“Centauros del desierto”, marca Ford

“Centauros del desierto”, marca Ford

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (38 votos, media: 3,11 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Querido diario:

Experimento con la posibilidad de ver dos pelis a la vez,no entiendo que no pueda dedicar una pareja de ojo y oido a una y la otra pareja a otra. A los veinte minutos me mareo y poto. Creo que no tengo la capacidad de visión de Ford. Podía tener a 2.300 extras en escena y era capaz de localizar a una chica que llevaba demasiado maquillaje. Se volvía y le chillaba a algún pobre ayudante: “Veo a una chica con los labios pintados. ¡Sácala de ahí!”.
En lo que si que me parezco a él es en mi tolerancia para las drogas, será que me han acostumbrado desde pequeño. Ford también era un poco “veneno”.
Mientras rodaban los exteriores de “Centauros del desierto”,a Ford le picó un escorpión. El productor Sonny Whit-ney estaba en Monument Valley , vigilando su inversión y, preocupado por el peligro que corría su director, se dirigió nervioso a John Wayne. “¿Y si le perdemos? ¿Qué vamos a hacer?” Wayne le dijo a Whitney que iría a ver cuál era la situación. Unos minutos más tarde volvió. “Está bien -explicó a Whitney-. John está perfectamente; el que ha muerto ha sido el escorpión.”
Le he dicho a mi tío que les había “soltado” a los psicos de la terapia de grupo la de “Centauros del desierto” y me ha escrito…

A grandes rasgos, Centauros del desierto es una versión oscura y cambiada de Tres padrinos. Ambas historias tratan al parecer de viajes interminables a través de una tierra de nadie hostil, con un niño que hay que rescatar como motivo central. Pero Tres padrinos es una obra luminosa y positiva, sin apenas violencia, mientras que Centauros del desierto es una película salvaje y turbadora que proyecta toda clase de hostilidades psicológicas y físicas. La primera película es un melodrama ejecutado hermosamente y movido por la generosidad, la segunda es una tragedia épica motivada por la rabia.
La diferencia principal entre la novela original de Alan LeMay y la película de John Ford es el protagonista. El de Ford es Ethan Edwards. La versión fílmica del personaje es mucho más oscura que el Amos Edwards de la novela. La motivación secundaria de Ethan, tras vengarse del asesinato de la familia de su hermano, es matar a Debbie por haberse convertido en la mujer del indio Scar. Todo esto es invención de Ford y Nugent, como la sangre india de Martin Pawley y la relación sexual entre el indio y la chica blanca.
Al hacer mayor y mucho más conflictivo a su protagonista, Ford convierte la historia sencilla que era Centauros del desierto en una exploración mucho más compleja de tensiones raciales y sexuales.
Columbia no quiso financiar el proyecto y hubo que buscar a un multimillonario, Cornelius Vanderbilt Whitney, uno de los fundadores de Pan American World Airways. Whitney era conocido universalmente como “Sonny”, debido a la incapacidad de algunos de sus amigos de infancia para pronunciar su nombre, Cornelius. Sonny no era más que un diletante; se apuntaba a la minería, a las carreras, a lo que fuera, y se había interesado por el cine desde que invirtiera en Lo que el viento se llevó. Aunque la mayor parte de los demás inversores vendieron su parte a la MGM, Sonny se aferró a su porcentaje y, como observó su viuda, Mary Lou: “Sigo viviendo de Lo que el viento se llevó”.
Como en el caso de la mayoría de los hombres ricos, a Whitney se le daba muy bien esquivar peticiones de dinero, pero acabó “entrando”.
Whitney enseguida cogió cariño a Ford. “A mi marido le encantaban sus películas y le encantaba él -recordaba Mary Lou Whitney-. Ford era completamente distinto a toda la gente con la que él se había educado. Para ser un hombre que tenía una educación relativamente escasa, Ford era increíblemente brillante. Podía leer un guión y darse cuenta de lo que podía hacer funcionar a un personaje; podía leer el alma interior de la persona que quería hacer salir en la pantalla. Por supuesto, también podía sacarte de quicio si estabas dispuesto a hacerle frente.”Lo cierto es que Ford no necesitaba que le hicieran frente para comportarse como un cerdo y Robert Wagner loexperimentó de manera que recordaría toda su vida, y en especial siempre que hablaba de Ford, porque Wagner , a pesar de lo mal que le habían tratado en What Pnce Gloty?, también hizo pruebas para el papel.
Según él mismo ha contado , el encuentro se produjo en un despacho y fue así:

-Te gustaría hacer el papel, ¿no? -preguntó Ford tras algunos preliminares.
-Sí, señor Ford.
-Bueno, pues no vas a hacerlo.
Wagner, asombrado, se levantó y se dirigió a la puerta.
-¡Boob! Wagner se volvió.
-¿De verdad quieres hacer el papel?
-De verdad, señor Ford.
-Pues de verdad que no lo vas a hacer.

Ford siguió trabajando en su escritorio y Wagner, humillado y triste, se marchó. Le afectó tanto que, 40 años más tarde, comentó a un biografo de Ford :”Ése es el tipo de cosas que te mantienen despierto por la noche.
Ford sabía que Centauros del desierto era algo especial. Escribió a un amigo: “Llevo cierto tiempo deseando hacer un western. Es bueno para mi salud, para mi espíritu y para mi moral, y también es bueno para la salud física de mi numerosa Tropa Fee-ney, por la que estoy rodeado.”
Ford empezó la producción en Monument Valley el 13 de junio de 1955, con once posiciones de cámara. Desde el principio el ambiente del plató era serio, el tono intenso. Wayne interpretaba un papel que estaba más allá de lo que nunca había hecho, pero no tuvo problemas con la dureza que se halla en el interior del corazón de Ethan Edwards. El acero del personaje penetró en Wayne; aunque no le interesaba el Método ni tenía la paciencia necesaria para practicarlo, sus respuestas durante la producción fueron propias del Método.
Uno de los participantes en aquel rodaje comentó años más tarde: “Cuando contemplaba a Duke durante el [primer] ensayo me encontraba con los ojos más mezquinos y fríos que había visto nunca. No sé cómo moldeó el personaje. Quizá había conocido a alguien semejante, a Ethan Edwards de pequeño […]. Era Ethan incluso en la cena. No bromeaba durante el rodaje como había hecho en otras películas. En sus ojos estaba siempre Ethan.”
Wayne nunca había hecho un papel de esas características .

De tu tío que te quiere. Anibal

Pincha en el foro para irte a…

Aquí tienes para escuchar….
CENTAUROS DEL DESIERTO.mp3

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario