de Defensa israelíes. Su libro ha estado dos años entre los más leídos por los israelíes, tan fascinados por el espionaje como cualquiera.

Título: "Una noche muy larga"

Autor: Dov Alfon

Editorial: Salamandra

Esto es un thriller que transcurre en 24 horas, trepidante y muy ameno. Dov Alfon convierte en protagonista a la que fue su propia Unidad, la 8200, los espías militares israelíes, cuyas tareas son menos conocidas que las del más popular Mossad. La dedicatoria de la obra no es del todo tranquilizadora: "Para Adam Vital, Yigal Palmor y los demás soldados de la Unidad del Apocalipsis de la Base Yarkon".  Supongo que no estoy entre los que desearían trabajar en nada con el título de Apocalipsis, pero no me ha impedido disfrutar de principio a fin de esta aventura.

El aeropuerto Charles de Gaulle de París sirve de punto de partida para construir un rompecabezas donde los servicios secretos israelíes y franceses tropiezan con las mafias chinas, los desastres de la guerra sucia, la desconfianza innata a esta clase de trabajos y la existencia de una nueva guerra fría entre Oriente y Occidente.

Entre la abundancia de personajes destacan cuatro, y entre ellos me quedo con la teniente Oriana Talmor de la 8200, la unidad del autor que, supongo, habrá provocado más de una sonrisa al ser la más honesta en términos convencionales del grupo de personajes que monta Alfon. Es una mujer con recursos para defenderse ante, por ejemplo, un intento de violación:

"Oyó que Menard cerraba la puerta. Cuando él intentó abrazarla por detrás, ella consiguió volverse y mirarlo a la cara. —Me parece que he cambiado de idea —dijo retrocediendo un paso. —Ah non, petite salope —le susurró él al oído, mientras la agarraba por el pelo. Siguió murmurando «petite salope» al tumbarla de cara contra el mostrador. En el fondo, lo que más le gustaba a Oriana del krav magá, la técnica de defensa personal que enseñaban en el Tzáhal, era su absoluta sencillez. Nada de etiqueta japonesa, ni de saludos tailandeses, ni de complejidades chinas, ni de dogmas estadounidenses. El único concepto clave era «??? ???????», «continuidad en la eficacia». Eficaz lo era, porque la primera patada le partió la rótula derecha a Menard. —Cuando una mujer dice que ha cambiado de idea, es que ha cambiado de idea —dijo a modo de sencilla explicación mientras Menard chillaba de dolor, mirándose la pierna doblada con una mueca de incredulidad.

El krav magá se basa en la continuidad. Sólo una combinación de movimientos produce la auténtica eficacia. ¿De qué le serviría a Oriana una víctima con sobrepeso y una rodilla rota, aunque hubiera captado el mensaje? Ahuecó la palma de la mano izquierda y golpeó con la mayor velocidad posible el lado izquierdo de la cabeza de Menard, un golpe que provocaba una abrupta entrada de aire en el canal auditivo. El cuerpo de Menard se agitó como si hubiera recibido una descarga eléctrica, hasta desplomarse sobre el mostrador. Oriana le dio una patada en su descomunal trasero para hacerlo caer al otro lado. Acto seguido, saltó por encima del mostrador y lo golpeó en el oído derecho.

La pérdida de conciencia: el culmen de la continuidad en la eficacia del krav magá. Le arrancó su tarjeta de seguridad y echó una rápida ojeada a la sala. No iba a necesitar mucho tiempo, pero aun así prefería retrasar la alarma".

Mientras en España se habla en las noticias de Pegasus, un programa para espiar telecomunicaciones que vende Israel, el país con más compañías tecnológicas por habitante, "Una noche muy larga" expone la realidad del trasvase entre los servicios de inteligencia y empresas privadas. También algo que ya es una obviedad: la censura de las democracias y la invasión de la vida privada en aras de la seguridad.

Carlos López-Tapia

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario