Espresso: Pé anda suelta, Chávez también y prohibiciones.

Espresso: Pé anda suelta, Chávez también y prohibiciones.

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Ya está. Ya me he recuperado del despertar del lunes. Me mola el lunes porque después de un fin de semana abducido por el cine, vuelvo a las historias reales que, en la mayoría inmensa de las veces, no sólo son tan interesantes como los argumentos sino que, además, suelen estar menos explicadas y siempre dejan más espacio a la imaginación.

El sábado, mientras me enchufaba el primer DVD de los 22 que me chupo entre el sábado y el domingo, me pareció escuchar, ya en la lejanía, casi a nivel subconsciente, que el Venas gritaba: “Pene….pene…. pene”. Como no es un grito extraño aquí, no supe relacionarlo con que Penélope le había dicho al chico de la caravana y la naturalidad tejana, aquello de que “No eres tu, soy yo”, y que mientras se aclaraba todo lo mejor era… ¡Guashhhhfiú!… correr en dirección contraria a todo lo que te de la pierna. El lunes ha puesto la situación en su lugar y ya se está formando cola aquí para pedir número y ser el próximo novio de Pe, cuya belleza empieza a ser injusta para los que todavía estamos en esa edad en la que la madre naturaleza se divierte torturándonos con el deseo.
Yo he optado por no ponerme en la cola, Pé está mayor para mí y…. balee vale…. No me voy a poner en la cola y punto final. Para distraerme me he pasado un rato viendo Telesur, la tele impulsada por Hugo Chávez, el presi venezolano, que por si fuera poco “malo” para Bush y los que le sostienen, ha dicho que está cansado de que los cines los domine la cultura usamericana, y aprovechó el fin de semana para inaugurar “La villa del cine”. Son unos estudios que empiezan con diez millones de euros en la caja y que se quieren gastar en cine venezolano y latinoamericano.
Y para terminar de espabilarme he abierto mi programa de prohibiciones, y sumo al listado de ciudadanos que no podrán ver “el código da Vinci”, a los del Estado hindú de Andhra Pradesh, el séptimo que prohíbe, y a todos los pakistaníes, que también han visto como prohibían proyectarla en sus cines. Concluyo con optimismo que la sociedad humana progresa. Hace…. Cuatro siglos por ejemplo, los fanáticos religiosos de bandos enfrentados se ponían de acuerdo para atizarle a Erasmo, el de las becas. Ahora dejan de atizarse entre ellos un ratito para sacudirle a una peli. Una mejora clara.

P. D. El nuevo antidepresivo funciona.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario