“Vidas secretas de grandes directores de cine”

“Vidas secretas de grandes directores de cine”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 4,60 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Aquí tenemos un nuevo trabajo de lo que es plato esencial en el menú que sirve el cine: extravagancia con base de egocentrismo, aderezado con rumores indemostrables y trufado con hechos contrastados. Biografías muy breves enfocadas en particularidades y psicopatías. A falta de matices, resulta muy divertido.

Título: “Vidas secretas de grandes directores de cine”

Autor: Robert Schnakenberg

Editorial: Océano

Nota de la Redacción: Lo primero que hay que señalar es que el intento expresado en el prólogo de que “…trataremos de separar los hechos de la ficción” no siempre está logrado. Es natural teniendo como material de trabajo manías personales, comportamientos excéntricos y las predilecciones patológicas, que forman parte de la carrera de toda persona creativa que haya conseguido un éxito importante. Así que respetando el esfuerzo vano de rigor, no viendo por tanto lo publicado como una realidad contrastada sino como un aroma de otras cosas, se disfruta más de esta sucesión de brotes fetichistas, mitómanos, bichos raros, tiranos de plató y adictos al sexo. No podemos decir que no falte nadie en la relación de directores, pero si están los más importantes, lo que reduce mucho en ocasiones el nivel psicopático de aficiones y actitudes, o los fuerza ligeramente para que queden incluidos. Hay entre ellos solo dos españoles, Luis Buñuel y Pedro Almodóvar, ya que el carácter internacional del libro excluye a ese gran pornógrafo y fetichista que fue Luis García Berlanga. Puesto que los lectores de nuestra web conocen bien a Almodóvar, las tres páginas que se le dedican sirven para valorar el contenido de este libro (PAlmodovar.txt).

El propio autor acepta que saber qué famoso director de cine estaba obsesionado con el croquet, quién llenó toda una habitación de su mansión con libros sobre Napoleón, o si es verdad que Alfred Hitchcock no tenía ombligo, son informaciones banales, pero también curiosidades divertidas que fomentan la conversación. Se aprecia a veces un leve toque de conservadurismo en Schnakenberg, pero parece ser el resultado del intento de identificación con sus lectores, la mayoría de los cuales supone ajenos a tanta excentricidad, aunque en muchos casos pudiera ser porque no se han expuesto al poder o la gloria de los protagonistas de este libro.

Desde Griffith a Tarantino, pasando por un Spielberg que parece tener el récord de atracción en los acosadores (Acosadores.txt), no parece haber manía, psicopatía o simplemente aficiones estrambóticas o ilegales, que no hayan disfrutado los protagonistas del volumen, incluyendo algunas tan raras como la podofília (Podofilia.txt).

Se recuerdan brevemente datos esenciales de cada director que, en opinión del autor, han podido marcar su cine, y se salpican por todas partes anécdotas y leyendas, desde los últimos trabajos de Fellini (AlDente.txt), a la leyenda de Kubrick y la luna (Hombreluna.txt).

Como corresponde a este género, es ameno y divertido, sin propósitos literarios y fácil de leer en playa o montaña. Para los menos informados por juventud o abducción reciente por el mundo del cine, está lleno de sorpresas. Para el resto hay un porcentaje de historias conocidas, pero las suficientes ignoradas como para valer la pena.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario