“Doña Clara (Aquarius)”

“Doña Clara (Aquarius)”

1 Sarcofago2 Sarcofagos3 Sarcofagos4 Sarcofagos5 Sarcofagos (3 votos, media: 4,33 de 5)
Loading...

Deja tu comentario >>

La web oficial.

El argumento: Clara, una ex crítica musical de Recife de 65 años, vive retirada en un edificio particular, el Aquarius, construido en la década de 1940 sobre la chic Avenida Boa Viagem, que bordea el océano. Un importante promotor ha comprado todos los apartamentos, pero ella se niega a vender el suyo y emprende una guerra fría contra la empresa que la acosa. La estresante situación le perturba y le lleva a pensar en su vida, en su pasado, en sus seres queridos.

Conviene ver: “Doña Clara (Aquarius)” de Kleber Mendonça Filho nos presenta todo un recital interpretativo. En su papel de Clara Sonia Braga logra, sin despeinarse, una de las mejores interpretaciones femeninas que este firmante considera haber visto. La película empieza reflejando la realidad de Brasil presentándonos a su personaje de joven en el cumpleaños de la tía Julia, para el caso una mujer tan fuerte, valiente, determinada y volcánica como en la que se convertirá su sobrina años después. Peso de la estirpe y la genética. Años después nos encontramos a una Clara sesentona, jubilada, viuda hace ya varios años atrás y con sus hijos criados y asentados, además de con las secuelas de un cáncer que hizo que le extirparan el pecho en su juventud, presumiblemente, ya en su juventud como descubrimos en la escena inicial de la película. A pesar de ello no renunciará a su energía característica, ganas de vivir e inquietudes tanto culturales y musicales como relaciones personales, familiares e, incluso, sexuales en un momento de su vida en el que se le agolpan los recuerdos, no sólo los de su mente sino lo que le evocan objetos a su alrededor. Una mujer que a pesar del paso del tiempo y de parecer haber cumplido ya todo en su vida, ni por carácter ni por espíritu se resigna a ver la vida pasar, sobre todo cuando el piso en el que vive, perteneciente a un edificio llamado Aquarius situado en plena costa de la playa de Recife, es amenazado cuando un promotor se hace con todos los apartamentos menos el suyo. Esa lucha por defender el lugar en el que vive lleno de recuerdos, y seguir siempre adelante sintiéndose viva bajo cualquier circunstancia brindan a Sonia Braga un papel que ella eleva a la máxima potencia en una interpretación que lo tiene todo y que brilla tanto en los momentos dramáticos como en los más ligeros y desenfadados que van de la mirada sincera, el sacrificio sin pedir nada a cambio, la lágrima amarga, la sonrisa contagiosa y la clase de una actriz que nos recuerda en físico a Geraldine Chaplin y a Audrey Hepburn en porte. Braga lo da todo y no se puede pedir más a una interpretación que eleva a una película que refleja la voracidad de las corporaciones inmobiliarias en países en desarrollo. Un canto a la resistencia frente a todo y al culto de los recuerdos que nutren toda una vida.

Conviene saber: A competición en el Festival de Cannes 2016.

La crítica le da un SIETE

¿Compartes?:
  • email
  • PDF
  • Print
  • RSS
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Twitter
  • FriendFeed
  • LinkedIn

Comentarios

  • Nombre
  • Correo Electronico
  • Comentario