Espresso: Paul Newman dice adios al cine…nosotros hasta luego

Espresso: Paul Newman dice adios al cine…nosotros hasta luego

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (Sin votaciones)
Cargando…

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Será guapo, tendrá los ojos azules y comerciará salsas, pero el bueno de Paul Newman se repite últimamente más que el ajo. Dice y ha vuelto a decir que a sus 82 años se retira del mundo del cine.
El inolvidable actor es uno de los pocos que quedan de una generación de oro emblemática en la que también se podrían meter a intérpretes como Marlon Brando o Montgomery Clift, actores guapos y con talento que supusieron una revolución desde principios de la década de los 50.

Newman lleva más de 50 años de carrera, cosechando en 1956 su primer gran éxito con “Marcado por el odio” en la que interpretaba al boxeador Rocky Graziano. Empezó a jugar en la primera división del cine y consiguió nueve nominaciones a los Oscar, consiguiendo solamente uno como actor protagonista por “El color del dinero”, precisamente al año siguiente de que le fuera concedido el honorífico por su brillante carrera.
Guapo, carismático y de buen carácter, todos los que han colaborado con él lo definen como un gran compañero que nunca ha dado ningún problema y que siempre ha estado receptivo a colaborar y a escuchar las sugerencias de los directores con los que ha participado.

Según Newman, las causas principales de su retirada son: “Ya no puedo trabajar más como actor al nivel que me gustaría. A mi edad, empiezas a perder tu memoria, empiezas a perder tu confianza, empiezas a perder tu invención. Así que pienso que ya es prácticamente un libro cerrado para mí”.
Paul “Ojos azules” parece decidido a tener una vida más tranquila a partir de ahora centrándose en dos de sus pasiones: la velocidad (hasta hace nada ha seguido corriendo en circuitos cerrados de rallyes) y la causa benéfica que le ha hecho poseer una compañía de alimentos con fines benéficos, cuyas salsas son famosas por tener la imagen de Newman en su etiqueta.

De todas formas, y teniendo en cuenta que lleva diciendo desde hace más de una década que se retira del cine, no perdemos la esperanza de volver a verle desfilar por la pantalla. Tras rodar “Ni un pelo de tonto” en 1994 y conseguir una nueva nominación al Oscar, dijo que esa película supondría el broche de oro final a su carrera, pero eso no fue impedimento para verlo después en varias películas, entre ellas, la fantástica “Camino a la perdición” en la que él estaba soberbio y en la que volvió a decir que colgaba las botas cinematográficas.
Por un lado, no le creemos, pero por otro, si definitivamente dice adios al cine, sólo podemos desearle que su retiro voluntario (algo que muy pocos grandes pueden decir) sea para bien.

Tu primo.
Coronado

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario