“Violette”

“Violette”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (2 votos, media: 3,50 de 5)
Cargando…

Deja tu comentario >>

La web en español.

El argumento: Violette Leduc hija bastarda de un noble, conoce a Simone de Beauvoir tras la posguerra en Saint Germain des Prés, comenzando así una relación intensa entre estas dos mujeres que va a durar toda su vida, relación basada en la búsqueda de libertad de Violette y la convicción de Simone de tener entre manos el destino de una escritora fuera de lo común.

Conviene ver: “Violette” es un biopic modélico y acertado sobre la historia de esta escritora feminista que defendió el papel de la mujer en sus obras en un entorno difícil propio de las décadas posteriores a la II Guerra Mundial en el que la pelea por el aperturismo y la no discriminación era constante. La película comienza de manera muy teatral y algo plomiza, con una protagonista marcada por ser bastarda, su aspecto físico, sus negocios de estraperlo y la bisexualidad que le atormenta, pero despega y llega a altas cotas cuando entran en contacto Leduc con Simone de Beauvoir, de la que se queda prendada a todos los niveles tanto por sus textos como por sus ideas. La relación de estas dos mujeres deja algunos de los mejores momentos tanto por cómo se plantean en pantalla, reforzando su contraste de caracteres y también su conexión emocional, como por la indudable influencia y peso histórico para ambas en sus obras. Mujeres que no se resignan a cubrir el rol que la sociedad de la época les tiene destinada por detrás de sus amantes y maridos y que, a su manera, fueron claves en la liberación de la mujer. A ello contribuye el trabajo de dos actrices superlativas a las que hemos visto recientemente en pantalla. Emmanuelle Devos (“El hijo del otro”) es Violette y Sandrine Kiberlain (“9 meses… de condena”) es Simone y un París que luce afeado y sórdido alejado de toda postal mientras el compromiso social y literario va emergiendo. Un interesante retrato sobre una mujer que utilizó su arte y sus escritos para vencer los traumas propios de no sentirse querida, así como sus fantasmas personales y colectivos por ser mujer en unos años difíciles. Una mujer que no se consideraba intelectual y que, debido a su inteligencia, vivió su arte de manera torturada y ambigua frente a la efervescencia primaria que veíamos en la protagonista de la película más recordada de este director. Algo irregular y convencional, con una narración demasiado alargada para lo poco desarrollada que está, pero correcta y meritoria gracias al trabajo de sus actrices.

Conviene saber: El director Martin Provost vuelve al terreno del biopic de una artista tras su exitosa “Séraphine” (2008).

La crítica le da un SEIS

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario