Espresso: Salvador Puig Antich, uno de los últimos ajusticiados del franquismo

Espresso: Salvador Puig Antich, uno de los últimos ajusticiados del franquismo

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (5 votos, media: 3,00 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido primo Teo:

Manuel Huerga estrena el viernes una de las películas españolas más arriesgadas y prometedoras de la temporada. Se trata de “Salvador Puig Antich” , un recorrido por la figura del anarquista que ha pasado a la historia por ser el último ajusticiado a garrote vil en España en 1974, momento en el que el régimen franquista daba sus últimos coletazos.
En la película, el personaje es encarnado por el actor de padre alemán y madre española, Daniel Brühl, en un complejo papel del que seguro que sale airoso después del buen sabor de boca que han dado sus últimos trabajos.

Puig Antich desarrolló toda su vida en la capital catalana donde transcurrieron los 25 años que compusieron su vida. Era hijo de una familia trabajadora de clase media, siendo el tercer hijo de una familia numerosa de seis hermanos.
Su vena anarquista fue heredada de su padre, que militó en su juventud en Acció Catalana durante los años de la República. Su progenitor fue condenado a muerte, aunque fue indultado en último momento, medida que su hijo no disfrutaría en su momento.

Salvador recibió enseñanza en el religioso colegio de la Salle, uno de los centros más destacados de la Barcelona de esos años. A pesar de que prometía como estudiante por su capacidad para memorizar y expresarse, no estaba dispuesto a tener que seguir la férrea disciplina del centro, por lo que tiempo después fue expulsado por indisciplina.
Con dieciséis años, dividió su tiempo entre su trabajo en una modesta oficina y las clases nocturnas que le eran impartidas en el Instituto Maragall. Allí, conocería a dos personas importantes para su futuro como fueron los hermanos Solé Sugranyes, futuros integrantes y camaradas del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL).

EssSalvador_DanielBruhl.jpgSi hubo un acontecimiento que marcaría el devenir de Salvador, ese sería los episodios vividos en el Mayo de 1968 en Francia. Allí decidió que tenía que hacer algo por su país y por mejorar la situación que se vivía en el territorio español bajo el régimen franquista, algo de lo que el Mayo francés le hizo percatarse.
Su lucha contra la dictadura franquista comenzó desde Comisiones Obreras donde formó parte de la comisión de estudiantes. Después de ello, se trasladó a posiciones más radicales y extremas en busca de la lucha y posterior emancipación de la clase obrera, en la que no es posible ningún tipo de jerarquía o subordinación a una instancia superior.

Una vez licenciado en Ciencias Económicas, se integró en el MIL, donde formó parte de la rama armada, responsable de las acciones de esta organización anarquista. Primero comenzó como simple chofer en los vehículos participantes en los actos, pero poco después ya ejercía de pleno activista, a pesar de que como relató una de sus hermanas nunca se acostumbró a llevar un arma, teniendo pesadillas por la noche debido a esta circunstancia.
Las primeras actuaciones del grupo fueron atracos a sucursales de banco para financiar el Movimiento, pero con el paso del tiempo los objetivos llegaron a radicalizarse. Tenían sus contactos en Francia, y desde ahí recibían ayudas tanto técnicas como humanas por parte de los militares cenetistas, es decir pertenecientes a la unión confederal de sindicatos autónomos de ideología anarcosindicalista (CNT).

En 1973, España daría un vuelco en todos los sentidos. Determinados acontecimientos hacían aventurar que el final de una época y el inicio de otra estaban a punto de llegar. En Agosto de 1973, la MIL convocó una reunión en Francia con el objetivo de disolverse, pero era demasiado tarde. La policía inició una exhaustiva red de actuaciones con el objetivo de descabezar y acabar con la MIL después de un ataque del Movimiento a una sucursal de la Caixa en Septiembre.
Uno de los primeros detenidos fue Santi Soler, que tras ser torturado confesará los lugares en los que se encuentran Salvador y el resto de componentes del grupo.
Finalmente, Santi Soler fue una pieza clave para la detención de Salvador ya que fue utilizado como cebo en un plan que se llevó a cabo el 25 de Septiembre de 1973 en Barcelona, que fue más accidentado de lo previsto.
Salvador y otro compañero son detenidos, produciéndose un tiroteo en el que un guardia civil resulta muerto y Salvador cae herido.

EssSalvador_PuigAntich.pngPuig Antich fue encarcelado. El delito en el que podía basarse la imputación ya estaba cometido, la muerte del joven guardia civil. Salvador estuvo ingresado en la cárcel varios meses, en los cuales se produjo uno de los atentados que más han marcado la historia de España, como es el asesinato del presidente del Gobierno, Luis Carrero Blanco, producido el 20 de Diciembre de 1973 siendo uno de los atentados de la banda terrorista ETA más impactantes.
Cuando Salvador conoció la noticia declaró a uno de sus allegados: “Esa bomba también me ha matado a mi”. Y Salvador no estaba privado de razón, ya que ese atentado fue un elemento más para que se acelerara la ejecución de Salvador con un régimen franquista que buscaba venganza y cabezas frente a lo que había acontecido. Salvador era el hombre en el que se podía descargar toda esa rabia.

A pesar de las manifestaciones que llegaron de toda Europa para que aboliera la pena capital, Salvador ya partía como condenado. Se sometió a un consejo de guerra y Franco no concedió el indulto.
El 2 de Marzo de 1974 a las 9:40 de la mañana, Salvador era el último ejecutado de nuestra historia por el procedimiento de garrote vil en una celda de la Cárcel Modelo de Barcelona. Tenía 25 años, pero lo más sonrojante, querido Teo, es que sólo han pasado 32 años desde que estos hechos ocurrieron.

En la actualidad existe un recurso en el Tribunal Supremo que pretende reabrir el caso de la muerte del joven anarquista. En palabras del cantautor Lluis Llach, que ha participado en la banda sonora de la película: “Con la participación en esta película, he podido vengarme de uno de los días más tristes e injustos que me ha tocado vivir”
El recurso se basa en que Puig Antich no formaba parte de una banda terrorista, sino un grupo de agitación armada. Otro de los argumentos utilizados es que nunca se pudo demostrar que la bala que mató al guardia civil catalán fuera disparada por Salvador, ya que todo se produjo en un tiroteo entre los cuerpos de seguridad y tres integrantes del MIL.

Tu primo Coronado.

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario