“Conducta”

“Conducta”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 3,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

Toda la información en Facebook.

El argumento: Cuenta la historia de Chala, un niño de once años cuya vida transcurre en un ambiente de violencia, con una madre adicta a las drogas y al alcohol, y perros de pelea que entrena para sostener su hogar. Este niño, que acude a la escuela sin despojarse de su marginalidad y conflictividad, tiene una relación especial con su maestra Carmela.

Conviene ver: “Conducta” da una vuelta de tuerca al tema de la educación que tantas veces hemos visto tratado en el cine francés desde una perspectiva humana y profunda, en el cine USA desde una visión conflictiva pero más bienintencionada y épica y el cine español de manera mucho más anecdótica pero no menos interesante. Todos esos elementos están presentes en una sólida película que se centra en un crío que es perfecto reflejo de la marginalidad del país y que, aun así, tiene en la escuela el microcosmos en el que confluyen la esperanza y la violencia y miseria inherente a él por su condición social y bagaje familiar. A pesar de la geografía de la que viene la cinta no es nada esquiva y se presenta de tal manera para fomentar su internacionalización, favoreciendo que no haya tenido problemas para verse en Cuba mostrando la autocrítica que empieza a tolerar el régimen castrista por varias generaciones que viven las consecuencias de la revolución, eso provoca que no sea el colmo de la originalidad, pero sí que sea muy agradable de ver, accesible para un amplio público y con el toque de reflexión pero también de profunda emoción como es la relación que establece el protagonista con su profesora; motor de la esperanza y de la lucha hacia ella a pesar del poco halagüeño paisaje que se nos presenta, mucho más desolado y preocupante que el que se intuía en “Regreso a Ítaca”, más que nada porque si esa película era la frustración y la nostalgia del pasado aquí se nos presenta la preocupación y temor hacia el futuro de una generación de niños y jóvenes muy bien retratada por el director en una sudorosa y caótica La Habana, anclada en el tiempo ante los ligerísimos avances sociales o tecnológicos que logra década a década, en la que es más fácil acabar desfallecido en cualquier callejón antes que intentar hacerse un hombre de provecho. La educación como gran valor a pesar de recortes y profesores subyugados. La naturalidad y la emoción que desprende es tanto por el tono que elige el director Ernesto Daranas, como decimos nada hermético y sí muy efectivo, así como el trabajo de sus actores; Armando Valdés Freyé (un Antoine Doinel cubano que se abre a la vida entre su pasión por las palomas y lo que empieza a sentir por una compañera) y la profesora Alina Rodríguez como una decidida justiciera de causas perdidas fiel defensora de que la educación es el pasaporte hacía el futuro.

Conviene saber: Nominada al Goya 2015 a la mejor película iberoamericana y representante de Cuba para el Oscar 2015.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario