“La reina de África” (The African Queen)

“La reina de África” (The African Queen)

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (39 votos, media: 3,03 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:
Se me bajó un puntito mi admiración por Bogart cuando supe que se había negado a que le pusieran un montón de babosas vivas para una secuencia de esta película. Total, son unos bichictos bastante tontos.

Cada vez que el tío Aníbal pasa por el 133 de Hawthorn St, en Connecticut deja una flor en lo que fue la vieja casa de Katy. La gentte que ahora vive allí no se lo explica, es un misterio bonito para ellos.

Katy (Memorias publicadas por Ediciones B).- Un día Sam Spiegel me envió el libro de C. S. Forrester. Lo leí. ¡Que historia! Quedé maravillada. Huston y yo nos encontramos. Sam Spiegel acababa de comprar el libro. Todavía no estaban seguros de quién seria el hombre. Al comienzo John pensaba que tenía que ser un auténtico cockney, pero cuando empezaron a pensar en Bogey, no había ningún otro que pudiera competir con su personalidad o su físico. Decidieron convertirlo en canadiense. ¿Podéis imaginar a algún otro haciendo aquel papel? Él fue la perfección
Ya he escrito un libro sobre La reina de África. En realidad, era un libro sobre John Huston… los pros y los contras. Una personalidad sorprendente. Tenía intuiciones brillantes… como por ejemplo cuando me dijo que para construir mi personaje me basara en Eleanor Roosvel cuando visitaba los hospitales militares… siempre con una sonrisa en los labios. Con Irene Mayer Selznick en Los Ángeles me dijo que en su opinión, yo interpretaba a Rosie demasiado seriamente y, como de todos modos mi boca tenía una tendencia a caer en las comisuras, las escenas resultaban pesadas. Ya que yo (como Rosie) tenía que ser la hermana de un sacerdote, mi acercamiento a todos y todo tenía que ser algo lleno de esperanza. Una sonrisa. De verdad resultó una inspiración brillante. En resumen, me había dicho exactamente cómo representar el personaje

Huston (Memorias publicadas por Plaza y Janés)
.- Yo había tenido muy claro que quería hacer La reina de África, y tenía igualmente claro con quién deseaba escribir el guión: James Agee.
James Agce era poeta, novelista y el mejor crítico de cine que ha tenido este país. Escribía para The Nation, Time, Fortune y Life. Todos sus libros -Let Us Now Praise Famous Men, The Morning Watch y A Death in the Family- se han convertido en clásicos.
Yo había leído todo lo que Agce publicaba. Durante la guerra hizo una crítica de La batalla de San Pietro para Time, y revelaba tanta sensibilidad y perfección que le escribí una nota de agradecimiento. La única vez en mi vida que me he dirigido a un crítico. Le conocí después de la guerra cuando escribió un artículo sobre mí para Life.
Agee medía más de un metro ochenta, tenía un torso poderoso, las manos grandes y fuertes, la cara pálida, el pelo castaño, los ojos azules, y una boca a la que le faltaban varios dientes. Recuerdo que cada vez que se reía, se tapaba la boca con la mano furtivamente. Cuando le conocí mejor, traté de convencerle de que fuera al dentista, decía que sí, pero nunca llegó a ir, a pesar de que le concerté varias citas.
Jim llevaba siempre la ropa sin planchar; que yo sepa, sólo tenía una corbata, y sus zapatos nunca estaban limpios. Le encantaba hablar; y yo pensaba a menudo que juzgaba a la gente más interesante o inteligente de lo que realmente era debido a su costumbre de encontrar profundos sentidos en los comentarios vulgares.

“Los Huston” d TB Editores)
Cuando se despidió de su mujer embarazada y de su hijo de un año, John no podía saber que su partida para rodar La Reina de África iba a ser el principio de una nueva vida. El Congo Belga era el primero de los diez países que iba a atravesar para rodar las ocho películas que le esperaban a continuación, antes de regresar a Estados Unidos diez años más tarde para rodar Vidas rebeldes.
Hepburn, que escribió un diario de su estancia en África, acabó dedicando su primer libro publicado al rodaje de La Reina de África. Pero lo que no dijo en su libro, y nunca le dijo a Huston ni a Bogart ni a Bacall, fue que nunca llegó a ver la película terminada. “Cuesta verse a sí misma -reconoció-. Creo que a nadie le resulta muy placentero.”
Lauren Bacall se negó a creer que Hepburn no había visto una de sus mejores interpretaciones cinematográficas. Pero ni siquiera una noticia tan sorprendente pudo empañar los sentimientos de Huston acerca del rodaje de La Reina de África. “Nunca he hecho una película en circunstancias tan fascinantes. Es una de las pocas experiencias de mi vida que estaría dispuesto a vivir de nuevo.”
La reacción de la crítica no permitió augurar que La Reina de África fuera a convertirse en una de las películas más apreciadas por el público de todos los tiempos. Bosley Crowther, del “New York Times”, la consideró “un hábil camelo cinematográfico que embauca al público con un romance totalmente improbable”. “Variety” opinó que Bogart nunca se había “lucido tanto en una película, y nunca ha tenido una oponente con tanto […] talento como la señorita Hepburn”. El “Monthly Film Bulletin” del Instituto Cinematográfico Británico destacó la interpretación de Hepburn, una “hermosa composición”, pasó completamente de Bogart y calificó la película de “fallida”.

El rodaje tuvo mucha miga y aquí puedes escucharlo…

LAReinaDeAfrica.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario